En Successfull Manager´s Handbook, Brian Davis y otros varios autores proponen considerar un pipeline para el coaching compuesto por cinco etapas. Tanto la secuencia como la presencia de cada componente es condición necesaria para que el proceso sea efectivo, pudiéndose emplear por quien quiere desarrollarse, como por quien observa en otros posibilidades de desarrollo y les ofrece asistencia.

Los 5 componentes son:

  1. Insight: percatarse de aquello que se quiere conseguir, y que dadas las habilidades, competencias, y comportamientos actuales no está siendo posible. Es decir, definir claramente la brecha entre lo que pasa y lo que queremos que pase, entre lo que somos capaces de lograr  y los objetivos.
  2. Disponibilidad: estar dispuesto a invertir tiempo, energía y otros recursos, y también la cuota necesaria de entusiasmo para comenzar y avanzar en el proceso de desarrollo hacia el logro de las metas comprometidas.
  3. Capacidad: incorporar nuevos modelos de pensamiento, nuevos conocimientos, nuevas teorías, nuevas formas de interpretar y de actuar. Es clave la apertura hacia la adquisición de “lo nuevo” y estar dispuesto a pedir y recibir ayuda dejándose influenciar.
  4. Práctica: es requisito contar con espacios de práctica segura en situaciones de trabajo. El desarrollo de nuevas capacidades de acción efectiva requiere de una práctica recurrente.
  5. Efectivización: es el empleo de las nuevas capacidades en el día a día, ejecutando nuevas acciones, nuevos comportamientos, chequeando el  resultado alcanzado y reflexionando sobre lo actuado para seguir mejorando.

Una de las recomendaciones más destacables que hacen los autores, es tratar a estos componentes como peldaños de una escalera. Donde la mayor efectividad se consigue subiendo de a un peldaño a la vez y en forma sucesiva y, por consiguiente, saltear uno o mas escalones aumenta el riesgo de fracaso.

Por Pablo Staffolani.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline