La ética del carácter se basa en la idea fundamental de que hay principios que gobiernan la efectividad humana, leyes naturales de la dimensión humana que son tan reales, tan constantes y que indiscutiblemente están tan «allí» como las leyes de la gravitación universal en la dimensión física.Una idea de la realidad de estos principios y de sus efectos puede captarse en otra experiencia de cambio de paradigma tal como la narra Frank Koch en Proceedings, la revista del Instituto Naval.

Poco después de que oscureciera, el vigía que estaba en el extremo del puente informó: «Luz a estribor».

«¿Rumbo directo o se desvía hacia popa?», gritó el capitán. El vigía respondió «Directo, capitán», lo que significaba que nuestro propio curso nos estaba conduciendo a una colisión con aquel buque.

El capitán llamó al encargado de emitir señales. «Envía este mensaje: Estamos a punto de chocar; aconsejamos cambiar 20 grados su rumbo.»

Llegó otra señal de respuesta: «Aconsejamos que ustedes cambien 20 grados su rumbo». El capitán dijo: «Contéstele: Soy capitán; cambie su rumbo 20 grados».

«Soy marinero de segunda clase —nos respondieron—. Mejor cambie su rumbo 20 grados.» El capitán ya estaba hecho una furia. Espetó: «Conteste: Soy un acorazado. Cambie su rumbo 20 grados». La linterna del interlocutor envió su último mensaje: «Yo soy un faro». Cambiamos nuestro rumbo.

El cambio de paradigma experimentado por el capitán —y por nosotros mientras leíamos el relato— ilumina la situación de un modo totalmente distinto. Podemos ver una realidad que aparecía reemplazada por una percepción limitada; una realidad tan importante para nuestra vida cotidiana como lo era para el capitán en la niebla.

Los principios son como faros. Son leyes naturales que no se pueden quebrantar. Como observó Cecil B. de Mille acerca de los principios contenidos en su monumental película Los diez mandamientos: «Nosotros no podemos quebrantar la ley. Sólo podemos quebrantarnos a nosotros mismos y en contra de la ley».

Por Víctor Raiban | Del libro: Los siete hábitos de la gente altamente efectiva, de Stephen R. Covey

Share

Una expectativa es una esperanza humana, la encarnación de los deseos de una persona, lo que ésta quiere obtener de una situación determinada.

Todos nosotros tomamos acción o interactuamos con ciertas expectativas implícitas, que provienen de nuestras experiencias previas, de nuestros roles anteriores y de otras relaciones, de nuestros modelos mentales o paradigmas culturales.

Lo que me sigue sorprendiendo es que encuentro con mucha frecuencia gente que al enfrentar una determinada situación no sabe lo que quiere, o sabe qué es lo que no quiere, lo que no desea que pase, lo que le importa evitar, y muy pocas veces a quienes saben con claridad lo que quieren y pueden expresarlo con contundencia.

Algunas de las razones principales de inefectividad, frustración, insatisfacción y sufrimiento, se vinculan con este tema: la poca claridad y precisión, la ambigüedad, o el conflicto de expectativas, o su sobrecarga y la exigencia de cumplimiento, o la compra de ilusiones.

Considerando la importancia del tema, y tomando el título y algunas palabras prestadas del libro de Covey, El liderazgo centrado en principios, como gatillo, me interesa abrir un espacio para que todos los que lean este posteo sumen sus reflexiones, tips, ideas, dificultades, lecturas sugeridas, frases, películas, … en fin, todo lo que deseen expresar sobre las expectativas y su manejo.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline