Las visiones que sostenemos en nuestro interior tienen el poder de estructurar nuestro comportamiento y organizar nuestro presente [aquí desarrollo algunas líneas sobre este tema]. Hace tiempo que tengo la inquietud de saber cuáles son las visiones que tienen del trabajo los jóvenes que están en una edad en la cual comienzan de delinear su futuro laboral y vital. Y justamente la semana pasada, mi hija me comentó que en su colegio les pidieron a los alumnos del último año que escriban respondiendo a la pregunta ¿Qué es el trabajo? y me mostró lo que había escrito al respecto.

La respuesta que ella dio a esta pregunta, fue una de las elegidas para el acto que hicieron el viernes pasado en el cole con motivo del Día del Tabajador. Decidí postearla. Son pensamientos frescos que refuerzan el compromiso con mi propia misión, y que tal vez, resuenen también en algún lugar de tu corazón y te inspiren durante esta semana de trabajo.

Dice Cami:

El trabajo es aburrimiento, estrés, agotamiento, rutina, o también, satisfacción, abundancia, independencia, dedicación, esfuerzo y reconocimiento. Eso es lo que suelo escuchar o ver.

Para mi el trabajo es algo desconocido, jamás fui parte ni experimenté el universo laboral pero estoy bastante cerca de hacerlo. No tendré idea de lo que es trabajar, pero tengo una idea suficientemente clara de lo que QUIERO que sea el trabajo para mi.

Quiero acostarme cansada y levantarme con una sonrisa, porque se que lo que hago me ayuda a ser mejor persona, porque se que lo que hago me llena de satisfacción y porque descubro día a día que la rutina no se apodero de mi felicidad; porque se también, que mi trabajo hace un bien a los demás, y lo más importante, me hace bien a mí.

Quiero estar segura de que acompañado del esfuerzo y el cansancio interminables viene un sentimiento de tranquilidad y que esa sonrisa se forme de nuevo en mi cara cada día, siendo el indicio de que voy por el buen camino.

Todos los hombres y mujeres tienen una pasión, una pasión que les eriza la piel y los aleja de las preocupaciones.

Yo quiero que mi trabajo sea mi pasión, quiero que me erice la piel y me aleje de toda preocupación. Yo quiero que mi trabajo me haga feliz.

Camila Ubierna, 3ro. Polimodal.

Te deseo una feliz semana de trabajo y te invito a que dejes en tus comentarios tu propia respuesta, o la de tus hijos, a la pregunta “¿Qué es realmente para mí el trabajo?

Share

El líder que sabe inspirar a quienes lo siguen, los conduce hasta donde su visión alcanza. Uno de los dones de estos líderes es llegar al corazón y movilizar el sentimiento que le habla al alma de su gente.

Hace varios viernes una lluvia torrencial azotó Buenos Aires, y decidimos ir con mi mujer Rosario al cine a ver Invictus, la película de Clint Eastwood que protagonizan Morgan Freeman y Matt Damon, y que Andrés también rescató en el posteo ¿Cuál es su filosofía de liderazgo?

La visión e inspiración de Nelson Mandela para llevar a su pueblo a la unificación, infectado por el odio, y el recelo, luego de años de apartheid, estado que duró hasta el año 1991, es notable.

¿Cómo logra un líder unificar a un país que está lleno de odio y al punto de una guerra civil? ¿Cómo hace ese líder para llegar a toda una nación, cuando gran parte de ella lo mira con desconfianza? ¿Qué cualidades manifiesta ese líder para conseguir su propósito?

Hace años vengo estudiando la vida de Nelson Mandela que lideró con el ejemplo, sin rencores, sin resentimientos, perdonando a aquellos que lo llevaron a la cárcel, invitándolos a ser parte de una nueva Sudáfrica. Invitó a los mismos blancos, mirados con recelo y desconfianza por sus propios seguidores, a trabajar junto a los negros. Pero esto no fue suficiente para unir al pueblo, lleno de odio racial.

Los negros tomaban al rugby como el deporte de los blancos y a los Springboks como un emblema del apartheid, pero un líder como Mandela, sabe aprovechar las oportunidades. Así que tomó al débil equipo sudafricano y a su capitán como vehículo de llegada al corazón de una nación dividida movilizándolos detrás de una visión clara: Ser campeones del mundo en el mundial de rugby de 1995. Y logró que esa visión prenda, a pesar de que la gran mayoría, incluyendo al propio  Francois Pienaar, capitán de los Springboks, no creyera en las chances de hacerla realidad.

Andrés les reafirma esta idea a los ejecutivos que participan en nuestros programas de liderazgo: que “la fuerza y el poder de una visión habita en su capacidad de organizar y energizar nuestro presente para perseguir su realización, y no en su factibilidad”.

Y en resonancia con este poder de la visión que transmitió Nelson Mandela, negros y blancos pusieron su alma en un propósito compartido, y alcanzaron la victoria de los Springboks internalizada por el pueblo sudafricano como el símbolo de un primer paso en el camino hacia la redención de odios pasados en pos de una integración plena en la convivencia respetuosa de las diferencias.

Por Víctor Raiban

Share

Lo que de verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud hacia la vida.

Tenemos que aprender por nosotros mismos y, después, enseñar a los desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida espera algo de nosotros.

Tenemos que dejar de hacernos preguntas sobre el significado de la vida y, en vez de ello, pensar en nosotros como seres a quienes la vida les inquiriera continua e incesantemente.

Nuestra contestación tiene que estar hecha no de palabras ni tampoco de meditación, sino de una conducta y una actuación correctas.

En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo.

El hombre en busca de sentido, Viktor Frankl

Share

Muchos creen que buscar ser realmente exitoso es algo malo. Lo que escuché con frecuencia en estos últimos días es el supuesto de que esforzarse por lograr éxito equivale a no estar para nada comprometido en darle a la vida un sentido trascendente. Como si el progreso material fuese incompatible con ser compasivo, socialmente consciente y buena persona.

Mi opinión sobre esto es que una vida extraordinaria contiene ambos elementos. Parte de lo que nos hace humanos es el anhelo de actualizar (en el sentido aristotélico de la palabra) nuestros dones más grandes y vivir con plenitud nuestra existencia. Estamos hechos para brillar. A su vez, vivir sin darle a nuestra vida un sentido trascendente, contribuye a sentir como si hubiesemos transitado en vano por la Tierra.

No veo nada malo en tener un desempeño de nivel superior y en dar los pasos necesarios para alcanzar un éxito destacable en el mundo (sea cual sea tu definición de éxito). Perseguir el éxito es incluso una ejercitación creativa y un reflejo de una autoestima saludable.

Y mientras llevas a cabo tu tarea con  éxito, te invito a seguir dedicándote a crear contextos en los cuales las vidas de aquellos con los que entras en contacto puedan elevarse y así dejar tu mundo mejor a como lo encontraste. Esta es la parte del propósito trascendente.  Con ambas descubrirás una vida grandiosa.

Fuente: Robin Sharma

Share

Cuando en una organización, como parte de un plan estratégico de cambio, se articula un nuevo enunciado de su misión, visión y valores centrales, llega un momento donde comienza a funcionar el sistema de comunicación interna.  Con cierta frecuencia las personas se van enterando de que los nuevos valores son colaboración, integridad, responsabilidad e innovación, por dar un ejemplo, y que hay un nuevo plan estratégico que contempla la formación de equipos interfuncionales integrados por individuos que jamás han trabajado fuera de su departamento, de quienes se espera que se integren, colaboren y entiendan a la perfeccción.

Sobre el papel todo suena espléndidamente bien pero, en la práctica salen a relucir dimensiones ocultas del comportamiento humano no previstas en el plan.

En este contexto, la expresión “valores de la empresa” carece de todo sentido. Los valores no pertenecen a la empresa, sino a los individuos que la componen y, a menos que dichas personas hayan sido preparadas emocional y espiritualmente para el nuevo momento que se avecina, la probabilidad de que sean capaces de cumplir con el nuevo plan trazado es muy baja.

En el extremo, considerar que una serie de máximas sobre los valores de la empresa -repartidas en pósters, carteles y revistas internas- servirán para que los individuos se conviertan, como por arte de magia, en perfectos ejemplos de nuevo estilo propugnado, constituye un grave error.

Afirma Edwards Deming, el padre de los programas de calidad, en su décimo principio:

¿Qué tienen de malo muchos de los carteles y advertencias? Muy sencillo: …  nacen de un prejuicio de la clase directiva, según el cual los trabajadores del grupo productivo podrían, realizando el máximo esfuerzo, mejorar la calidad, la productividad y alcanzar, en suma, cuantos objetivos se consideren deseables. Quienes utilizan carteleras y posters para anunciar consignas no tienen en cuenta el hecho de que gran parte de las dificultades se deben al propio sistema.

Según un estudio publicado por la revista Training and Development, el 50% de los empleados de compañías de EE.UU. se enteran de los planes empresariales por medio de rumores, mientras que el 47% lo hace a través de la cartelera de anuncios o bien mediante circulares internas, y sólo el 3% recibe algún tipo de comunicación verbal. Sólo en esta última y escasa proporción algún directivo tiene el cuidado de hablar directamente con los empleados.

En semejantes condiciones esperar que quienes no tuvieron la oportunidad de participar siquiera en la reflexión sobre los valores a adoptar en la empresa los abracen de todo corazón, sería un alarde de ingenuidad.

Además de no involucrar a la gente, lo cual impacta en un pobre nivel de compromiso, esto connlleva un aspecto de mayor gravedad: los valores personales no puede venir impuestos desde afuera. Si asumo el compromiso real (no cosmético) de colaborar, de ser íntegro en mis promesas, de tomar responsabilidad ante un problema y de generar innovaciones, será porque así lo quiero y porque me considero con la capacidad para hacerlo o de aprender a hacerlo, y no porque me obliguen, o me lo ordenen, o porque haya un enorme cartel pegado en el elevador o en la sala de reuniones o en algún pasillo de la empresa.

Parafraseado libre de extractos del libro Endocalidad de Ken O’Donell.

En síntesis, confundir in-formación con trans-formación, es un error costoso. Por supuesto que este tipo de comunicaciones ayuda y resulta ser un medio que aporta valor, siempre y cuando se invieerta adecuadamente en crear en forma compartida un contexto humano con voluntad y capacidad para sostener los valores deseados.

Share

Comparto esta conferencia inspiradora, dada en TED por Benjamin Zandler, director de la Filarmónica de Boston. Una invitación a descubrir qué contribución hacemos con nuestros actos y nuestras palabras, instante a instante, y también a reflexionar sobre cómo se transformarían nuestras vidas y nuestros mundos, al basar el éxito en nuestra capacidad de aportar a la felicidad de los demás. Me encantaría leer en los comentarios, qué reflexiones te produce.


Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline