¿Nos prepara nuestra educación formal para atender con efectividad los desafíos más exigentes que nos presenta la vida en general y el trabajo en particular? Cuando repaso mi propia historia y experiencia, encuentro una respuesta: no. Para avanzar en esta reflexión copio una parte del artículo de Virginio Gallardo Yebra publicado en su blog Supervivencia Directiva y que, si te interesa, podrá leer completo aquí.

“Es extraño como utilizamos nuestro tiempo en la vida y en las organizaciones.

Durante años y años en nuestra infancia y adolescencia hemos sido duramente entrenados para no cometer faltas de ortografía, resolver funciones matemáticas,…

Durante años y años, más tarde, en la Universidad mediante carreras, y cada vez más frecuentemente mediante Master y otros cursos de postgrado, nos enseñan una especialización técnica profesional,…

Entramos a trabajar cómo especialistas, y habitualmente después de años haber demostrado ser excelentes en nuestra pericia técnica,… Un día a algunos se les dice: “tú ya no eres un técnico, eres un directivo y  te damos la misión más compleja que tendrás en tu vida: gestionas personas”. Para ello se les da un curso de 8 horas,…  ¿Algo está fallando?

Un problema de fondo: nuestra educación no enseña lo importante

Desde que Mclleland, el padre de las Competencias Directivas, dijera que lo que distingue a los mejores no son sus conocimientos, sino sus competencias, han pasado más de 40 años. Casi medio siglo,… en un mundo que decimos que va a una velocidad vertiginosa…  Desde que Daniel Goleman se hiciera popular por decir aquello de que la inteligencia que contaba para el éxito no era la Inteligencia general sino Inteligencia Emocional han pasado más de 15 años.

En la escuela, en la universidad, en nuestras instituciones educativas, estos mensajes han tenido un impacto poco relevante, aparecen como maquillaje, como enunciados a veces con enorme ruido como es el caso de la reforma propuesta en el Proceso de Bolonia. Aparecen como propósitos que no acaban realmente de materializarse.

La realidad es que por alguna extraña e incomprensible razón a los alumnos se les priva de aquellas materias que les garantizarían [o al menos, que mayor valor aportarían] el éxito en su vida profesional (y no profesional): presentación eficaz, negociación, trabajo en equipo, empatía y escucha activa, flexibilidad interpersonal y, especialmente, liderazgo,… Empleamos nuestro tiempo en otros menesteres aparentemente menos rentables.”

Por mi parte, creo que las competencias técnicas son necesarias, pero que las que marcan la diferencia son las competencias genéricas vinculadas al aprendizaje, la comunicación, las emociones, la expansión de la conciencia, la coordinación, el manejo del conflicto, la innovación …

Creo que necesitamos un revolución educativa, pues sino (y como afirma Eric Hoffer) se agudizará esta situación en la que nos encontramos perfectamente equipados para tratar con un mundo que ya ha dejado de existir.

¿Qué pensás al respecto?

Por Andrés Ubierna

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline