amargarseLa búsqueda de la felicidad ha sido una de las principales preocupaciones del ser humano desde que tomamos conciencia de nuestra existencia. Su estudio fue uno de los pilares de la ética en Grecia y ha sido, y sigue siendo, una preocupación fundamental de filósofos y psicólogos. Aunque el debate nunca se apagó del todo, la psicología recogió el testigo de la filosofía y enfocó los estudios sobre la felicidad desde un punto negativo. Los psicólogos se centraron en estudiar los aspectos patológicos del ser humano y se olvidaron de los aspectos positivos, de estudiar aquello que nos hace más felices.

La psicología positiva es una nueva corriente de pensamiento que estudia las bases del bienestar psicológico y de la felicidad. Covadonga Chaves, miembro de la Sociedad Española de Psicología Positiva, cree que nuestra sociedad está equivocada sobre el concepto de felicidad. En su opinión, “la felicidad no es algo que se pueda alcanzar, no es una meta, es un estado, una emoción”. La psicología positiva pide un cambio de concepto: la felicidad es algo que se debe cultivar día a día, no una meta absoluta.

Para ser más felices podemos reforzar los aspectos positivos de nuestra vida y no enfatizar los negativos. Estas son las diez causas más comunes de la infelicidad:

1.  La envidia

2. La manía persecutoria

3. La negación de responsabilidades

4. El perfeccionismo     

5. El razonamiento excesivo

6. El negativismo

7. La percepción negativa de las acciones ajenas

8. La baja autoestima

9.  La baja autoeficacia

10. La ausencia de sentido vital

Seleccionado por Camila Ubierna de Las 10 cosas que te amargan la vida (y cómo combatirlas) de Miguel Ayuso

Share

Los lunes suelen ser los días que se viven más “negativamente”, tal vez por eso sean los de mayor tasa de infartos, así como los domingos tienen la particularidad de ser los preferidos de los suicidas.  ¡Qué buen día para escribirte algunas líneas sobre el optimismo!

Yendo a las fuentes encontré lo siguiente:

El optimismo es uno de los tópicos que mayor interés ha despertado entre los investigadores de la psicología positiva. Puede definirse como una característica disposicional de personalidad que media entre los acontecimientos externos y la interpretación personal de los mismos. Es la tendencia a esperar que el futuro depare resultados favorables.

El optimismo es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir.

La principal diferencia que existe entre una actitud optimista y su contraparte –el pesimismo- radica en el enfoque con que se aprecian las cosas: empeñarnos en descubrir inconvenientes y dificultades nos provoca apatía y desánimo. El optimismo supone hacer ese mismo esfuerzo para encontrar soluciones, ventajas y posibilidades.

En general, parece que las personas más optimistas tienden a tener mejor humor, a ser más perseverantes y exitosos e, incluso, a tener mejor estado de salud física. De hecho, uno de los resultados más consistentes en la literatura científica es que aquellas personas que poseen altos niveles de optimismo y esperanza (ambos tienen que ver con la expectativa de resultados positivos en el futuro y con la creencia en la propia capacidad de alcanzar metas) tienden a salir fortalecidos y a encontrar beneficio en situaciones traumáticas y estresantes.

Hasta aquí, lo que leí en Psicología Positiva, y desde allí me dirigí a la página del “filósofo estratégico” Max More (¡qué nombre y qué título ¿no?!, vale la pena investigar su pensamiento) y me encontré con la siguiente frase:

Optimismo: El combustible de los héroes, el enemigo de la desesperación, el creador del futuro.

Para diferenciarlo del optimismo ingenuo, en uno de sus artículo, More habla del Optimismo Dinámico, al que define como una actitud positiva y energizante [usa la palabra: empowering] hacia nuestras posibilidades individuales y colectivas.

Es más, este optimismo se puede aprender… y dadas sus virtudes para nuestra vida en general y el trabajo en particular, imagino que te estarás preguntando “¿cómo?”… y la respuesta es: cultivando ciertas prácticas.

Así que, para los que quieran aprender optimismo, aquí van las prácticas que propone More parafraseadas libremente, que pueden resultarte algo conductistas pero de utilidad como orientación:

INTERPRETAR POSITIVAMENTE LAS EXPERIENCIAS

  • FOCALIZARSE: Poner énfasis en los aspectos divertidos, constructivos y no limitantes de la vida.
  • ABSTENERSE DE LA QUEJA: Evitar la queja y el “lloriqueo” inútil sobre las dificultades que enfrentemos. Aceptar al mundo tal cuál es y no quejarse de “lo injusta” que es la vida.
  • CUESTIONAR LOS LÍMITES: Desafiar las creencias limitantes sobre nosotros, los otros y nuestra sociedad. Mantener una apertura creativa fundamental hacia las posibilidades futuras.
  • SENTIDO DE RESPONSABILIDAD Y ABUNDANCIA: En vez de sentirse obligado por los demás o las circunstancias, a hacer determinadas cosas, descubrir la libertad de elección para hacer lo que elegimos hacer. Reconocer que el mundo es un lugar repleto de oportunidades. Vivir “para”, en lugar de vivir “por”.
  • HUMOR: Ver los propios errores o dificultades con sentido del humor. Permitir que el humor saludable y propio de un buen carácter renueve nuestras perspectivas y disuelva el pensamiento dogmático.

INFLUENCIAR POSITIVAMENTE

  • RACIONAL: Utilizar la razón para conducir la vida, analizando las emociones y deseos, aprendiendo de ellas pero no permitiendo que ellas conduzcan nuestras vida.
  • AUTO MEJORA: Considerar que cada uno de nosotros somos como un proceso y estamos en continua mejora y no vernos como un producto terminado. Que la mejora no esté motivada por el miedo, sino por una imagen propia que nos inspira.
  • EXPERIMENTACIÓN: Probar con frecuencia nuevos enfoques, buscar formas distintas de alcanzar los objetivos, y tener la voluntad de asumir riesgos calculados.
  • AUTO CONFIANZA: Creer con convicción que tenemos la capacidad de sacar algo bueno de toda experiencia, aún de las más dolorosas.
  • RESPONSABILIDAD PERSONAL: Hacerse cargo de crear las condiciones para el éxito. Percatarse de las formas en las que contribuimos a que nos pase lo que nos pasa. Vivir en consonancia con los valores propios.
  • SELECCIÓN AMBIENTAL: Acercarse a personas y situaciones positivas y crear ambientes propicios. Buscar a personas que nos brinden respaldo e inspiración, y dejar a aquellos que nos desalientan, nos distraen y nos socavan la autoestima.
Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline