La manera en la que nos relacionamos con el trabajo, la manera en la que lo interpretamos o consideramos, tiene raíces culturales con fuertes consecuencias en nuestro nivel de bienestar y en nuestra efectividad.

Abraham Maslow escribió que “el más hermoso de los destinos, la más maravillosa de las buenas fortunas que puede sucederle a un ser humano, es que le paguen por hacer aquello que ama hacer”.

Dice Tal Ben-Shahar en Happier:

La psicóloga Amy Wrzesniewski y sus colegas sugieren que la gente experimenta su trabajo en uno de los siguientes tres modos: como una tarea, como una carrera, o como una vocación.

La mayoría percibe el trabajo como una tarea, con el foco puesto en la compensación financiera más que en la satisfacción personal. En este caso la gente sale a trabajar a la mañana en primer lugar porque siente que “tiene que hacerlo” más que porque sienta que “quiere hacerlo”. No espera del trabajo más que cobrar el sueldo a fin de mes o a fin de semana, y aguarda con ganas que llegue el viernes o algún feriado o las vacaciones.

La persona que experimenta el trabajo como una carrera está motivado principalmente por factores extrínsecos, como ganar más dinero o crecimiento -en poder o prestigio. Espera con ganas una próxima promoción, un ascenso jerárquico…

Para una persona que experimenta su trabajo como una vocación, el trabajo es un fin en si mismo. Mientras el sueldo o los honorarios son algo por cierto importante, como así también lo es el crecimiento, trabaja principalmente porque quiere hacerlo. Está motivado por razones intrínsecas y experimenta una sensación de realización personal al realizar ese trabajo, sus metas son autodefinidas. Se siente apasionado con lo que hace y de su tarea obtiene satisfacción y plenitud; considera su trabajo como un privilegio más que como una tarea.

Por Andrés Ubierna

Share

Releyendo el libro Winning de Jack Welch, encontré una serie de criterios con indicios que pueden servir como indicadores para construir una opinión sobre cuánta afinidad tenemos con el trabajo que estamos realizando. Acá comparto una versión adaptada de lo que afirma Welch.

Criterio Considere la siguiente señal como favorable… Considere la siguiente señal como desfavorable…
Relaciones Los compañeros nos agradan. Podemos relacionarnos con ellos y disfrutamos sinceramente de su compañía. Compartimos valores y sueños. En el trabajo estamos actuando un personaje para relacionarnos con los demás. No nos interesa tener una vínculo más franco y personal con la gente con la que trabajamos
Desarrollo El trabajo nos ofrece la oportunidad de crecer como persona y como profesional. Sentimos que aprendemos cosas que consideramos valiosas y que ni siquiera necesitábamos aprender. No tenemos en el trabajo nadie de quien aprender, ni nadie a quien admirar.
Opciones El trabajo que hacemos, la empresa en la que trabajamos, o la gente con la que trabajamos, aporta al fortelecimiento de nuestras credenciales y nos abre opciones profesionales a futuro. La empresa, la industria u otros aspectos de nuestro trabajo, no mejoran nuestras opciones profesionales a futuro.
Autorreferencia Elegimos el trabajo atendiendo nuestro propio deseo. Elegimos el trabajo desatendiendo nuestro propio deseo, por ejemplo por presiones de nuestro conyuge, o para demostrar lo equivocado que estuvo aquel profesor o familiar que en algún momento nos dijo que nunca llegaríamos a nada.
Sentimiento Nos apasiona lo que hacemos, nos entusiasma, nos divierte, consideramos que hacemos un aporte significativo, nos llega al alma. Nos pesa lo que hacemos. Nos decimos cosas como por ejemplo: “me quedo aquí sólo hasta que encuentre algo mejor” ó “trabajo aquí por que el sueldo es inmejorable”, ó “hago esto por obligación pero no por vocación”.

¿Qué consecuencias tiene estar trabajando en algo que no es para uno?

Por Pablo Staffolani para Puerto Managers.

Share

“En 1983, las Naciones Unidas promovieron este video animado, producido por Dagmar Doubkova de Kratkty Films, en la antigua Checoeslovaquia, para mostrar la realidad de muchas mujeres en su vida diaria, en su lucha por hacerle frente a las tareas del hogar, matrimonio, el cuidado de los niños, trabajo, entre otros muchos aspectos…”

Via Gerencia y Cambio , lo replico para fomentar una reflexión y toma de acción sobre un modelo que sigue vigente.

  • ¿Qué pasa en las empresas con las mujeres y en qué se diferencia de lo que pasa con los hombres?
  • ¿Tienen las mujeres las mismas oportunidades y posibilidades de desarrollo que los hombres dentro del ámbito laboral?
  • A igualdad de función y responsabilidad, ¿la mujer gana lo mismo que el hombre?
  • ¿Quién tiene datos estadísticos sobre el porcentaje de hombres y de mujeres en cargos directivos de empresas de habla hispana?

Share

Aprender algo implica descubrir, mediante la acción reflexiva, nuevas y mejores formas de pensar y hacer las cosas, y así aumentar la capacidad individual y colectiva para producir el futuro deseado, trascender los límites actuales y expandir la capacidad de acción efectiva.

El camino del aprendizaje es representado en las distintas tradiciones con una variedad de metáforas. De todas ellas hoy tomo la de “la senda del guerrero” ya que me parece adecuada para abrir un diálogo sobre el miedo en la experiencia del aprendiz.

En su investigación antropológica sobre los toltecas, Carlos Castaneda muestra como su maestro yaqui Don Juan Matus, le hablaba con frecuencia del miedo en la vida de quienes buscan convertirse en hombres y mujeres de conocimiento en grado de maestría. Rescato lo siguiente de Las enseñanzas de Don Juan, el primero de esta serie de libros:

Cuando un ser humano emprende concientemente el camino del conocimiento, no tiene claros sus objetivos, su propósito es débil, su intención vaga. Sueña con recompensas que nunca se materializarán ya que no sabe nada de las dificultades del camino.

Lentamente comienza a crecer, poco a poco primero, a grandes pasos después y sus pensamientos entran en colisión. Lo que aprende no es nunca lo que esperaba o imaginaba, y así empieza a sentir miedo.

Crecer no es nunca lo que uno imagina. Cada paso es una nueva tarea y el miedo crece sin cesar y sin piedad. Así, el camino del ser humano que aspira al conocimiento se convierte en un campo de batalla y él en un guerrero. Ha tropezado con su primer enemigo natural: ¡El miedo! Si el aprendiz se retira, su enemigo habrá logrado robarle su oportunidad de crecimiento.

“¿Qué le pasa a esta persona que se vuelve atrás?” Nada, salvo que no crecerá o retardará su camino. Su enemigo habrá puesto fin, al menos por el momento, a la realización de sus anhelos de saber.

“¿Y qué puede hacer para sobreponerse al miedo?” La respuesta es simple: No escapar. Debe desafiar su miedo y, a pesar de él, dar el siguiente paso, y el siguiente, y el siguiente. Puede estar completamente asustado y aún así no detenerse. Esa es la regla. Y el momento llegará cuando su enemigo se retire. Entonces se sentirá seguro de sí, su intención se hará fuerte y el aprendizaje ya no será una tarea terrorífica.

Las emociones son excelentes consultores, pero pésimos gerentes

Ni reprimirlo ni permitirle dominar nuestras vida, la clave es relacionarnos con el miedo (o con cualquier otra emoción) de una manera particular, explorando formas de intervenir en el sistema coherente del que forma parte la emocionalidad, la corporalidad y el lenguaje.

Un proceso que implica competencia emocional y que nos permite comprender y responder al miedo para no darle el poder de achicar nuestras vidas, de robarnos nuestras posibilidaddes de explorar nuevos mundos, de crecer, de aprender y de ir en busca de nuestros sueños, podría esquematizarse de la siguiente manera:

  • Aceptar esa experiencia emocional que llamamos temor y que sentimos en diferentes grados, desde una simple preocupación hasta el miedo intenso.
  • Valorarla como señal de nuestro sistema de detección de riesgos.
  • Escuchar y entender la historia que le da sustento.
  • Analizar si en esa historia opera alguna distosión cognitiva y reinterpretarla.
  • Actuar en consecuencia para minimizar el riesgo de que ocurra lo que tememos y estar preparados por si aún así ocurre.

El miedo no es el único potencial ladrón de nuestras posibilidades de desarrollo, pero es uno de los que más estragos produce.

¿Qué ejemplos laborales tenés en los que el miedo se está robando alguna posibilidad?

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline