La difusión y aplicación de los últimos enfoques del liderazgo han servido para mejorar la vida laboral de las personas y contribuir al éxito de las empresas. Liderazgo, coaching, manejo de emociones y otras herrarmientas del managment, han permitido mejorar el desarrollo de las organizaciones, compatibilizando el éxito del negocio con el aspecto humano (tanto el de sus integrantes como el de los de la comunidad), dos cuestiones que no siempre estaban alineadas. Se pueden mencionar numerosas empresas con resultados positivos en ambas dimensiones. Sin embargo, si analiza el liderazgo en las organizaciones políticas y económicas, y particularmente en aquellas que forman parte de los gobiernos y organizaciones de la naciones, ¿podremos encontrar ejemplos numerosos, en los que el liderazgo de sus gobernantes y/o de sus organizaciones políticas y económicas contribuyan al “desarrollo” o “progreso” de los países y mejorar las condiciones de vida de las personas?

Como respuesta a esta pregunta, cito a continuación los siguientes ejemplos, que nos muestran un enfoque bastante desalentador al respecto.

Dijo el presidente de una de las mayores empresas de alimentos del mundo:

“Al día de hoy el 35% del maíz de los EEUU se destina a producir biocombustible. Desde el punto de vista medioambiental eso es una aberración, pero lo es mucho más cuando en el resto del mundo nos estamos quedando sin alimentos. Es absolutamente inmoral condenar a cientos de millones de personas al hambre y a la pobreza extrema a causa de esta política. La vertiginosa inflación de los precios de los alimentos es consecuencia de la política de los EEUU, que desvía cultivos hacia la producción de biocombustibles en lugar de alimentos”, – Peter Brabeck – Letmathe, presidente de Nestlé -

También las catástrofes ambientales ponen en evidencia la ausencia de un liderazgo político y económico que permita mejorar la vida de las personas.

Al respecto, veamos lo que el sociólogo chileno Fernando de la Cuadra expone:

“Los últimos acontecimientos que han conmovido al mundo demuestran fehacientemente un fenómeno que viene siendo expuesto y discutido desde hace varias décadas. El agotamiento de un modelo productivista y predatorio que amenaza cada vez con mayor intensidad las bases materiales de la vida sobre el planeta. Dicho modelo, que ha generado un crecimiento exponencial de explotación de los recursos naturales y que estimula un consumismo desenfrenado, es responsable tanto de provocar un agotamiento de los recursos como de producir toneladas de basura que contaminan diariamente las aguas, el aire y la tierra. Cada año se pierden 14,6 millones de hectáreas de bosques y miles de especies, reduciendo y erosionando irreversiblemente la diversidad biológica. Continúa la devastación de las selvas, con lo cual el mundo pierde anualmente cerca de 17 millones de hectáreas, que equivalen a cuatro veces la extensión de Suiza. Y como no hay árboles que absorban los excedentes de CO2, el efecto invernadero y el recalentamiento se agravan. La capa de ozono, a pesar del Protocolo de Montreal, no se recuperará hasta mediados del siglo XXI. El dióxido de carbono presente en la atmósfera (370 partes por millón) se ha incrementado en un 32% respecto del siglo XIX, alcanzando las mayores concentraciones de los últimos 20 millones de años, y hoy añadimos anualmente a la atmósfera más de 23.000 millones de toneladas de CO2, acelerando el cambio climático. Cada año emitimos cerca de 100 millones de toneladas de dióxido de azufre, 70 millones de óxidos de nitrógeno, 200 millones de monóxido de carbono y 60 millones de partículas en suspensión, agravando los problemas causados por las lluvias ácidas, el ozono troposférico y la contaminación atmosférica local.

En síntesis, este conjunto de indicadores medioambientales revela cada vez con mayor claridad que si la humanidad no cambia su estilo de desarrollo, en menos de un siglo colocaremos en serio riesgo la supervivencia del planeta y del género humano. Las sucesivas catástrofes ambientales y “climáticas” que viene sufriendo el planeta desde Chernobyl y la reciente tragedia de la planta de Fukushima, permiten decir sin exageración que nos encontramos en un estadio avanzado de riesgo de la sustentabilidad de la especie.” …. Y finalmente concluye :

“El modelo actual no puede solucionar la crisis ecológica, porque hacerlo requiere fijar límites a la acumulación, lo cual es una opción inaceptable para un sistema social sustentado sobre el imperativo de crecer o morir. En términos ecológicos es profundamente insostenible.”

Ante este panorama, podríamos concluir como respuesta a la pregunta planteada, que no se visualiza hoy en los gobiernos, organizaciones políticas y económicas de los estados, un liderazgo con la perspectiva de formular un cambio que permita mejorar la vida de las personas en un marco de respeto a las comunidades y a la naturaleza. Creo entonces, que el liderazgo y las herramientas del managment, aún no han podido instalarse en los niveles superiores de conducción de la humanidad, y dado el escenario existente, se vislumbran escasas posibilidades de que puedan trascender del ámbito de las empresas.

Por Claudio Gerardo Villar.

Share

En The Necessary Revolution encontré los siguientes conceptos interesantes sobre estrategias que favorecen el cambio positivo: Con mucha frecuencia, los defensores del cambio caen en la trampa de pensar que tienen que dedicar cada vez más tiempo y energía a sus esfuerzos sólo para mantener el impulso y que, como resultado, “se queman”, como dice Per Carstedt. Afortunadamente, a través de su trabajo en redes entre gente verdaderamente comprometida, Carstedt descubrió casualmente maneras de que el cambio positivo se alimente a sí mismo.

Catalizar el cambio que se refuerza a sí mismo resulta ser una estrategia de sustentabilidad para innovadores que ven no solo los sistemas dentro de los cuales están operando sino aquellos que podrían serlo en el futuro. Malcolm Gladwell popularizó uno de esos efectos de bola de nieve en su éxito de librería The Tipping Point: How Little Things Can Make a Big Difference. Los puntos de inflexión, dice Gladwell, son “los niveles a los cuales el ímpetu del cambio se hace imparable… el momento de la masa crítica… cuando ideas, productos, mensajes y comportamientos se expanden como lo hace un virus”.

Alimentar bolas de nieve que se refuerzan a sí mismas es una estrategia intuitiva porque es un modelo natural. Todo lo que crece en la naturaleza, lo hace debido a estructuras subyacentes que se refuerzan a sí mismas.

Para favorecer la incorporación de estas ideas, te propongo ver un ejemplo del famoso “tipping point” y te invito a dejar tus comentarios sobre el tema.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline