A las 7AM sonaron los despertadores y cada uno de los integrantes del equipo abrieron sus ojos percatándose de que estaban en sus casas.

Un nuevo día de trabajo comenzaba, con la misma rutina y el mismo camino hacia la oficina… pero ellos ya no eran los mismos. Si bien habían transcurrido sólo unos pocos días desde su partida hacia Florianópolis, la experiencia era equivalente a unos cuantos años de convivencia en el trabajo.

Por sus mentes pasaron las imágenes de la noche anterior, cada uno cenando con sus seres queridos, compartiendo fotos y narrando historias de las aventuras vividas… y estos recuerdos produjeron una resonancia particular en sus corazones.

Las palabras “somos un equipo” cobraron un sentido nunca antes comprendido. Ser un equipo ya no era simplemente una frase ajena leída en libros y escuchada en cursos de capacitación. Ser un equipo tenía ahora un significado vivencial.

Al llegar a la oficina revisaron agendas y mails. Tenían una semana para preparar una lista de los aprendizajes y logros obtenidos con la experiencia, y realizar sugerencias de pasos a seguir.

Al enfrentarse a esta tarea, todos comprendieron que sólo habían logrado hacer germinar al equipo, y que su crecimiento y fortalecimiento requeriría un trabajo constante.

La travesía en el “Por Fin” era solo el comienzo de un viaje que se desarrollaría día a día, en las salas de reuniones, resolviendo problemas, gestionando mejoras, enfrentando conflictos, en el contacto con la gente, logrando resultados… ser un equipo era una tarea continua que requeriría contribuciones de todos en cada momento, ser un equipo es de ahora en más parte del trabajo que cada uno se responsabilizaba a realizar.

Y conscientes de que el desafío recién empezaba, también percibieron que nunca estuvieron mejor preparados, con tanta confianza mutua ni tanta potencia colectiva, que ahora, para trabajar juntos en pos de un futuro mejor para la empresa que dirigían.

_____________________________

1) ¿Cuáles serían desde tu perspectiva y experiencia, las posibles estrategias de sostenimiento y fortalecimiento que le sugerirías a este equipo?

2) ¿Cuáles son las principales debilidades y fortalezas de los programas de teambuilding que conocés?

____________________________________

Share

Lugar: Marina de Iate Club Florianópolis
Participantes: Todo el equipo

Luego de amarrar en el puerto de Florianópolis una mezcla de sensaciones vibraba en el ambiente del equipo. El cansancio físico y emocional  llamaba a cada uno al descanso y a la vuelta a casa, y también el festejo por el logro que habían alcanzado juntos se asomaba desde las miradas que se cruzaban mientras en silencio acondicionaban el Por Fin para que quede bien amarrado antes de dejarlo.

El sonido del agua golpeando serenamente el casco, el graznido de las gaviotas, el sol, los colores y los olores del puerto, tenían ahora una intesidad mayor.

Ninguno dudaba que la experiencia vivida había producido un efecto transformador. No volverían a Buenos Aires siendo los mismos. La aventura catalizó un proceso en el cuál los vínculos maduraron. Ya no imperaba el interés por cuidar la imagen, las agendas políticas se habían diluído entre las olas y el viento, cada cual se había mostrado tal cual es y había sido aceptado por el otro con sus fortalezas y debilidades. La consciencia individual se había integrando en la consciencia colectiva. El todo era ahora más que la suma de las partes.

El equipo había no sólo llegado al puerto de destino, sino que había alcanzado un nivel superior de madurez. Los unían los valores puestos en acción para lograr su cometido, un grado de confianza que serenaba sus almas y un sentido de orgullo que latía en sus corazones por la historia que juntos habían construido.

Así, en silencio dejaron el Por Fin y se dirigieron hacia la posada donde los esperaba un baño reparador, un almuerzo exquisito y un festejo colmado de anécdotas y alegría, para luego descansar hasta tomar el vuelo por la tarde que los llevaría de nuevo a Buenos Aires para incorporarse a sus tareas habituales.

_____________________

1) Cuáles son los cinco aprendizajes más significativos que crees que logró el equipo en esta travesía?

2) Qué importancia le asignás al festejo de logros, y en qué medida la acción de festejar está presente en tu ámbito laboral?

___________________________

Share

Por Horacio Mazzini para Puerto Managers.

Continuando con la nota del lunes, la náutica nos puede enseñar aún más cosas, ya que por más que tengamos clara la meta y nos hayamos preparado adecuadamente para viajar hacia ella, hay que chequear permanentemente el rumbo, porque el viento y la corriente pueden generar fenómenos de abatimiento y deriva que nos alejen del rumbo.

Y este cuidado también es vital en los procesos humanos, porque hay un sinnúmero de factores que pueden desviarnos del camino, vrg. obstáculos, dificultades, replanteos, que hacen necesario chequear periódicamente si estamos yendo hacia donde queremos o no, y en su caso hacer las correcciones necesarias.

No obstante, es habitual observar  como tales circunstancias suelen conformar una marea de excusas que nos hacen perder impulso para no recuperarlo jamás; o en las antípodas del ejemplo, cuantas personas siguen a rajatabla empecinados con algo sin darse cuenta que las circunstancias del entorno cambiaron !!!

Finalmente, el buen marino, conserva la buena costumbre de festejar cuando llega a buen puerto, disfrutando del éxito alcanzado, antes de lanzarse nuevamente al mar.

Del mismo modo, festejar los logros es lo que realmente corona la importancia de lo que hacemos, y sin embargo la vida sobre todo laboral nos impone metas y más metas, objetivos, presupuestos, y no nos darnos cuenta que todas esas cosas sólo tienen sentido en la medida que nos hagan más felices, y más humanos.

En síntesis, la náutica puede enseñarnos muchas cosas valiosas para nosotros si tenemos el cuidado de dirigir nuestra vida con la misma pasión con que un marino dirige su barco al puerto que desea alcanzar.

Que tengas buenos vientos  en tu vida personal y profesional.

Share

Por Horacio Mazzini para Puerto Managers.

La vez pasada pensaba qué buena la idea de sentar un paralelo entre una empresa y un barco, pero me parece que el paralelo da para todavía más, porque la náutica tiene un montón de enseñanzas aprovechables tanto para las personas individualmente, como para los grupos humanos, laborales o no.

Para empezar, antes de zarpar, lo primero es saber dónde quiero ir, lo cual no es poca cosa, ya que por raro que parezca muchas veces no tenemos claro qué cosas queremos alcanzar en la vida, y esa falta de claridad luego se traduce en dificultades de todo tipo, frustraciones, espejismos, etc.

Y en las organizaciones no siempre la cosa va mejor, ya que a pesar de que se supone que todos saben para qué son los esfuerzos, muchas veces se hacen las cosas porque siempre se hicieron de esa manera, o porque le gustan así a mi jefe, o bien – y sobre todo en los niveles más operativos -, no se tiene ni idea del porqué o el para qué de la tarea.

Saber qué quiero de mi vida, es entonces como la piedra fundamental para construir un camino con efectividad, y eso lo tienen muy claro los navegantes.

Cumplido lo anterior, el segundo paso es prepararnos para la travesía, es decir reunir los medios, los recursos, los elementos, los pertrechos, víveres, etc. que vamos a necesitar para realizar el viaje, y que dependerán precisamente de dónde queremos llegar (porque no es lo mismo salir a dar una vuelta por el río que querer llegar a Brasil).

Y este paso también es vital tanto para las personas como para las organizaciones. Sin embargo, cuántas veces vemos enormes distancias entre las metas que proclamamos y los medios que ponemos en juego para alcanzarlas !!!

El nivel de consecuencia o coherencia que pongamos entre nuestras metas y los esfuerzos  para lograrlas pondrá en evidencia el grado de seriedad de nuestro compromiso, y si bien las consecuencias de la falta de coherencia pueden ser bien distintas en la náutica o en la vida diaria, no es menos grave vivir en permanente dualidad entre lo que pensamos y decimos, y lo que hacemos.

Continuará…

Share

Lugar: “Por Fin”
Latitud: 34°35’44.68″S
Longitud:58°21’44.69″O
Velocidad: 5 nudos (12 km/h)
Viento: NNO 15 nudos
Oleaje: 1.4 m

Luego de 5 dias de navegación, la vida a bordo se tornó rutinaria. El ejercicio de reflexión favoreció a mejorar la predisposición del equipo para afrontar las tareas.

Durante la noche del 5to día el barco navegaba a 40 millas de la costa. A las 4:00 de la mañana, durante la guardia de Hector y Jose, las nubes y la luna no se hicieron presentes. Como de costumbre, el rumbo que seguían era el resultado de una minuciosa planificación previa.

Navegando a 5 nudos de velocidad y con viento a favor, el “Por Fin” avanzaba cómodamente con el Spinnaker y la mayor entera.

A las 4:09 abruptamente suena la alarma de la ecosonda.

Hector: José ¿Cuanto marca la ecosonda?!

José: 3 metros y bajando!!

De repente se escuchó un fuerte estruendo. Todo el barco tembló bruscamente. La velocidad cambió de 5 a 0 nudos de en un instante.

Hector y José se cayeron al piso y el resto del equipo se despertó rápidamente.

Juan: Hector ¿Que pasó?! con qué nos chocamos!!

Hector: No lo sé, apareció de repente!!

Juan: Hector, fijate si el quillote está bien y si tenemos alguna filtración de agua. José, Luis, Pedro encarguensé de bajar las velas rápidamente!! que no sigan portando viento!! Ana, llamá a la prefectura para avisar el incidente.

Hector: Juan!!!!… tenemos una filtración de agua!!!… tenemos que pararla ya… necesito ayuda!! traeme una llave francesa URGENTE!!

El agua no para de entrar. La unión entre el quillote sufrió una rotura estructural y necesitaban solucionarlo rápidamente o correrían serio peligro de naufragio.

Juan: Luis, José, Pedro dejen de hacer lo que estan haciendo y vengan a sacar el agua.. YA!!. Ana pasanos los baldes y la bomba de achique.

Ana: Dame un segundo, estoy pasando nuestra posición por radio!!

El agua aumentaba de nivel lentamente y ya les llegaba a las rodillas. Hector ajustaba la unión del quillote y colocaba trapos para evitar que entre más agua. Juan, Hector, Luis, Pedro y Ana armaron una fila para pasarse los baldes y desagotar el agua del interior. Las bombas eléctricas funcionaban a su maxima capacidad.

Luego de 20 minutos de intensa lucha para evitar el naufragio, el agua empieza bajar de nivel lentamente. Al termino de una hora, el nivel del agua habia descendido a los tobillos y la situación ya estaba controlada. El trabajo habia dado sus frutos y decidieron avisar la situación a la prefectura informando que seguirían rumbo a su puerto de destino tal como estaba definido.

_____________________________

1) ¿Cual es tu opinión respecto al rol de Juan en esta situación? ¿Creés que hizo lo correcto?

2) Si fueras Juan, ¿harías algún cambio en la organización de las guardias para las próximas millas hasta llegar a destino?

__________________________________

Share

Habiendo pasado el Pampero, y recibido el parte por radio de los estragos que hizo en Punta del Este, el equipo llegó a la conclusión de que la decisión tomada, de enfrentarlo aguas adentro, fue buena. El “Por Fin” mostraba las señales de lo que había ocurrido. Pero otra tormenta comenzaba a vislumbrarse, esta vez en el horizonte emocional del equipo. El rol de la limpieza le tocaba a Ana…

Ana: Si piensan que por ser mujer me corresponde limpiar el desorden y la suciedad que ustedes dejan, les aviso que están completamente equivocados. Ahora me toca hacerlo aquí en el barco, pero me siento como todos los días en el trabajo, resolviendo los desastres humanos que ustedes producen, recogiendo los platos rotos que esparcen por la empresa…

El resto del equipo mira a Ana con asombro… y guarda silencio.

Ana: Qué… no van a decirme nada… acaso no se dan cuenta de que me paso el día arreglando lo que ustedes desarreglan…

Luis: Ana, veo que tenés unos cuantos pedidos que hacerle al equipo… y me parece…

Ana: Mirá Luis, no vengas a querer calmar las cosas… ni me hagas ese trabajito psicológico…

Luis: Comprendo que pienses que te estoy haciendo un trabajito psicológico, pero mi intención es darle espacio a tu inquietud ya que me parece super válido que todos se den un tiempo para que cada uno exprese las necesidades que tiene de los demás y se hagan los pedidos que correspondan. Lo que creo es que este no es el mejor momento ni la mejor emocionalidad para que resulte contructivo y se generen compromisos para un funcionamiento más colaborativo del equipo. Vos qué pensás?

Ana: [Ya más calmada] Estoy de acuerdo… ¿qué proponés?

Luis: Propongo que hoy, cada uno le dedique 1 hora a solas para anotar sus necesidades de respaldo de cada uno de los demás integrantes del team, y los pedidos que le haría. Y mañana a la mañana me entreguen sus notas. Para que cuando estemos nuevamente en Bs. As., revisen cada uno de los pedidos y definan qué compromisos se asumirán.

El equipo estuvo de acuerdo…

____________________________

¿De qué forma hubieses respondido a la explosión emocional de Ana?

En tu lugar de trabajo, ¿existe una responsabilidad compartida respecto al cuidado de la gente?

_________________________________

Share

Lugar: “Por Fin”
Latitud: 34°35’44.68″S
Longitud: 58°21’44.69″O
Velocidad: 6.5 nudos (12 km/h)
Viento: NNO 15 nudos
Oleaje: 1.4 m

_______________

Luego de superar la península de Punta del Este y poner rumbo hacia el norte, el Capitán del “Por Fin” debe tomar una decisión crucial.
El parte meteorólogico actualizado anuncia un frente rápido (generalmente denominado “Pampero”) que llegará a la zona a las 22 hs. El barco se encuentra en un punto intermedio, teniendo dos alternativas. La primera, cambiar el rumbo hacia el puerto de Punta del Este en busca de resguardo y la segunda alejarse más aún de la costa.
Juan propone una reunión del equipo durante el almuerzo para tomar una decisión en conjunto.

Juan: La situación planteada es la que les comenté. Tenemos esas 2 opciones. Yo prefiero ir por la mas seguro y volver a Punta. ¿como lo ven?

Ana: La verdad que temo enfrentar la tormenta. Siento que no estoy preparada. Creo que sería conveniente ir al puerto seguro de Punta del Este.

Juan: Luis, ¿como lo ves?

Luis: Estoy de acuerdo con Ana. Creo que no estamos preparados para afrontar la tormenta.

Jose: Coincido con vos y Ana. Tenemos que pensar tambien en lo que vamos a hacer despues de que pase la tormenta, no?. Porque si volvemos a Punta del Este retrasaría la travesía como mínimo un día, entre el viaje a Punta, esperar que pase la tormenta y volver a este punto. ¿Como lo ves Pedro?

Pedro: Estoy de acuerdo. No estamos en condiciones.

Hector: La verdad que no coincido con uds por lo siguiente. Suponiendo que naveguemos a 6 o 7 nudos, estaremos llegando a punta del este en 11 horas quizá un poco mas. Si el pampero llega a esta zona en 10 hs, la verdad que prefiero estar en el medio del mar lo mas alejado posible de la costa, porque si nos agarra el “Pampero” cerca de la costa hay muchas chances de que nos arrastre contra las zonas de baja profundidad. Ahí si que los quiero ver!!… con el barco encallado y golpeando las piedras. No sé, Juan, es mi opinión y creo que la decisión la tenes que tomar vos.

Juan: mmm… me parece razonable tu planteo. Así que apoyo la propuesta de Héctor.

En ese momento, Ana, Luis, Pedro y Jose se quedaron sin palabras y lo miraron desafiantemente a Hector.

Luis: A ver, le pido permiso para intervenir como facilitador, sin desafiar la autoridad que tiene Juan para tomar la decisión final.

Todos responden al unísono: De acuerdo!

Luis: Bien. Creo que todos estamos de acuerdo en alejarnos del peligro. En lo que no estamos de acuerdo es en elegir el camino para minimizar el riesgo.

Todos responden al unísono: Así es.

Luis: En este caso, lo que les propongo es validar la propuesta del que más experiencia tiene, que es Héctor.

Héctor: Sé que no la vamos a pasar bien. Que tenemos miedo, que podemos marearnos. Pero estoy convencido de que es la salida menos riesgosa.

Juan: Ok. Estamos todos juntos?

Ana: Sigo sin estar del todo de acuerdo. No entiendo nada sobre navegación, pero me siento más segura si vamos hacia un puerto. De todas maneras, si la alternativa del equipo es la de alejarnos de la costa, porque así creen que estaremos más seguros, entonces cuenten conmigo.

Juan: Entonces, si nadie se opone, a pesar de las dudas que manifestó Ana, sigamos rumbo al NE alejándonos de la costa. Gracias por la confianza.

Cerca de las 20 hs el viento se calma. Desde el horizonte se escucha un pequeño ruido similar a un zumbido, que se acerca rápidamente. Se escucha cada vez mas cerca hasta que de repente el frente de aire frío invadió el espacio donde estaba el Por Fin con una velocidad cercana a las 20 nudos (36 km/h).

Tal como estaba señalado por el servicio meteorológico a las 20 hs el “Pampero” alcanzó al Por Fin.

______________________

1) ¿Que opinás sobre la manera en que el equipo manejó el conflicto?

2) ¿Cómo resuelven los conflictos en tu ámbito de trabajo?

______________________________

Share

Lugar: “Por Fin”
Latitud: 34°35’44.68″S
Longitud: 58°21’44.69″O
Velocidad: 5.6 nudos (10 km/h)
Viento: SSO 12 nudos
Oleaje: 0.9 m

Para esta travesía se programaron guardias de cuatro horas con la siguiente configuración: dos personas activas, dos en alerta (pueden descansar pero deben estar disponibles ante cualquier necesidad) y dos tripulantes en descanso.

Los equipos de guardia son: Juan/Ana, Hector/Jose, Luis/Pedro.

Luego de navegar las primeras 20 millas (37 km), cae la noche cerca de las 20 hs, momento en el cual comienza el turno de Luis/Pedro en reemplazo de Hector/Jose.

Hector: Chicos, tengan especial atención porque esta zona se caracteriza por haber gran densidad de barcos hundidos. Mantengan el rumbo en 110° hacia el waypoint del pilote NORDEN como indica el GPS.

Luis: Ok. Seguimos en ese rumbo. Vayan tranquilos a descansar.

Luego de navegar por media hora en rumbo directo, aparecen los problemas.

Luis: ¿Viste la luz blanca en proa? Aparentemente está fija. No es intermitente. Fijate si el radar muestra un barco.

Pedro: No. No hay nada en la proa.

Luis: ¿La carta muestra algún obstaculo?

Pedro: Si. Un barco undido en proa a una milla. Deberían ser boyas blancas con dos destellos cada 15 seg. ¿Ves las boyas?

Luis: No… Mantengamos el rumbo y esperemos a estar mas cerca. Quizá tengamos una mejor visión.

Luego de navegar 10 minutos, la ecosonda (marcador de profundidad) empieza a bajar de 4 metros a 3,5 y luego a 3 metros. De repente, suena la alarma de profundidad. El barco tiene un calado (profundidad mínima para navegar) de 1,86 metros y la alarma comienza a sonar cuando la profundidad llega a los 2,2 metros.

Pedro: Cuidado!!… El Barco hundido!!!… vamos a chocar!!!

Luis no reaccionó y se aferró fuertemente al timón sin emitir palabra alguna. En ese momento, Juan saltó de la cama y salió rápidamente afuera del barco para ver la situación.

Juan: ¿Que paso?!! Donde estamos!!!

En ese momento, la alarma dejó de sonar y la profundidad en la zona comenzó a aumentar . Sin lugar a duda habían pasado peligrosamente por arriba del barco hundido.

_______________________

1) ¿De que forma creés que se hubiese evitado este incidente? ¿Cuál es la responsabilidad de cada uno de los tripulantes frente a estas circunstancias? ¿Creés que se rompió alguna de las reglas?

2) Si estuvieses en este equipo, ¿que harías para sentir mas seguridad a bordo de ahora en más?

__________________________

Share

La preparación del barco para la travesía comienza una semana antes del dia de la partida.
Hector es el mas experimentado en estos temas y fué asignado por Juan para coordinar estas actividades.
Los requerimientos y los responsables son [responsable/
colaborador]:

– Elementos de navegación y seguridad a bordo => Hector / José (Miércoles)

- Alimentos y Bebidas => Pedro / Hector (Viernes)

- Correcto funcionamiento de las instalaciones a bordo => Hector / Luis (Jueves)

- Velas en buen estado => Ana / Hector (Viernes)

- Jarcia (mástil, obenques, etc) en buen estado => Hector / Juan (Jueves)

Estas tareas se asignaron el viernes por la tarde con un email enviado por Hector y alineado con las reglas enviadas por Ana previamente.

Faltando dos dias para la partida, Hector llama a Luis que estaba en el barco reparando la instalación electrica con el electricista.

Hector: ¿Como va todo por ahi?

Luis: La verdad que estamos complicados. Tuvimos que cambiar la instalación eléctrica porque habia varias conecciones oxidadas y mal conectadas. La verdad que a Juan le vendieron el barco por la mitad.

Hector: ¿Tenés novedades de José? Me dijo que hoy llevaba los salvavidas, bengalas y el botiquin.

Luis: No. Estuve toda la tarde en el barco y no pasó.

Hector: Ok. Lo voy a llamar.

Luis: Igual eso no es lo que mas me preocupa. Juan estuvo por acá con los fabricantes del mastil y le dijo que necesitaba urgente un cambio de las crucetas. No van a aguantar una travesía de la que estamos planeando.

Hector: ¿Como que no? Juan no me dijo nada!!

Luis: Recién se fueron de la amarra, seguramente te va a llamar en un rato.

Hector: Maldición!!… estamos realmente complicados!!

Luego de cortar con Luis, Hector llamó a Ana, Hector y a Juan. En ese momento no se pudo comunicar con ninguno de ellos por distintas razones. A última hora de ese dia, habló con todo el equipo y organizó una reunión urgente de seguimiento para el otro dia a primera hora.

Afortunadamente, y gracias a la buena predisposición de los proveedores, para las últimas horas del viernes se cambiaron las crucetas del barco, la instalación electrica quedó aprobada y las velas reparadas. Solo faltaba llevar los alimentos y bebidas.

____________________________

1) En el lugar de Hector, ¿que hubieses hecho para evitar los inconvenientes de último momento? ¿Como mejorarias la coordinación del equipo?

2) ¿Estaban bien planteadas las prioridades? ¿Vos como lo plantearias?

___________________________

Share

Hace unos pocos meses conocí a Joaquín Moreno, un apasionado navegante y emprendedor, además de ingeniero del ITBA y ejecutivo, fundador y director de la comunidad Naútica 2.0 YachtingHoy . Iniciamos un diálogo con el objetivo de buscar paralelismos y metáforas entre el mundo del management y el de la náutica.

De estas conversaciones surgió la idea de armar un caso de ficción novelado de teambuilding, al que llamamos El Barco del CEO y cuyo primer capítulo publicaremos el 28 de Agosto.

Esto es un experimento colaborativo de aprendizaje, metodológicamente es una blognovela o caso2.0, y no sabemos cómo va a resultar. Lo que sí sabemos es que la riqueza que esta metodología innovadora de aprendizaje pueda producir, estará en relación directa a los aportes de todos ustedes. Los esperamos!

  • Web: http://www.elbarcodelceo.com
  • Twitter: @elbarcodelceo
  • Mail: elbarcodelceo@gmail.com
Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline