El cuidado de la diversidad no sólo se manifiesta en cuestiones de género, de raza, de creencias, sino también en la capacidad de una persona o un grupo para dar derecho de existencia a perspectivas diferentes en relación a cualquier asunto. “Los de planta y los de comercial… , los de ventas y los de marketing… , los de producción y los de calidad…, los de operaciones y los de planeamiento…” son etiquetas que con frecuencia esucho en lo grupos con los que trabajo. En el ámbito laboral, esta capacidad reflejada por la palabra diversidad, puede ser crucial a la hora de buscar comprensión, de intentar resolver un problema, de definir estrategias o planes de acción para perseguir una meta desafiante, de enfrentar conflictos interpresonales, o buscar aprendizajes a partir de errores cometidos.

El asunto de la diversidad es por eso un tema de peso en la efectividad organizacional, así que decidí traerlo de la mano de un video TED.

Nuestras vidas, nuestras culturas, están hechas de muchas historias interrelacionadas. La novelista Chimamanda Adichie cuenta cómo encontró su voz cultural auténtica y advierte que si sólo escuchamos una historia sobre una persona o un país, corremos el riesgo de caer en una incomprensión grave.
[Con subtítulos en español]

Share

Cualquier organización humana constituida bajo el propósito de producir servicios, dinero, o entidades materiales constituye un negocio. Cada organización existe en una comunidad humana que la hace posible. Cada empresa existe y es sostenida por la comunidad en que existe como una actividad humana. Lo que da a una organización su carácter peculiar como una organización particular es la emoción que guía el hacer de las personas que la integran.

Una empresa como espacio de coexistencia humana llega a ser una cultura cuando la red de conversaciones que define y guía la forma de vivir de las personas que la integran, llega a ser una red cerrada de conversaciones.

Cuando la cultura que surge en una empresa deja de ser un espacio de coexistencia en el bien-estar, el dolor, el sufrimiento y la queja surgen interfiriendo la capacidad productiva de las personas que la integran, en un proceso destructivo, que en general, tiene consecuencias negativas en la comunidad que la sostiene.

Cuando una organización productiva constituye un espacio de coexistencia humana, abierto a la reflexión en el mutuo respeto con la participación de todos, las personas que la integran operan como seres responsables y éticos debido a que lo que ellos hacen en la organización tiene sentido para ellos como individuos y como seres sociales. Tal espacio de coexistencia es un espacio en el que las personas que lo realizan espontáneamente hacen lo que ellos hacen con lo mejor de sus habilidades, estando siempre abiertos a aprender si llega a ser necesario. Este modo de convivir es posible solo en un espacio de respeto mutuo.

Estas poderosas miradas relativas a la coexitencia humana en la empresa provienen de Humberto Maturana y Ximena Dávila del Instituto Matríztico.

Ahora las preguntas para los comentarios: ¿En una escala de 0 a 10, siendo 0 “nada” y 10 “total”    ¿Cómo evaluás la presencia del respeto mutuo en la interacciones que ocurren en las organizaciones? ¿Ejemplos? ¿Qué tendrías que observar para evaluar con un 10? ¿Estás haciendo algo al respecto?

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline