Saber lo que queremos, tener claridad interna del futuro que deseamos crear, tiene impacto positivo en nuestra capacidad de hacer realidad esa visión y en la manera en que nos sentimos mientras caminamos hacia su realización. Sin embargo no me resulta frecuente encontrar esta claridad. Lo habitual es cruzarme con gente que sabe lo que no quiere que suceda. La claridad surge de la atención, y si no le prestamos atención a lo que queremos, ¿será por que no nos importa definir a dónde deseamos ir? Como en el caso de Alicia:

“Minino de Chesire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?”, preguntó Alicia al Gato. “Eso depende en gran parte del sitio al que quieras llegar”, dijo el Gato. “No me importa mucho el sitio…” dijo Alicia. “Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes”, dijo el Gato. Charles “Lewis Carroll” Dodgson, (matemático y escritor inglés), Alicia en el País de las Maravillas, 1885.

El lenguaje que utilizamos cuando hablamos de objetivos a alcanzar, refleja esta conciencia que se extrapola al tema de la visión.

  • “No podemos perder este cliente.”
  • “No quiero quedar mal ante mi jefe.”
  • “Veamos que hacer para que no demoren más la aprovación del plan de inversiones.”
  • “No quiero quedarme sin trabajo.”
  • “Tenemos que evitar que el equipo se desmotive.”

Es muy distinto vivir para que no pasen cosas que vivir para que pasen ciertas cosas. En el primer caso nos mueve el miedo, en el segundo el amor y el entusiasmo. Sobre todo esto reflexiono en el siguiente breve video.

En palabras simples: Dedicar tiempo a enunciar la visión del futuro en cuya generación nos apasionaría participar, resulta una inversión que aporta un valor destacable como retorno. Y desarrollar la práctica de percatarnos de lo que queremos y desde allí expresarlo en positivo, nos ayuda a ser más efectivos y pasarla mejor al perseguir nuestros objetivos.

Por Andrés Ubierna

Vea más videos aquí.

Share

Nuestros cuerpos son el alimento que ingerimos, y nuestra mente y emociones, los pensamientos que sostenemos. Podemos elegir la manera en la que pensamos o interpretamos ciertos hechos, y podemos también elegir conectarnos con recuerdos de situaciones en las que nos sentimos bien o mal. Estas son elecciones libres, y algunas nos ayudan a dar respuestas protagónicas a las circunstancias que enfrentamos y otras nos sumergen en la victimización, la impotencia y el sufrimiento.

En el libro de Pilar Jericó Héroes Cotidianos, encontramos unos párrafos que ilustran con mucha precisión aquello que queremos transmitir. Nos cuenta Pilar que…

En la Universidad Bar Ilan de Israel hicieron un experimento muy interesante. Se les pidió a un grupo de estudiantes israelíes judíos que evaluaran a otro grupo. Los investigadores manipularon los datos de manera que los evaluadores pensaran que algunas de las personas a quienes examinaban eran árabes, cuando no era cierto… y los hipotéticos árabes fueron evaluados de forma negativa: los encontraron impulsivos y vagos.

En una segunda ronda, se les pidió a los mismos evaluadores que recordaran momentos en los que se habían sentido muy queridos. Con dicha sensación, volvieron a examinar a otro grupo similar al anterior y ¡sorpresa! La evaluaciones cambiaron [aun cuando el grupo evaluado seguía teniendo las mismas características que el anterior].

El motivo es neurológico. Los recuerdos de amor activan circuitos mentales relacionados con la seguridad emocional y la cofianza en uno mismo…

Y Pilar termina con la siguiente sugerencia: Si quieres sentirte mejor, recuerda a las personas que te quieren y a las que tú quieres o instantes en los que te sentiste muy querido. Llena tu casa o despacho de recuerdos que te hagan sentir a gusto contigo mismo… Recordar momentos agradables y asumir tu libertad te da fuerzas para salir de los desiertos [que nos trae la vida].

Por Víctor Raiban y Andrés Ubierna.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline