verbalabuseEn su libro Comunicación no violenta, Marshall Rosenberg nos presenta un método de comunicación que reemplaza las pautas de reacción verbal defensiva, de ataque o huída, ante los juicios y críticas de otras personas, para responder con respeto, franqueza, comprensión y compasión, incluso en las condiciones más extremas.

Si bien este es un tema con alcances que superan los límites de lo organzacional, está presente en las salas de reuniones y en otros ámbitos de interacción en las empresas.

El libro de MR contiene una gran cantidad de ejemplos que ilustran su método. Transcribo una de las situaciones reales allí expuestas, que nos permite vislumbrar la técnica y descubrir la efectividad de su enfoque ante lo que podría considerarse un ataque verbal.

El siguiente diálogo ocurrió durante un taller que estaba coordinando. Al cabo de media hora de haber comenzado mi presentación hice una pausa e invité a los participantes a expresar su opinión. Uno de ellos alzó la mano y declaró: “¡Usted es el disertante más arrogante que hemos escuchado!”

Cuando alguien se dirige a mí de esa manera se me presentan varias opciones. Una de ellas es tomar el comentario como una ofensa personal; sé que hago esto cuando tengo gran necesidad de humillarme, defenderme o poner excusas. Otra opción (en la que tengo mucha práctica) es atacar a la otra persona por el ataque que percibo haber recibido. En esta oportunidad opté por una tercera, centrándome en lo que podría ser la causa de ese comentario.

MR: (tratando de adivinar cuál era la observación que hacía esta persona): ¿Su reacción se debe a que me llevó 30 minutos exponer mis ideas antes de darles la oportunidad de hablar?

Phil: No, usted simplifica las cosas.

MR: (tratando de lograr mayor clarificación): ¿Su reacción se debe a que yo no haya mencionado que para algunas personas este proceso puede resultar de difícil aplicación?

Phil: No, no a algunas personas; ¡a usted!

MR: Entonces, ¿su reacción se debe a que yo no he dicho que, a veces, el proceso me resulta difícil?

Phil: Correcto.

MR: Entonces, ¿usted se siente molesto porque le habría gustado que yo diera indicios de tener problemas con el proceso?

Phil: (luego de una pausa): Correcto.

MR: (sientiéndome ahora más relajado luego de haber tomado contacto con los sentimientos y necesidades de la otra persona, dirijo mi atencion a lo que él quizás requería de mí): ¿Quiere decir que le gustaría que en este momento yo admitiera que también para mí este proceso significa un gran esfuerzo cad vez que quiero aplicarlo?

Phil: Sí.

MR: (luego de tener claridad sobre sus observaciones, necesidades, peticiónes, observo en mi interior para ver si estoy dispuesto a hacer lo que él me pide): Sí, este proceso a menudo me resulta muy difícil. A medida que avancemos con el taller, probablemente me escuchen describir diversos incidentes en donde he tenido que realizar grandes esfuerzos… o incluso he perdido contacto completamente… con este proceso, esta concientización que les estoy presentando hoy. Pero, lo que me mantiene en la lucha es la conexión estrecha que establezco con otras personas cuando logro ser fiel al proceso.

Ahora te invito a compartir tus reflexiones sobre el tema, o tus sugerencias para responder a la agresión verbal con respeto, entendimiento, empatía, sin defensividad y con efectividad.

Para quienes quieran profundizar sobre la comunicación no violenta, pueden hacerlo ingresando aquí, y si estás en Argentina, accede aquí.

Por Andrés Ubierna.

Share

invasion a poloniaEl lenguaje nos permite hacer tantas cosas… hablando creamos y podemos hacer volar nuestros sueños. Hablando los corazones llegan a vibrar con nuevas sinfonías, y los hombres conversando logran que pasen ciertas cosas, declaran la guerra y la paz, se conocen, ríen y lloran, acarician y lastiman. Nuestros horizontes crecen y cuando decimos algo dejamos ver quienes fuimos y quienes estamos siendo, y abrimos o cerramos posibilidadaes a futuro. Actualmente y en este sentido la tecnología nos trae a la mano mundos insospechados… pero hoy traigo una carta que encontré por allí y que entiendo nunca fue leída por su destinatario.

Por lo que investigué Gandhi le escribió varias cartas a Hitler una de ellas está fechada el 23 de Julio de 1939, un poco más de un mes antes de que Alemania inicie la invasión a Polonia el 1 de Septiembre de 1939. La intención evidente era buscar cambiar el rumbo que pintó la historia, aunque también cuando la leo sospecho e imagino que perseguía un objetivo incondicional y que fue alcanzado por el sólo hecho de escribirla. Esta carta en particular nunca llegó a destino ya que fue interceptada por los británicos. Aquí les dejo mi traducción (disculpen las equivocaciones), y abajo una copia del original:

Querido amigo,

Algunos amigos me han instado a escribirle en nombre de la humanidad. Pero me he resistido a su petición, dado el sentir que una carta mía sería una impertinencia. Con todo, algo me dice que no debo calcular, y que tengo que hacer mi llamamiento para lo que sea que valga la pena.

Esta muy claro que hoy es usted la única persona en el mundo capaz de impedir una guerra que puede reducir a la humanidad a un estado de barbarie. ¿Debe usted pagar ese precio por un objetivo, por más digno que pueda parecerle? ¿Querrá escuchar la súplica de una persona que ha evitado deliberadamente el método de la guerra, no sin considerable éxito? De todos modos, cuento de antemano con su perdón si he cometido un error al escribirle.

Su amigo sincero,

M.K. Gandhi”

carta de gandhi a hitlerResalto la manera en la que Gandhi se dirige a Hitler: “Querido amigo… Su amigo sincero”, y no creo que haya sido un gesto sarcástico o un tratamiento irónico ni un simple formalismo. Gandhi sabía que en 1938 Hitler había asesorado a los Británicos sugiriéndoles asesinarlo para terminar con el problema de la India. Me parece un irresistible ejemplo para invitarnos en este lunes a reflexionar sobre la forma que la que tratamos a “nuestros enemigos”.

Que tengas una gran semana,

Andrés Ubierna

Share

Las puertas del vagón se abrieron en una estación, y de repente la calma de la tarde fue quebrada en mil pedazos por un hombre que vociferaba insultos violentos e imcomprensibles. El hombre entró trastabillando en nuestro vagón. Era grandote, vestía ropas de obrero, estaba sucio y borracho. Gritando, le pegó un empujón a una mujer que sostenía un bebé en sus brazos. El golpe la hizo caer sobre las piernas de una mujer mayor. Fue un milagro que el bebé no sufriera daño.

…[El obrero] tomó uno de los pasamanos de metal en el centro del vagón y trató de arrancarlo de su montante. Vi que un corte en una de sus manos sangraba. El tren revivió con una sacudida y se puso en movimiento. Los pasajeros estaban helados de miedo. Me puse de pie.

En ese entonces, hace unos 20 años, era joven y estaba en buen estado… Me creía duro. El problema era que mis capacidades marciales aún no habían sido probadas en verdadero combate. Como estudiante de aikido, no se nos permitía pelear.

“Aikido”, decía mi maestro una y otra vez, “es el arte de la reconciliación. Quien alberga pensamientos combativos en su mente ha roto su conexión con el universo. Si tratan de dominar a la gente, ya están vencidos. Aquí estudiamos cómo resolver el conflicto, no como empezarlo.”

Me sentía a la vez rudo y santo. Sin embargo, en lo profundo de mi corazón, ansiaba una legítima oportunidad de salvar al bueno destruyendo al malo.

“¡Esta es la mía!”, me dije, poniéndome de pie. “Hay gente en peligro, y si no actúo rápido, probablemente alguno saldrá lastimado.”

Al verme de pie, el borracho me reconoció como un blanco donde enfocar su rabia. “¡Ahá!, rugió, “¡Un extranjero!…”

Me tomé del pasamanos y le lancé una mirada de disgusto y desprecio. Me relamía internamente pensando cómo iba a descuartizarlo, pero él tenía que dar el primer paso. Lo quería furioso, así que fruncí mis labios y le soplé un beso insolente.

“¡Muy bien!, bramó. “Vas a recibir una lección.” Se preparó para abalanzarse sobre mí.

Una fracción de segundo antes de que se arrojara, alguien gritó: “¡Hey!” La estridencia fue sorprendente; un sonido que partía los oídos. Todavía recuerdo su tono extrañamente alegre y melodioso; como si  hubiera estado buscando algo intensamente, y de pronto hubiera dado con ello. “¡Hey!”

Me volví hacia mi izquierda; el borracho, hacia su derecha. Los dos miramos hacia abajo y vimos un pequeño anciano japonés. Debe de haber estado bien entrado en los setenta este gentilhombre diminuto, sentado allí con su kimono inmaculado. Ni se dio por enterado de mi existencia, ya que prestaba toda su atención al trabajador, al que le dirigía una sonrisa resplandeciente, como si tuviera un secreto importantísimo y delicioso para compartir con él.

“Ven aquí”, dijo el anciano en un lenguaje vernáculo, haciénole señas al borracho para que se acercase. “Ven aquí y habla conmigo.” Movía suavemente la mano.

El hombretón seguía sus movimeintos, como atado por un hilo. … y rugió…: “¿Por qué demonios debería hablar contigo?”.

El anciano continuó sonriendo luminosamente. “¿Qué has estado bebieno”, preguntó, sus ojos chispeando de interés. “Estuve bebiendo sake”, vociferó el obrero.”¡¿Y eso qué te importa?!” Gotitas de escupitajo salpicaron al viejo.

“Ah, eso es maravilloso, ¡absolutamente maravilloso! Ya ves, a mi también me encanta el sake. Cada noche, mi esposa y yo (ella tiene 76 años, ¿sabes?), calentamos una botellita de sake, nos la llevamos al jardín y nos sentamos en un viejo banco de madera. Disfrutamos del ocaso, y miramos cómo sigue nuestro árbol de caqui. Mi bisabuelo lo plantó… Nuestro árbol ha evolucionado mejor de lo esperado, especialmente al considerar la pobre calidad del suelo. Es gratificante mirarlo cuando tomamos nuestro sake y salimos a disfrutar del anochecer; ¡aun cuando llueve!” El anciano contempló al obrero con mirada luminosa.

Mientras se esforzaba por seguir la conversación, la cara del borracho se fue suavizando. Sus puños lentamente se aflojaron. “Sí”, dijo, “a mí también me gustan los árboles de caqui…” Su voz se desvaneció en un susurro.

“Sí”, dijo el anciano, sonriendo, “y estoy seguro de que tienes una maravillosa mujer.”

“No”, respondió el obrero. “Mi esposa ha muerto.” Suavemente, meciéndose con el bamboleo del tren, el hombretón comenzó a sollozar. “No tengo esposa, no tengo casa, no tengo trabajo. Estoy muy avergonzado de mí mismo.” La lágrimas rodaban por sus mejillas; un espasmo de desesperación estremeció su pecho.

Ahora era mi turno. De pie allí…, con mi actitud moralista de hacer-este-mundo-seguro-para-los-buenos, me sentí más sucio que él.

El tren arribó a mi estación. Mientras la puertas se abrían, oí al anciano chasquear su lengua compasivamente. “Ay Dios”, dijo, “ese es ciertamente un predicamento sumamente difícil. Siéntate conmigo y cuéntame tu historia.”

Me volví para dar una última mirada. El obrero estaba tumbado en el asiento, su cabeza en el regazo del anciano. Este le acariciaba gentilmente el pelo sucio y pringoso.

Mientras el tren se alejaba de la estación, me senté en un banco. Lo que había querido hacer con músculo había sido conseguido con amor.

Por Andrés Ubierna | Fuente: It’s a Lot Like Dancing, de Terry Dobson, vía Metamanagement.

Share

La forma en la que hablamos refleja nuestros patrones de pensamiento o modelos mentales y culturales, y valores en uso. Por eso, si nos entrenamos en observar la manera en la que usamos el lenguaje hablado, podremos sacar algunas conclusiones valiosas. Veamos qué nos dice Marshall Rosenberg sobre la responsabilidad en su libro Comunicación No Violenta, Un lenguaje de Vida:

Otra forma de comunicación que aliena de la vida es la negación de la responsabilidad. La comunicación que nos separa de la vida nos nubla de la conciencia de nuestra responsabilidad sobre lo que pensamos, sentimos, y hacemos.

El uso de la expresión habitual: “Tener que”, como el caso de afirmación, “te guste o no, tienes que hacerlo”, ilustra hasta que punto nuestra responsabilidad personal por nuestras acciones se ve oscurecida por esta manera de hablar.

En cuanto a la expresión: “hacer sentir”, como “me haces sentir culpable”, constituye otro ejemplo más de cómo el lenguaje nos allana el camino para que podamos negar nuestra responsabilidad personal con respecto a lo que sentimos y a lo que pensamos.

En su libro Eichmann in Jersusalem, que documenta el juicio por los crímenes contra la humanidad cometidos por el oficial nazi Adolph Eichmann, Hannah Arendt, dice que durante su declaración Eichmann afirmó que tanto él como sus compañeros utilizaban una palabra especial para referirse al lenguaje con el que eludían y negaban su responsabilidad. El nombre que daban a esa actitud era Amtssprache, que podía traducirse literalmente como el “lenguaje oficial” o “jerga burocrática”. Si se les preguntaba, por ejemplo, por que habían cometido determinados actos, la respuesta podía ser: “Tenía que hacerlo: “Eran órdenes superiores”, “Era la política del momento”, “La ley me obligaba”.

Y ahora, introducido el tema, me gustaría que me cuentes las formas habladas preferidas con las que podemos eludir la responsabilidad.

Por Víctor Raiban.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline