En lograr los objetivos buscados yace el éxito, pero este éxito está expuesto a factores fuera del control de quien lo persigue. Por lo tanto un liderazgo basado sólo en conseguir el resultado, es un liderazgo frágil. En cambio, perseguir los objetivos de resultado poniendo el foco en qué vamos a hacer para lograrlo y en cómo vamos a hacerlo, permite honrar nuestros valores esenciales y aumentar la probabilidad de lograr el éxito. Y si aún así este éxito se escapa de nuestra manos, siempre podremos aprender y mejorar, experimentando la paz que sienten aquellos que pusieron en acción lo mejor de si mismos respetándose a sí mismos. Este liderazgo basado en valores garantiza la experiencia de orgullo y paz, a la que llamamos éxito más allá del éxito.

Encontré el siguiente texto en El Tao de los Líderes de John Heider, que en algo resuena con lo que deseo comunicar en este posteo:

El líder sabio, conocedor de cómo ocurren las cosas, vive en consecuencia.

El líder corriente también aprende cómo ocurren las cosas, pero vacila, ahora actuando en consecuencia y luego olvidando.

Los peores líderes aprenden cómo ocurren las cosas y desechan los principios como una basura. Por eso su trabajo es tan inútil.

Dicen: Cualquier principio que no te aporte fama o dinero o poder, tiene que ser inútil. Dicen: Una mente silenciosa tiene que ser una mente estúpida. Dicen: El desapego no te puede hacer progresar. Dicen: La virtud es para los necios. Dicen: La bondad es debilidad. Y así siguen diciendo…

Lo cual no deja de ser un problema: porque la única felicidad del líder sabio es el “cómo” ocurren las cosas. La gente que no ve cómo ocurren las cosas piensa que la conducta del líder es irrealista. También resulta perturbador el silencio del líder y su manera de conducirse. Los motivos del líder no suelen ser evidentes, por ello es difícil de descifrar.

No se entiende fácilmente a una persona que se sostiene en cimientos invisibles.

Share

A continuación la presentación utilizada por Andrés Ubierna en el Proyecto Hacer Historia el 28 de Agosto de 2009. Acceda también a la Comunidad Hacer Historia.

[issuu layout=http%3A%2F%2Fskin.issuu.com%2Fv%2Flight%2Flayout.xml showflipbtn=true documentid=090828235433-65016bdeff9d4eeebdba0aaa1446efd0 docname=afubierna_hacer_historia_2009_d username=andresubierna loadinginfotext=Integridad%20y%20Optimismo%20Espiritual showhtmllink=true tag=valores width=570 height=201 unit=px]

Share

¿Qué es el éxito, dónde está, cómo se alcanza? La postura que cada uno decida tomar en respuesta a esta triple pregunta suele tener enormes connotaciones en la vida. ¿Es el éxito lograr lo que me propongo? ¿Qué relación hay entre el éxito y la experiencia de felicidad? ¿Qué rol juega la suerte, los afectos, el amor, la pasión, los sueños? ¿Existe la suerte, el karma, o el destino? ¿Es todo causal ó hay espacio para el azar? ¿Lo determinado o lo condicionado? ¿Qué relación encontramos entre el éxito y el honrar nuestros valores? ¿Es el éxito un destino ó una forma de recorrer el camino, o ambas cosas?

¡Pero qué preguntón que estoy hoy! ¿no?…

Aquí va un posible modelo que habilita la experiencia del éxito más allá del éxito:

Es exitoso quien persigue los objetivos que se propone lograr dando lo mejor de si mismo, poniendo en juego los recursos, capacidad creativa, ideas y habilidades a su disposición, “dejando todo en la cancha”, en coherencia con los valores con los que elije vivir, consciente de que no hay garantías de conseguir lo que quiere y aceptando esa posibilidad dentro del menú de opciones. Buscando jugar de la forma más efectiva las cartas que le tocan.

Y si no logra llegar al destino, y eso que muchos llaman fracaso, toca su puerta, permanece en paz, orgulloso de cómo recorrió el camino y por haberlo disfrutado, reconfortándose en su integridad, y beneficiándose de la sabiduría lograda con la experiencia, aprovechándo todo lo ocurrido para aprender a hacerlo mejor el día de mañana.

Quien asume este modelo, o cualquiera parecido,  no sólo aumenta la probabilidad de conseguir el éxito en los resultados de cualquier tarea, además logra siempre algo incondicional que no depende de nadie más, el éxito más allá del éxito: esa experiencia de paz, de sabiduría, de entrega y de aprendizaje.

¿Y qué dicen los que saben?

  • “No busques ser alguien de éxito sino busca ser alguien valioso: lo demás llegará naturalmente.” Albert Einstein
  • “He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito.” Michael Jordan
  • “El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.” Winston Churchill
  • “Uno de los mayores secretos del éxito en cualquier empresa consiste no en hacer uno mismo la tarea, sino en reconocer a la persona apropiada para realizarla.” Andrew Carnegie
  • “El éxito parece estar relacionado con el ser activo. Los hombres de éxito permanecen siempre en movimiento. Cometen errores, pero no se dan por vencidos.” Conrad Hilton
  • “Se alcanza el éxito convirtiendo cada paso en una meta y cada meta en un paso.”
  • “El ser exitoso se encuentra compuesto por un 99% de fracasos y equívocos.” Soichiro Honda
  • “Sinceramente y según mi experiencia de vida, el ser exitoso no se lo recomiendo a nadie. Al hombre exitoso habitualmente le sucede lo que le pasa a los alpinistas: se esfuerzan constantemente por llegar a la cima y usualmente lo logran. Pero, ¿qué suele suceder cuando llegan allí? Bajan y tratan de hacerlo discretamente poniendo en juego la mayor dignidad posible.”  Gabriel García Márquez
  • “El éxito consiste en vencer el temor al fracaso.” Charles Augustin Sainte-Beuve
  • “El éxito es fácil de obtener. Lo difícil es merecerlo.” Albert Camus
  • “Para obtener éxito en el mundo, hay que parecer loco y ser sabio.” Montesquieu
  • “Más de uno le debe el éxito a su primera esposa, y su segunda esposa a su éxito.” Jim Backus
  • “La llave del éxito es el conocimiento del valor de las cosas.” John Boyle O’Reilly
  • “Un tonto nunca se repone de un éxito.” Oscar Wilde
  • “Si nunca has tenido un gran éxito, no sabes lo que vales; el éxito es la piedra de toque del carácter.” Amado Nervo
  • “Es una cosa bastante repugnante el éxito. Su falsa semejanza con el mérito engaña a los hombres.” Victor Hugo

Y para sumar perspectivas, acá va la de Richard St’ John con el video de su charla en TED sobre sus ocho factores del éxito como rueda y no como escalera.

  1. Haz lo que hagas por amor y no por dinero.
  2. Trabaja en forma esforzada y divertida.
  3. Mantente focalizado.
  4. Esfuérzate hasta tu propio límite.
  5. Captura buenas ideas mirando el mundo que te rodea con curiosidad, y siendo creativo.
  6. Mejora practicando constantemente.
  7. Sirve a los demás, entregándoles valor.
  8. Persiste a traves del tiempo, ante la crítica, el rechazo y el fracaso.

Una última pregunta para los comentarios… ¿cuál es tu medida de éxito?

Share

No todo problema o desafío que enfrentamos en nuestro trabajo y en cualquier aspecto de la vida, tiene una solución operativa que dependa sólo de nosotros. Decía un viejo amigo de trabajo: “El éxito, my friend, depende de tres factores… my business, their business, God business”.

Encarar la vida con una cierta filosofía que nos permita perseguir el éxito incluyendo en el menú la posibilidad de no lograrlo, ya que no depende sólo de nuestros actos y competencias, nos ayuda ascender hacia la cima honrando nuestros valores en el intento, como un arnés esencial, de manera que si no logro el éxito, al menos puedo garantizar que sí voy a lograr el éxito más allá del éxito: estar en paz conmigo mismo. Esto sólo depende de mí.

Hay dolores que se pueden resolver y hay otros que no está en nuestras manos no experimentarlos.

Dolor y sufrimiento son para mí dos cosas diferentes. El sufrimiento surge de una reacción ante el dolor físico o emocional, más o menos intenso, que trae la propia experiencia vital.

El sufrimiento se resuelve en la paz que siento cuando consigo aceptar sin resignación lo que está pasando y que me duele, darle un sentido, y poner mi energía para perseguir, sin rendición y con desapego, el sueño que anhelo.

De hecho, esta postura existencial aumenta la probabilidad de éxito, ya que en lugar de poner la energía en una pelea inútil con lo inexorable, permite dedicarla en aquello sobre lo que sí es posible elegir.

Para reforzar algunas de estas ideas, preparé este video… que lo disfrutes!

La fórmula para sufrir… y para dejar de hacerlo from Andres Ubierna on Vimeo.

Solución esencial a todo problema:
PAZ = Perseguir lo que quiero sin rendirme y aceptar lo que pasa sin resginarme.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline