Muchos creen que buscar ser realmente exitoso es algo malo. Lo que escuché con frecuencia en estos últimos días es el supuesto de que esforzarse por lograr éxito equivale a no estar para nada comprometido en darle a la vida un sentido trascendente. Como si el progreso material fuese incompatible con ser compasivo, socialmente consciente y buena persona.

Mi opinión sobre esto es que una vida extraordinaria contiene ambos elementos. Parte de lo que nos hace humanos es el anhelo de actualizar (en el sentido aristotélico de la palabra) nuestros dones más grandes y vivir con plenitud nuestra existencia. Estamos hechos para brillar. A su vez, vivir sin darle a nuestra vida un sentido trascendente, contribuye a sentir como si hubiesemos transitado en vano por la Tierra.

No veo nada malo en tener un desempeño de nivel superior y en dar los pasos necesarios para alcanzar un éxito destacable en el mundo (sea cual sea tu definición de éxito). Perseguir el éxito es incluso una ejercitación creativa y un reflejo de una autoestima saludable.

Y mientras llevas a cabo tu tarea con  éxito, te invito a seguir dedicándote a crear contextos en los cuales las vidas de aquellos con los que entras en contacto puedan elevarse y así dejar tu mundo mejor a como lo encontraste. Esta es la parte del propósito trascendente.  Con ambas descubrirás una vida grandiosa.

Fuente: Robin Sharma

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline