Hace unas semanas atrás conversábamos con un ejecutivo de una organización cliente sobre el tema de la integridad y como se juega en cada una de las elecciones y decisiones que tomamos. Considerábamos situaciones “dilemáticas”, y evaluábamos el impacto en la integridad en función de decidir un camino de acción u otro. Como la dinámica resultó muy interesante, se me ocurrió invitarte a jugar un rato en este espacio simulado.

Imaginemos la siguente situación: Te encontrás en tu oficina, con tu agenda bien planificada, con claridad sobre las tareas urgentes y las importantes, y estás finalizando una reunión con uno de tus reportes. De pronto, te confiesa que está pasando por graves problemas que influyen en su trabajo. Te sentís preocupado por él, pero en 5 minutos te esperan en una reunión muy importante y no quisieras hacer esperar a las 5 personas que coordinaron sus horarios para estar allí presentes. ¿Que harías?

Pensemos ahora esta otra situación: Atendés una llamada telefónica de la dirección del colegio de tu hija invitándote a participar en un comité de actividades especiales con el fin de conseguir elementos para el campo de juegos de la escuela. Unos minutos antes, tomaste la decisión de no aceptar más compromisos, porque crees que no estás dedicando bastante tiempo a tu familia ni a ti mismo. Pero valoras lo que la escuela quiere hacer y sabés que contás con la capacidad, recursos y contactos que ayudarían a concretar el proyecto. ¿Que contestarías?

¡Espero que te sumes al juego y compartas tus propias respuestas!

Por Pablo Staffolani | Fuente consultada: Stephen Covey, Primero lo Primero.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline