La enfermedad del CEO [CEO Disease] es el título de un artículo escrito por John Byrn hace ya más de 15 años para Business Week con el que denominan un desorden que puede afectar a aquellos hombres y mujeres en posiciones de alto poder que confunden su posición con lo que son, y que es alimentado por un grupo de seguidores, obsecuentes y aduladores. Van algunas líneas que rescato sobre esta “enfermedad” que puede atacar no solo a algunos de los mas altos ejecutivos, sino a todos los que logran poder o fama.

La posición de CEO puede subirse fácilmente a la cabeza de quienes la ostentan -y a menudo lo hace. “Demasiadas personas tratan a los CEOs como una especie de líderes exaltados, y omnipotentes,” expresó John Sculley, ex CEO de Apple. “El verdadero peligro es que empiecen a creer que lo son.” Sculley se tomó oportunamente un año sabático como una forma de “familiarizarme de nuevo con el hecho de que soy un simple mortal.”

Muchos directores ejecutivos llegan incluso a creer que son mucho más que eso. Para algunos de los CEO’s de las compañías más grandes, las prebendas y deferencias crean un capullo de protección -o directamente, un mundo de fantasía-.”Muchos directores ejecutivos asumen un nivel de auto-importancia que va más allá de la realidad”, dice Douglas D. Danforth, ex director general de Westinghouse. Si no están atentos y tienen cuidado, pueden ser seducidos por el poder, creyendo que la empresa es propia y no la organización que conducen, y cambiar por completo sus personalidades.

Los síntomas de la enfermedad del CEO

  • El CEO parece ya no entender el negocio.
  • Toma decisiones con lentitud, y luego las cambia en forma abrupta.
  • Se considera incapaz de producir algun daño, y se niega a reconocer y asumir cualquier error.
  • Comienza a rodearse de aduladores en la alta dirección y en el board.

Entre los indicios de una posible enfermedad del CEO se encuentran:

  • El CEO deja de estar en contacto, o no está disponible, cada vez con más fruecuencia – pasa demasiado tiempo fuera del trabajo jugando el papel de estadista por el bien de su propia fama personal.
  • Compite con sus homólogos de la industria sobre cuánto dinero gana, qué tan grande es el edificio de la sede, o cuántos aviones corporativos están estacionados en la pista de aterrizaje.
  • Cuando llega el momento de dejar el puesto, se dedica con frecuencia a socavar a los posibles sucesores.

La mayoría de los CEO’s mantienen un alto nivel de liderazgo y de compromiso. Aprenden a hacer frente a las intensas presiones del trabajo y la enorme responsabilidad de dirigir empresas con miles de empleados y miles de millones en ingresos. “Hay muchos CEO’s que se arremangan la camisa y no se esconden detrás de la fachada del liderazgo corporativo”, dice el ex director general de Jewel Cos, Donald Perkins, quien cree que sólo unos pocos de sus colegas presentan los síntomas del “CEO Imperial”.

Harold S. Geneen, un autócrata que gobernó ITT con puño de hierro y un ego sobredimensionado, resumió, en sus memorias, el problema de manera sucinta: “La peor enfermedad que puede afectar a los CEO’s no es, como popularmente se supone, el alcoholismo. Es el egoísmo.” Geneen opina que “este es un problema que también se esconde en el armario, es un secreto conocido por todos, del cual pocos hablan y que la mayoría no sabe cómo manejar. Quien tiene el ego insuflado de este modo, puede caminar y hablar y sonreír como todos los demás. Sin embargo, el narcisismo le va produciendo un deterioro equivalente al que los martinis le generan al alcohólico.”

Destructores de la moral

Los daños causados por un CEO afectado por esta enfermedad, son insidiosos y atacan el corazón de la capacidad de la organización: la moral de los empleados. Una tras otra, las encuestas confirman que un profundo abismo surge entre el CEO y la fuerza de trabajo. Cuando las bases pierden la fe en la alta dirección, la moral colapsa. Los empleados no generan ideas innovadoras que son como la sangre vital de toda empresa capaz de renovarse. Prevalece una actitud de “nosotros vs. ellos”. Y esto a veces puede ser un factor que contribuye al derrumbe de la empresa, como lo fue por ejemplo para el Banco de Nueva Inglaterra y Lone Star Industries que terminaron en bancarrota.

Share

Anteayer releía El poder de la intención, de Wayne W. Dyer (también autor del famoso Tus zonas erróneas, uno de los libros más vendidos de todos los tiempos), que Pablo Staffolani me prestó hace algunos meses. Su lectura me recordó el principio de tensión creativa que se produce entre la situación actual y la visión de futuro, de la cual nos habló en su momento Peter Senge en La Quinta Disciplina.

Hay un aspecto del funcionamiento de este principio que me resulta sumamente atractivo, contraintuitivo y comprobable mediante la experiencia. Pensemos como si entre el presente y el futuro deseado existiese una banda elástica que acumula por tensión una determinada energía. Si sostenés la atención en tu visión de futuro, y ponés tu esfuerzo en ello, esta atención sostenida produce un efecto organizador sobre tu presente tironéandolo hacia el futuro que buscás alcanzar. Siguiendo el esquema de la derecha, si dejamos suelta la mano izquerda (que representa la situación actual), esta se desplazará sin efuerzo acercándose a la mano derecha (que representa la visión de futuro).

Veamos lo que nos dice Dyer en el libro citado:

Hay en el universo una fuerza inconmensurable, indescriptible, que los chamanes llaman “propósito”, y absolutamente todo lo que existe en el cosmos está ligado al propósito por un vínculo de conexión. Carlos Castaneda

Eres  un ser con una mente capaz de elegir, de tomar decisiones. Durante toda tu vida te encuentras en un estado en el que continuamente tienes que elegir. No se trata de oponer el libre albedrío al destino predeterminado, sino de observar con sumo cuidado cómo has decidido basarte en tu capacidad de disponer de ti mismo con el fin de alcanzar lo que deseas

[¿Es el ego el que guía tu vida, o es sólo un aspecto que pones al servicio de tu vida? Lo que logras ¿depende sólo de tu fuerza de voluntad y de estar dispuesto a dar todo para conseguir tus objetivos?]

Tu fuerza de voluntad [la que considero necesaria] es mucho menos eficaz que tu imaginación, que constituye el vínculo con la fuerza de la intención.

Tu imaginación crea el cuadro interior que te permite participar en el acto de la creación. Es el vínculo invisible que te conecta con la manifestación de tu destino.

Para enriquecer emocionalmente esta reflexión, nada mejor que este temón de John Lennon que sigue tocando mi corazón… Enjoy it!!!

Share

¿Cambian las personas cuando acceden a posiciones de mayor poder formal? Algunos muestran comportamientos diametralmente opuestos, en lo que a valores se refiere, a los que tenían mientras el supuesto poder no les había sido otorgado.

A partir de la lectura de un artículo de José Luis del Campo Villares (que podés leer aquí) paso a enumerar/parafrasear solo unos pocos síntomas de este fenómeno, al que me voy a llamar la seducción del poder, con la esperanza de que el lector haga su aporte engrosando la lista.

  1. Amnesia de corto plazo: No se acuerdan de lo que eran hace unos días, llegando algunos a renegar de su existencia anterior.
  2. Menosprecio por sus anteriores colegas: Convierten a los compañeros, que antes compartían su mismo nivel jerárquico, en una especie de clase inferior con la que no conviene mezclarse.
  3. Imposibilidad de autocrítica: Creen que llegaron a ese nivel porque su conocimiento es superior al de aquellos que están en niveles “inferiores” de poder. Algunos se comportan como si fueran infalibles, e invalidan a todo aquel que proponga un cambio con el propósito de mejorar.
  4. Engordamiento del ego: Identifican poder y tener, con ser. Se dicen a si mismos: “Si tengo más poder que vos, entonces soy mejor que vos”.
  5. Polarización: Suelen creer que quienes piensan distinto son enemigos, y algunos llegan incluso a asignar una intención a la diferencia de ideas: “me envidian”, “me quieren dañar”, “buscan desestabilizarme”.

Cierro con esta frase de Abraham Maslow:

En manos de un ser humano sabio y maduro, el poder es una gran bendición. Pero en manos de un inmaduro, débil o emocionalmente enfermo, el poder es un peligro tremendo. MK4S3MVH5QEU

PD: Este es el primero de una serie de posteos que estoy escribiendo con la ayuda de mi hija, Camila (17 años).

Gracias Cami, te amo.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline