Tal vez sea la resonancia que me produjo la conversación que tuve hace unos días con Gastón Silberman en la cual hablamos sobre la asombrosa “perfección de lo imperfecto”(te sugiero entres en ProyectoCartele), tal vez sea el artículo sobre Receptividad y Vulnerabilidad de la semana pasada, tal vez sea ese intento que aburre y cansa de vender imágenes maravillosas en productos, personas, servicios… o tal vez sean todas estas cosas juntas y muchas otras, las que alumbraron en mí este ataque de soberbia vulnerable al cual me entrego con estas palabras:

A veces me considero pequeño, intrascendente, incapaz…
Me veo feo, viejo, gordo, fuera de onda…
Lloro, estoy triste, me angustio, me deprimo…
Me lastima, me duele, me enferma…

A veces sudo, estoy sucio, maldigo…
Y derrapo mal, me caigo, choco, vuelco vuelta y vuelta…
Me confundo, dudo, titubeo…
Me dejo estar, me encierro y me alejo…

A veces pierdo, molesto, incomodo, exijo y me defiendo…
Me equivoco, no se, no puedo, no quiero y no tengo…
Manipulo, controlo, y me sale el despiadado, sarcástico, cruel, insensible, ingrato y tramposo que tengo dentro…
Incoherencia, incongruencia, inconsistencia… realmente insufrible…

A veces aflojo la fe, descreo, desconfío…
Tengo miedo, me preocupo y sufro de más…
Me descubro justo en aquel que me saca mal…
Me hago daño, me condeno y me castigo…

A veces comienzo y no termino…
A veces estoy sin fuerzas, cansado, débil, desganado…
A veces no encuentro inspiración, me siento seco y alienado…

Y miro todas esas veces… y me sonrío…
Y doy un paso más, y luego otro, y así sigo…

PD: Estoy evaluando incluir estas palabras en mi CV…

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline