camiubiHace unos días, mi hija se encontró con un ex profesor de Historia. El encuentro y el intercambio  la inspiraron a reflexionar sobre la siguiente pregunta: ¿qué hacemos cuando crecemos con los sueños que tenemos siendo niños? Parte de esta reflexión la plasmó en las siguientes palabras que aquí comparto con vos:

Cuando uno es chiquito esta plagado de sueños e ilusiones. Con esa cabecita inocente, pura y divertidísimamente torpe simula en su realidad física todos esos deseos y vivencias maravillosas con una fuerza y determinación que muy pocas veces es vista en los grandes. Sus sueños e ilusiones ya no estan vivos en esas cabezas ahora crecidas, estan repirimidos y olvidados en algun lugar remoto, escondidos dentro de las mentes agotadas de esos antiguos niños que creían y sabían con total seguridad que podían hacer y ser cualquier cosa, sin una mínima duda ni cuestionamiento.

¿Qué fenómeno extraño ocurre con nuestros sueños e ideales cuando crecemos? ¿Qué onda nos pega que al observar la realidad y entenderla nos quedamos como entes estupidizados, conformes con nuestra comodidad, o temerosos de modificar nuestra incomodidad en vez de que … el arduo y engorroso proceso que es la vida nos incentive a sobrepasar todo obstáculo que cruce nuestro camino para llegar a nuestros tan olvidados sueños de felicidad?

Por imposibles que parezcan esos sueños, sea comprarse un auto, tener una familia o terminar con la enfermedad, el hambre y la guerra en el planeta, lo importante no es finalmente concretarlos, el futuro que espera o cualquier otra cosa de ese tipo, sino en lo que se convierte nuestro presente a medida que avanzamos. Se ve gente perdida en el trabajo, la vanidad, la lujuria o/y el dinero, convertidos en una enorme y monótona masa, que pareciera que el futuro es postergar nuestros ideales de honestidad, generosidad, o cualquiera sea, mucho tiempo o para el resto de nuestras vidas. Total obvio, estamos a mil millones de años luz de nuestro objetivo, que sentido tiene gastarse. Somos los dueños de nuestras vidas, y sí, innumerables veces sino todas, no somos responsables de lo que nos pasa, pero tenemos total libertad de elegir en un gran o pequeño menú, qué es lo que hacemos con lo que nos pasa.

Miráte al espejo después de levantarte, sean las 6, las 9 o las 2 de la tarde, sonreí y saltá de risa asi como hacias cuando tenías 8 añitos y pensabas que eras Batman… Por algo se empieza.”

Camila Ubierna

Me parece una excelente pregunta para invitarte a dejar tus reflexiones ¿Qué hiciste con los sueños que albergabas cuando eras niño?

PD: ¡Gracias Camu. Te amo!

Share

Hace ya 14 años Arie De Geus reflexionaba sobre la tasa de mortalidad de las empresas exitosas diciendo que la expectativa de vida promedio de una empresa Fortune 500 o equivalente (o sea de una compañía exitosa), es de 40 a 50 años, mientras que la de un ser humano es de 75 años. En ese momento, él explicaba este fenómeno de “mortalidad prematura” diciendo que las compañías mueren porque sus gerentes se focalizan en la actividad económica de producir bienes y servicios, y olvidan que la verdadera naturaleza de sus organizaciones es la de ser esencialmente una comunidad de seres humanos en un contexto ecológico. También afirmaba que el establishment legal, los educadores de negocios y la comunidad financiera, cometen todos el mismo error, que genera a la larga una enorme destrucción de capital y miseria social.

Ahora bien, si parto del supuesto de que nadie se equivoca intencionalmente, entonces este error implica una inconciencia. Si pienso en los gerentes, me animo a decir que los que cometen este error no se percatan de ciertos cambios que ocrren en el contexto en el que operan las organizaciones, cambios que presentan nuevos desafíos para sostener el éxito. Según Arie De Geus muchos gerentes no ven, ni desarrollan una sensibilidad cuidadosa de las señales del cambio en la comunidad y en el planeta. Y sigue su razonamiento con la siguiente pregunta:

“¿Por qué es tan difícil para los gerentes desarrollar o mantener su sensibilidad y fallan en ver las señales de los cambios que vienen por delante?”

Esta es una pregunta bien interesante y el autor encontró 5 respuestas posibles:

  • Teoría 1: Los gerentes son estúpidos.
  • Teoría 2: Podemos ver algo distinto, sólo cuando una crisis abre nuestros ojos.
  • Teoría 3: Podemos ver únicamente aquello que ya hemos experimentado.
  • Teoría 4: No podemos ver lo que emocionalmente nos cuesta ver.
  • Teoría 5: Podemos ver solo aquello que es relevante para la visión de futuro que nos hemos construido previamente.

¿Qué pensás de todo esto? Según tu experiencia laboral, ¿se sigue cometiendo hoy el mismo error que se cometía hace más de 14 años? Si es así, ¿cuál es tu propia explicación?

Por Andrés Ubierna

Share

Saber lo que queremos, tener claridad interna del futuro que deseamos crear, tiene impacto positivo en nuestra capacidad de hacer realidad esa visión y en la manera en que nos sentimos mientras caminamos hacia su realización. Sin embargo no me resulta frecuente encontrar esta claridad. Lo habitual es cruzarme con gente que sabe lo que no quiere que suceda. La claridad surge de la atención, y si no le prestamos atención a lo que queremos, ¿será por que no nos importa definir a dónde deseamos ir? Como en el caso de Alicia:

“Minino de Chesire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?”, preguntó Alicia al Gato. “Eso depende en gran parte del sitio al que quieras llegar”, dijo el Gato. “No me importa mucho el sitio…” dijo Alicia. “Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes”, dijo el Gato. Charles “Lewis Carroll” Dodgson, (matemático y escritor inglés), Alicia en el País de las Maravillas, 1885.

El lenguaje que utilizamos cuando hablamos de objetivos a alcanzar, refleja esta conciencia que se extrapola al tema de la visión.

  • “No podemos perder este cliente.”
  • “No quiero quedar mal ante mi jefe.”
  • “Veamos que hacer para que no demoren más la aprovación del plan de inversiones.”
  • “No quiero quedarme sin trabajo.”
  • “Tenemos que evitar que el equipo se desmotive.”

Es muy distinto vivir para que no pasen cosas que vivir para que pasen ciertas cosas. En el primer caso nos mueve el miedo, en el segundo el amor y el entusiasmo. Sobre todo esto reflexiono en el siguiente breve video.

En palabras simples: Dedicar tiempo a enunciar la visión del futuro en cuya generación nos apasionaría participar, resulta una inversión que aporta un valor destacable como retorno. Y desarrollar la práctica de percatarnos de lo que queremos y desde allí expresarlo en positivo, nos ayuda a ser más efectivos y pasarla mejor al perseguir nuestros objetivos.

Por Andrés Ubierna

Vea más videos aquí.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline