Aunque intelectualmente la diferencia es clara y obvia, en los hechos confundimos nuestra experiencia de la realidad con la realidad reflejando así la creencia en nuestra capacidad de acceso a la realidad tal cual es. Aún cuando esta creencia no se condice con los procesos cognitivos y biológicos que ocurren en nosotros, esta confusión operativa afecta las interacciones humanas deteriorando el entendimiento mutuo, la capacidad de aprendizaje y la efectividad colectiva.

Les dejo este video (que es el primero de una serie que si les interesa podrán seguir viendo) donde apreciarán algunos experimentos sorprendentes sobre este tema que pueden contribuir a fortalecer nuestra humildad y que avanzan sobre la antigua frase del Talmud: “No vemos el mundo como es, sino como somos”.


Percepcion: El cerebro nos engaña de Raul Espert

Por Andrés Ubierna.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline