InnerConnection surgió de la confluencia de una necesidad, con varios sueños y con la posibilidad de sumar el aporte de un lugar maravilloso. Estamos muy entusiasmados al presentar este exclusivo programa de self managment para profesionales, ejecutivos y empresarios que realizaremos los días 7, 8 y 9 de Octubre de 2011 en Puerta del Cielo.

Dirigido a quienes requieren trabajar sostenidamente en un estado de máximo rendimiento, y son conscientes de la necesidad de detenerse y conectar con una fuente regenerativa de energía física, emocional, mental y espiritual.

[singlepic id=698 w=320 h=240 float=center]

En un lugar de privilegio, Puerta del Cielo, situado en el Valle de Ongamira, corazón de las sierras de Córdoba…

Te invitamos a vivir una serie de experiencias transformadoras diseñadas especialmente para conseguir esta reconexion y retornar a tus actividades cotidianas con una vitalidad superior y un sentido trascendente.

Con la colaboración experta en diferentes actividades de Daniel Kirchuk de Puerta del Cielo, y Marisa Cheb Terrab de Flow Dance, y la coordinación y facilitación general de Andrés Ubierna de Puerto Managers, el programa aporta un diseño innovador con el respaldo de nuestra experiencia y combina elementos únicos y altamente efectivos.

[singlepic id=701 w=630 h=106 float=center]
Incluye 3 días y dos noches de estadía en Puerta del Cielo, todas las comidas y actividades. No incluye los traslados ni las bebidas.

Valor lanzamiento por única vez $1.490,00 – Valor regular $2.950,00 – Limitado a 20 participantes.

Adicional para los que quieran disfrutar de la posada hasta el lunes 10 de Octubre: $445,00

Para mayor información haz click aquí o llama al (011) 15 3393 9000

Danos una mano con la difusión de esta iniciativa conjunta entre Puerta del Cielo y Puerto Managers. ¡Muchísimas gracias!

Share

“En tono dramático, Don Juan aseveró que el bienestar era una condición que debía cultivarse, una condición con la que uno tenía que familiarizarse para buscarla.

- Tu no sabes lo que es el bienestar porque nunca lo has sentido – dijo. Yo no estuve de acuerdo. Pero él siguió argumentando que el bienestar era un logro que debía buscarse deliberadamente. Dijo que lo único que yo sabía buscar era un sentimiento de desorientación, malestar y confusión.

Rió con burla y me aseguró que, para lograr la hazaña de sentirme desdichado, yo debía trabajar en forma muy intensa, y que era absurdo el que nunca me hubiera dado cuenta de que lo mismo podía trabajar para sentirme completo y fuerte.

- El chiste está en lo que uno recalca – dijo – . O nos hacemos infelices o nos hacemos sabios. La cantidad de trabajo es la misma.

Selección de Andrés Ubierna, del libro Carlos Castaneda Entre Comillas, por Gabriel Jaime Rivera |

Share

Ésta es la verdadera alegría de la vida: la de emplearse a fondo con una finalidad cuya grandeza uno mismo reconoce, la de ser una fuerza de la naturaleza y no un manojo insignificante y egoísta de enfermedades y resentimientos que se lamenta de que el mundo no se dedique a hacerle feliz.

Aspiro a estar completamente agotado cuando muera, pues cuanto más trabajo, más vivo. Gozo de la vida por la vida misma. La vida no es para mí una “simple velita”, sino una suerte de espléndida antorcha que por ahora me toca llevar, y quiero que arda con todo el brillo posible antes de pasarla a las generaciones por venir.

Fuente: Man And Superman, George Bernard Shaw.

Selección por Andrés Ubierna

Share

Tal vez sea la resonancia que me produjo la conversación que tuve hace unos días con Gastón Silberman en la cual hablamos sobre la asombrosa “perfección de lo imperfecto”(te sugiero entres en ProyectoCartele), tal vez sea el artículo sobre Receptividad y Vulnerabilidad de la semana pasada, tal vez sea ese intento que aburre y cansa de vender imágenes maravillosas en productos, personas, servicios… o tal vez sean todas estas cosas juntas y muchas otras, las que alumbraron en mí este ataque de soberbia vulnerable al cual me entrego con estas palabras:

A veces me considero pequeño, intrascendente, incapaz…
Me veo feo, viejo, gordo, fuera de onda…
Lloro, estoy triste, me angustio, me deprimo…
Me lastima, me duele, me enferma…

A veces sudo, estoy sucio, maldigo…
Y derrapo mal, me caigo, choco, vuelco vuelta y vuelta…
Me confundo, dudo, titubeo…
Me dejo estar, me encierro y me alejo…

A veces pierdo, molesto, incomodo, exijo y me defiendo…
Me equivoco, no se, no puedo, no quiero y no tengo…
Manipulo, controlo, y me sale el despiadado, sarcástico, cruel, insensible, ingrato y tramposo que tengo dentro…
Incoherencia, incongruencia, inconsistencia… realmente insufrible…

A veces aflojo la fe, descreo, desconfío…
Tengo miedo, me preocupo y sufro de más…
Me descubro justo en aquel que me saca mal…
Me hago daño, me condeno y me castigo…

A veces comienzo y no termino…
A veces estoy sin fuerzas, cansado, débil, desganado…
A veces no encuentro inspiración, me siento seco y alienado…

Y miro todas esas veces… y me sonrío…
Y doy un paso más, y luego otro, y así sigo…

PD: Estoy evaluando incluir estas palabras en mi CV…

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline