Una de las conversaciones menos efectivas que conozco se produce cuando alguien se acerca quejándose de lo mal que están las cosas, o de otra persona, con una actitud de víctima irresponsable, y quien escucha participa con una cierta complicidad, fogonea la actitud del quejoso y obtura la posibilidad de mejora, sin que ninguno de los dos aporte líneas conversacionales que permitan descubir una necesidad, hacer un pedido o una oferta y concretar una acción a partir de la oportunidad que la queja representa.

Una de las estrategias más simples que aplico con bastante buen resultado para no caer en este patrón conversacional, consiste primero en crear un cierto contexto y luego realizar preguntas orientadas a la acción. Acá van sólo tres, como ejemplo y para que ustedes aporten las suyas:

  • “¿Qué estás necesitando de mí con relación a este tema?”
  • “¿Qué proponés hacer al respecto?”
  • “¿Qué vas a hacer al respecto?”

¿Cuál es tu estrategia?

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline