mareaVivimos tiempos convulsos en los cuales la reflexión nos lleva al uso de imágenes para ilustrar las cosas que pasan. El poder de las imágenes es enorme no sólo por su carga simbólica sino también y sobre todo por su capacidad de sintetizar argumentaciones.

El problema de las imágenes es que no eres tú quien se apodera de ellas sino que te tienen a ti, de forma que te encuentran más veces de las que tú vas a buscarlas, pero esa es una condición que no debería preocupar demasiado, al menos a mí no me preocupa en absoluto.

El caso es que desde hace días me viene a la cabeza la imagen de la marea para explicar algunos acontecimientos relevantes. Podemos imaginar que somos como boyas ancladas en el fondo marino y que cada uno de nosotros tiene más o menos longitud de cadena. Sabemos que hay momentos de felicidad y de infelicidad, épocas en las que las cosas nos van bien y otras que no, cosas en las que somos hábiles y otras en las que no tenemos tanta o ninguna pericia y que todo eso sucede de forma cíclica, como las mareas, que están sujetas a un ritmo inexorable. En función del número de eslabones de nuestras cadenas a veces permanecemos por encima del nivel de agua y otras por debajo.

La cuestión a reflexionar es hasta qué punto somos responsables de las cosas que nos suceden y más concretamente cuál es nuestra responsabilidad al respecto. En esto hay dos actitudes: la queja por lo que nos pasa, típicamente asociada a nuestro papel de víctimas y la actitud responsable que consiste en tomar acciones y generar más cadena para evitar quedar sumergidos por los acontecimientos.

No cabe duda de que el papel de víctima es sumamente agradecido porque exime de toda responsabilidad. Es esa actitud la que nos lleva a tratar de colocar la solución de nuestros problemas en otros; si somos requeridos para ello, diríamos que casi en la obligación de aceptar ese encargo en cuanto nos es solicitado, pero ese papel de víctima o de rescatador ni genera conocimiento sobre la experiencia ni nos capacita para afrontar la solución del próximo problema que nos aceche siempre que no nos falte ayuda disponible. La tendencia de esa conducta es que cada vez tenemos más dificultades en encontrar almas nobles que nos ayuden y que con el paso del tiempo encontremos cerradas las puertas que antes teníamos abiertas.

Adoptar la postura responsable nos empuja a la acción. Es mucho más cansador porque exige esfuerzo pero podemos solicitar igualmente ayuda si bien no para solucionar los desaguisados sino para aprender cómo hacerlo. Es un papel de protagonista, no de víctima y como tal genera conocimiento, en definitiva, más eslabones en nuestra cadena siempre incompleta.

La buena noticia es que la marea nunca es repentina sino previsible y anunciada. Es paulatina y por ello nunca traiciona, es decir, avisa con tiempo de su llegada y no suele pillarnos de improviso. Las más de las veces sabemos lo suficiente sobre ellas como para que no podamos acusarlas de traidoras o de imprevisibles, nunca llegan como ladrones en la noche y en tanto que somos boyas forman parte de nuestra misma esencia.

Sabemos que la vida es una continua sucesión de pleamares y bajamares y eso debería bastarnos para que nos sintiéramos responsables, pero volviendo a la reflexión inicial parece que nos sentimos mucho más identificados con nuestro papel de víctimas. Muchos incluso son tan expertos en eso que son capaces de introducir el sentimiento de culpa por lo que les sucede aunque no estén dispuestos a mover un solo dedo para evitar que les vuelva a suceder. Esos son los grandes maestros de la manipulación y conviene estar atentos. Diría más, preguntarnos si somos uno de ellos.

Seleccionado por Camila Ubierna de La inteligencia de las emociones , escrito por Josep Julián

Share

OzImagina una línea que separa la responsabilidad y capacidad para dar cuenta de tus actos, de la victimización irresponsable… Una línea sobre la cual puedes encontrar posibilidades de responder a tus circunstancias para perseguir los resultados que deseas, y por debajo de la cual caerás en el ciclo de la víctima donde lo que encuentras es estancamiento y queja.

Ni los individuos ni las empresas permanecen siempre por encima de la línea divisoria de estos dos ámbitos ya que tarde o temprano ocurren eventos ante los cuales se ubican inexorablemente debajo de la línea. Aun cuando las personas y organizaciones pueden mostrar comportamientos responsables y rendir cuenta de sus actos en algunas situaciones, el comportamiento de la víctima se manifestará en otras. Algún tema o circunstancia favorecerá el pensar y actuar por encima de la línea y otros por debajo de la línea.

Ni el más fuerte compromiso con el valor de la responsablilidad impedirá caer por debajo de la línea en algún momento.

Las personas y culturas organizacionales que operan Bajo la Línea de forma consistente no descubren formas de hacerse cargo de su gestión y languidecen en el ciclo de la víctima, empiezan a perder su pasión, y lo hacen hasta que los invade la impotencia.

Si deciden continuar jugando como víctimas, se moverán a través de etapas previsibles en un ciclo interminable que erosiona e impide mejorar la productividad individual y organizacional: ignorando su responsabilidad o fingiendo desconocerla, alegando que no es su trabajo, esquivando su responsabilidad, culpando a otros por su propia situación, aduciendo confusión como una excusa para la inacción, exigiéndoles a los demás que hagan algo, alegando que no pueden hacerlo, articulando historias en las que son inocentes espectadores y, finalmente, aguardando que algún asistente imaginario produzca un milagro.

Cómo reconocer que estás debajo de la línea

Cada vez que te encuentras atrapado en el ciclo de la víctima, es necesario primero reconocer que estás funcionando por debajo de la línea y pagando un alto precio por ello para luego poder liberarte. Sólo con ese reconocimiento se puede empezar a asumir la actitud del que descubre algo, y esto te habilita para movilizar tu deseo de estar por encima de la línea.

Si no logras vencer por tí mismo la incercia y ceguera propia del ciclo de la víctima, necesitarás escuchar la retroalimentación de una persona a la que respetes y que pueda compartir contigo sus opiniones bien fundamentadas con intención de ayudarte a reconocer que te estás victimizando.

Aunque el ciclo de la víctima puede ser desconcertante y complejo, hay seis etapas básicas, comunes a la mayoría de las personas y organizaciones:

1. Ignorar / Negar. Un punto de partida típico para aquellos que quedan atrapados en el ciclo de la víctima es la etapa de ignorar y negar, en la que pretenden no saber que hay un problema, o desconocer que el problema les afecta o negar el problema por completo.

2. No es asunto mío. Esta etapa refleja la conciencia de que algo hay que hacer para resolver algún asunto, y simultáneamente hay una evasión extrema a participar en estas acciones.

3. Señalar con el dedo. En esta etapa del ciclo de la víctima la gente niega su propia responsabilidad ante los malos resultados y busca culpables en otras personas o en factores externos.

4. Confusión / No se qué hacer. En esta etapa del ciclo de las víctimas, la gente aduce confusión como una forma de aliviar su responsabilidad. “Si no entiendo la situación, nadie podrá pedirme que haga algo al respecto”.

5. Cubrirse las espaldas. Esta es la penúltima etapa del ciclo de la víctima, donde la persona actúa pero lo hace en forma defensiva, elaborando diferentes estrategias para evitar ser considerada culpable en caso de que las cosas no salgan bien.

6. Esperar y ver. Las personas siguen sumidas en el ciclo de la víctima cuando después de actuar optan por “esperar y ver” si las cosas mejoran.

Selección de Andrés Ubierna del libro The Oz Principle: Getting Results Through Individual and Organizational Accountability, de Connors, Smith y Hickman

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline