Tom Peters, en su libro The Little Big Things: 163 Ways to Pursue EXCELLENCE, nos propone, entre otras, las siguientes pequeñas grandes tareas:

  • Mantenerse siempre en contacto.
  • Invertir en las relaciones.
  • Escuchar. Esta es la más importante para Tom Peters.
  • Preguntar, involucar, inspirar, consultar.
  • Agradecer, apreciar, reconocer.
  • Hacer networking.
  • Pedir disculpas.
  • Ser considerado. La amabilidad es gratis y “estratégica”.

Todas son prácticas simples, concretas y de alto impacto, pero muchas de ellas no son atendidas en los lugares de trabajo. ¿Por qué será?

No creo que sean necesarias grandes inversiones en programas de desarrollo para que, por ejemplo, los ejecutivos agradezcan o pidan disculpas.

Pienso que la manera en que muchos ejecutivos manejan el stress, persiguen resultados, y resuelven la enorme presión por marcar diferencias, los lleva a priorizar estrategias con las que creen conseguir mejores ingresos con la menor inversión de tiempo posible en áreas consideradas más soft y cuyo impacto en el negocio no resulta tan directo y simple de medir.

¿Cuál es la pequeña gran práctica que considerás más olvidada y cuál es tu explicación de este olvido?

Por Víctor Raiban | Fuente consultada: Revista Gestión, Enero 2010

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline