sinmi“La resignación es un suicidio cotidiano” Honoré de Balzac

Tal y como le sucede a la protagonista del largometraje Mi vida sin mí, de Isabel Coixet, la lucidez aparece por lo que podríamos llamar el efecto bofetada.

Lo que no nos planteamos por convicción nos estalla en las narices por compulsión y reclama una respuesta que, acostumbrados a soluciones rápidas y fáciles, ni el Prozac, ni Google, ni Wikipedia nos pueden dar. Entonces, la reflexión sentida y el sentimiento pensado se imponen. Ambos se necesitan para construir una hoja de ruta personal con un mínimo de sentido que alivie los efectos de la crisis y permita seguir andando con esperanzas renovadas y con un propósito existencial.

Por supuesto, frente a la opción de decidir construir nuestra propia vida y dotarla de un sentido, existe la alternativa del abandono, de la resignación Pero esa elección no resuelve ni la inquietud, ni la angustia, ni el malestar. Todo lo contrario, más bien lo acrecienta. Porque resignarse, como ser cínico, es fácil. Simplemente requiere de un cómodo sillón y de un mínimo ejercicio de reflexión. Argumentos para la resignación y el cinismo jamás han escaseado en la historia y tampoco lo harán en el futuro. Frente a ello, lo difícil, lo complejo, – porque implica un compromiso y una acción coherente- es arremangarse y trabajar para cambiar y crear las circunstancias que dan sentido a la vida y hacen de este mundo un lugar más habitable para todos. Pero, por encima de todo, llevarlo a la práctica; ése es el reto. Un reto que, como tal, es un ejercicio de conciencia, coraje responsabilidad y perseverancia.

Seleccionado por Camila Ubierna de La buena vida de Álex Rovira

Share

pigmalion
“El mejor regalo que le podemos hacer a otro no es sólo compartir nuestras riquezas, sino ayudarlo a descubrir la suyas propias”
, Benjamín Disraeli.

Pigmalión era un apasionado escultor que vivió en la isla de Creta. En cierta ocasión, inspirándose en la bella Galatea, modeló una estatua de marfil tan bella que se enamoró perdidamente de ella, hasta el punto de rogar a los dioses para que la escultura cobrara vida y, de este modo, poder amarla como mujer real. Venus decidió complacer al escultor y dar vida a esa estatua que se convirtió en la desada amante y compañera de Pigmalión. La expectativa cargada de deseo se hizo finalmente realidad.

El efecto Pigmalión es el proceso por el cual las creencias y expectativas de una persona afectan de tal manera su conducta que el mundo tiende a confirmarlas. En el terreno de la psicología, la economía, la medicina o la sociología, diversos investigadores han llevado a cabo interesantísimos experimentos sobre la existencia y la potencia del efecto Pigmalión. Quizás uno de los más conocidos es el que llevaron a cabo, en 1968, Rosenthal y Jacobson bajo el título Pigmalión en el aula.

El estudio consistió en informar a un grupo de profesores de primaria que a sus alumnos se les había realizado un test que evaluaba sus capacidades intelectuales. Luego se les dijo a los profesores cuáles eran, concretamente, los alumnos que obtuvieron los mejores resultados. Se les dijo también que era de esperar que estos alumnos destacados fueran los que mejor rendimiento tendrían a lo largo del curso académico. Y así fue. Al finalizar el curso, ocho meses después, se confirmó que el rendimiento de estos muchachos especiales fue mucho mayor que el del resto.

Hasta aquí no hay nada sorprendente. Lo interesante de estew caso es que en realidad jamás se realizó tal test al inicio del curso. Y los supuestos alumnos brillantes fueron un 20 por ciento de chicos elegidos al azar, sin tener para nada en cuenta sus capacidades.

¿Qué ocurrió entonces? ¿Cómo era posible que alumnos corrientes fueran los mejores de sus respectivos grupos al final del curso?

Muy simple, a partir de las observaciones en todo el proceso se constató que los maestros crearon una tan alta expectativa de esos alumnos que actuaron a favor del cimplimiento de la misma. De alguna manera, los maestos se comportaron convirtiendo sus percepciones sobre cada alumno con una didáctica individualizada que les llevó a confirmar lo que les habían dicho que sucedería.

Seleccionado por Andrés Ubierna del libro La buena vida, de Alex Rovira.

Share

Una característica común de las personas que se declaran felices es su capacidad para valorar y disfrutar de lo que tienen; la conciencia del valor de aquello que tenemos y que nos da la vida y de las pequeñas grandes alegrías de ésta.

La felicidad parece emerger de la toma de conciencia de aquello que es obvio y que, precisamente por ello, obviamos: un buen estado de salud, la compañía de nuestros afectos, el contacto con la naturaleza, una buena conversación, tener el privilegio de trabajar en algo que amamos…

En la antigua Grecia existía un concepto que, por desgracia, ha caído en desuso con el paso del tiempo: obnosis. La obnosis hace referencia a aquello que es obvio y paradójicamente acaba siendo obviado… Obviamos lo obvio. Un ejemplo simple sería decir que sin un aire respirable moriríamos o enfermaríamos. Pero quizás sólo daremos valor al hecho de tener un aire respirable el día que tengamos que pagar por respirar; cuando los estados deban financiar sus políticas medioambientales a través de un impuesto que grave nuestro consumo de aire como ciudadanos. Porque es obvio que si no respiramos, morimos, pero normalmente no nos damos cuenta de ello.

Merece la pena abrir los ojos aquí y ahora para darnos cuenta de todo cuanto nos rodea y por lo que podemos sentirnos felices y agradecidos: desde el latido de nuestro corazón, la salud de nuestro cuerpo, la buena música de fondo que nos acompaña, la existencia de un ser querido o el buen vaso de agua que sacia nuestra sed. Cuestiones cargadas de valor.

Merece la pena darnos cuenta de ello y procurar cuidar esas pequeñas grandes cuestiones… Como bien lo expresa Paracelso: “Quien conoce ama. Y quien ama es feliz.”

Selección de Andrés Ubierna de La buena vida de Alex Rovira.

Share

gracias“Los milagros son comparables a las piedras: están por todas partes ofreciendo su belleza y nadie les concede valor. Vivimos en una realidad donde abundan los prodigios, pero ellos son vistos solamente por quienes han desarrollado su percepción. Sin esa sensibilidad todo se hace banal, al acontecimiento maravilloso se le llama casualidad, se avanza por el mundo sin esa llave que es la gratitud. Cuando sucede lo extraordinario se le ve como un fenómeno natural, del que, como parásitos, podemos usufructuar sin dar nada a cambio.

Mas el milagro exige un intercambio: aquello que me has dado debo hacerlo fructificar para los otros. Sino se está unido no se capta el portento. Los milagros nadie los hace ni los provoca, se descubren. Cuando aquel que se creía ciego se quita los anteojos oscuros, ve la luz. Esta oscuridad es la cárcel racional.” La danza de la realidad, Alejandro Jodorowsky.

“Uno debe ser tan humilde como el polvo para poder maravillarse ante la vida [y vivir agradecido].” Mahatma Gandhi.

“Cuando bebas agua, recuerda la fuente.” Proverbio chino.

“La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes.” José Martí.

“Todo nuestro descontento por aquello de lo que carecemos procede de nuestra falta de gratitud por lo que tenemos.” Daniel Defoe.

Selección de Andrés Ubierna de La buena vida, de Alex Rovira.

 

Share

poetas¿Por qué son tan importantes las palabras? Creo que son lo que nos hace humanos, lo que nos ayuda a simbolizar el mundo, es la herramienta fundamental para conocernos, conocer al otro y reconocernos continuamente y agradecer lo que somos. Nos ayudan a nombrar pensamientos y emociones, son un puente hacia nosotros mismos y hacia el otro. Son el equilibrio entre la cabeza y el corazón.

Pero, ¿no necesitamos también hechos? Naturalmente. De qué sirve decir si no haces o hacer si no dices. Por ejemplo, si quieres a alguien, puedes demostrarlo no sólo regalándole una flor, sino también cuidándolo, cocinando para esa persona cuando está cansada. Pero también debes expresar lo que sientes, decir de vez en cuando que la quieres.

¿Cómo te han ayudado a ti las palabras? Para mí hay canciones, poemas, frases, ensayos que son arbotantes, cimientos, puentes o cúpulas que me han estructurado. Son como mantras u oraciones que me acompañan en la vida. Leo mucho y subrayo todo lo que creo que me puede servir. Antes lo transcribía todo, ahora mi hermana me ayuda con este trabajo que es básico para mí. A veces creo que podría hilvanar mi discurso con las palabras de otros, porque las he interiorizado y forman parte de mí. Las palabras siguen siendo propiedad intelectual del autor, pero cada uno les da su particular propiedad anímica.

¿Qué pueden hacer las palabras contra la violencia? Ramón Llull dice que son el arma más peligrosa. Y los dictadores siempre temen a los poetas. Desgraciadamente, contra la violencia no pueden hacer nada. Pero creo que nunca debemos renunciar a la posibilidad de acercarnos a través de las palabras a cualquier cosa.  Si no hubiese personas que lo hubieran intentado, que lucharon contra la ambición y la manipulación a través de las palabras, quizá no existiría la humanidad, porque ha habido individuos que con un botón podrían haber acabado con el mundo.

Cuando analizas a personas como Mandela, Martin Luther King o Gandhi te das cuenta de que con sus discursos han logrado transformar su entorno.

¿Dan más felicidad las palabras que el dinero? El dinero no da la felicidad, pero ayuda a la comodidad y a la creación de confort, de bienestar. Si no tienes un mínimo de dinero es muy difícil que te sientas a gusto. Yo creo que va bien pasar una vez en la vida una situación de precariedad para darle el valor justo a todo. el problema es cuando la felicidad depende del dinero, porque entonces únicamente conlleva tristeza. La felicidad básicamente depende de tres cosas: del amor, de darle sentido a tu vida –cada uno debe encontrar el suyo– y de saber apreciar lo esencial. Con el dinero, la cuestión básica es saber si tú lo tienes a él o él te tiene ati.

¿Qué palabras no debemos pronunciar nunca? La palabras tóxicas. Se ha estudiado que la línea que separa la violencia verbal y la física es extremadamente tenue. En el cerebro se despierta una reacción cuando insultamos y es muy fácil pasar a la acción. Se ha de tener elegancia psicológica y espiritual para expresar lo que sientes en lugar de agredir.

¿Pervertimos las palabras si las gritamos? Sí, porque no sólo importa lo que decimos sino cómo lo decimos. El lenguaje también se compone de gestos, de miradas, de tonos de voz…

Los políticos también pervierten las palabras en las ruedas de prensa. Cuando hablamos de efecto colateral o fuego amigo empleamos eufemismos. No hay nada colateral, todo está en el sistema. Si han muerto miles de personas es una indecencia decir que es un efecto colateral. La gente no es imbécil y al final se da cuenta.

Entrevista “Lo que crees es lo que creas” realizada por Marga Durá a Alex Rovira con motivo de su libro Palabras que Curan.

Selección por Andrés Ubierna

Share

Hace bastantes años tengo la costumbre de preguntar a mis amigos o conocidos si se consideran personas con buena o mala suerte. Es un ejercicio muy interesante que me ha llevado a constatar un hecho revelador: entre una gran parte de aquellos que se consideran personas con mala suerte, hay motivos objetivos para comprender y compartir su sentimiento [opinión], ya que han sufrido reveses de toda índole que justifican su percepción, su vivencia, y la atribución de ese signo a su vida.

Pero lo más interesante es lo que ocurre entre la amplia mayoría de aquellos que se declaran personas con buena suerte. En una gran parte de las personas que consideran que han vivido una vida afortunada, se observa que también ha habido circunstancias difíciles, llenas de momentos penosos, de grandes sacrificios, penurias y vicisitudes, algunas de ellas tanto o más penosas que las circunstancias de aquellos que se sienten desafortunados.

¿Cómo es posible entonces que haya tantas personas que, a pesar de sus vicisitudes, se consideran personas con buena suerte? ¿Son acaso inconscientes o ingenuos? Nada de eso. Más bien todo lo contrario. Estas personas se consideran con suerte porque, a pesar de todo, sienten [opinan] que esas arduas experiencias les han servido para aprender, para crecer, para mejorar como seres humanos, para ampliar su percepción de la existencia, para relativizar, para soltar y saber que todo lo bueno es un regalo y que de toda adversidad se puede obtener el fruto de la sabiduría si uno pone su empeño en dar un sentido a lo vivido y decide seguir andando para compartir ese fruto con los que le rodean.

Las circunstancias vividas son similares en ambos casos… pero la vivencia y la elaboración del sentido de las experiencias es completamente diferente… unos se sienten víctimas del azar y del infortunio, mientras que otros, lejos de resignarse, deciden asumir la experiencia vivida como un activo, hacia el cual, por extraño que pueda parecer, les “conviene” estar agradecidos.

Notas tomas por Andrés Ubierna, del libro La buena vida, de Alex Rovira.

Share

Mahatma Gandhi decía que un cobarde es incapaz de mostrar amor, ya que hacerlo está reservado para los valientes. Y así es: paradójicamente, la ternura no es blanda, sino fuerte, firme y audaz porque se muestra sin barreras, sin miedo. Es más, no sólo la ternura puede leerse como un acto de coraje, sino también de voluntad para mantener y reforzar el vínculo deseado de una relación, que se proyecta en el futuro, gracias al deseo y a la imaginación creadora. La ternura es en verdad lo que hace fuerte al amor y enciende la chispa de la alegría en la adversidad, el revés o las circunstancias grises y oscuras de la existencia. Gracias a ella toda relación deviene más profunda y duradera, porque su expresión no es más que un síntoma del deseo de que el otro esté bien.

La ternura implica, por lo tanto, confianza y seguridad en uno mismo. Sin ella es imposible la entrega decidida. Y lo más paradójico es que su expresión no es otentosa, ya que se manifiesta en pequeños detalles: la escucha atenta, respetuosa y activa, el gesto amable que no espera respuesta, la demostración verdadera de interés por el otro, ajena de expectativas de contrapartida.

Fuente: La buena vida, Alex Rovira

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline