“No lo puedo creer. Parecés tan inteligente y racional, y mirá cómo te ponés por que perdió Boca”….

Y César responde:

“Nací y me crié en Argentina. El fútbol me acompañó toda mi vida, desde chico. Muchas de las más grandes alegrías (y tristezas) que tuve en mi vida están vinculadas al fútbol. El fútbol fue y es una parte importante de mi vida. Si tengo un rasgo de inteligencia, este está dado por mi capacidad para emocionarme de tal forma por algo que sólo existe en mis deseos. Me enorgullezco de tener la maravillosa capacidad de querer algo, y emocionarme en consecuencia. Lejos de pensar que mi emoción es irracional, estoy convencido que responde a la más humana y, en ese sentido, estricta lógica racional. Una vez que quiero a Boca, es absolutamente lógico que me importen sus éxitos y fracasos.

El cariño por un club de fútbol es también el resultado lógico de una historia, de una articulación narrativa que se remonta a domingos de la mano de mi padre, a tardes frías y lluviosas debajo de un paraguas, a abrazos festejando un gol juntos o bien a silencios tensos, mientras el corazón se estruja aguantando un resultado. Y después volver a casa los dos,  previa escala en el café de siempre para tomar un submarino caliente y comer un par de gomosas, deliciosas medialunas. Y saber que, pase lo que pase, el domingo que viene allí estaremos, juntos otra vez para enfrentar el destino condensado en 90 minutos de una magia que nos une y nos iguala. “

Si uno tiene esta historia, si uno articula de esta manera los hechos, entonces las emociones que siente son la consecuencia lógica de su articulación. Entonces, solamente entonces, hemos de comprender que el corazón tiene razones que la razón si entiende.

Gracias a César Grinstein por estas palabras volcadas en su libro Conversar y que nos resaltan con tanta claridad el valor de permitirse vivir las emociones con intensidad así como la presencia de una tendencia cultural a reprimirlas tanto en uno mismo como en los otros.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline