El liderazgo eficaz no es menos noble o vil que el uso creativo y saludable que se haga del propio yo, y esto se manifiesta en cierta madurez o sabiduría emocional que se refleja en la manera en la cuál los líderes eficaces se relacionan con otras personas. Esto afirman Bennis y Nanus.

Te invito entonces a explorar esta idea viendo el video y dejar luego tus comentarios.

Por Andrés Ubierna

Share

Un gran liderazgo requiere la integración, en la esfera de compromiso e intereses del líder, de la mayor cantidad de gente o seres posible, sin excluirse el propio lider, por el contrario incluyéndose a sí mismo. Es que amamos al prójimo como nos amamos a nosotros mismos. Los que nos hacemos a nosotros se lo hacemos a su vez a los otros, y lo que le hacemos a los otros nos lo hacemos a nosotros mismos. Si no nos respetamos, no podemos ofrecer respeto. Si no respetamos a nuestros colaboradores, no nos estaremos respetando a nosotros mismos.

Afirman Bennis y Nanus: Cuanto más alta es la jerarquía, más interpersonal y humano es el gerenciamiento. Los ejecutivos de máximo nivel pasan aproximadamente el 90% de su tiempo con otros y dedican una gran cantidad de esfuerzo a resolver los problemas de la gente. Nuestro estudio de los líderes eficaces sugiere con fuerza que un factor clave es la gestión del yo.

La gestión del yo es decisiva. Sin ella los líderes pueden ser más perjudiciales que beneficiosos… el liderazgo eficaz no es menos noble o vil que el uso creativo (y saludable) que se haga del propio yo.

Este despliegue creativo del yo hace del liderazgo una cuestión profundamente personal. A esto lo llamamos, más por comodidad que por precisión, consideración positiva del sí mismo. Hemos aprendido el significado de esta frase a partir de las respuestas a una pregunta estandarizada: “¿Cuáles son sus principales virtudes y defectos?”

Si bien los líderes excelentes enfatizan sus virtudes y minimizan sus defectos, no hay en ellos ninguna señal de “carácter narcisista”, ni de autoadoración ni de engreimiento, [sino de humildad].

Todos conocen su valor. Confían en sí mismo sin dejar que su yo o imagen se interpongan en su camino. Las palabras de uno de ellos fueron:

Todo consiste en respetarse a sí mismo. Sin eso, no somos nada más que esclavos sin voluntad, a merced de cualquiera, sobre todo de los que tememos… La frase más grandiosa de Groucho Mars lo dice todo acerca de quienes no se respetan a sí mismos: “No me afiliaría a un club que me tenga a mí como socio”.

Reconocer las virtudes y compensar los defectos constituyen el primer paso en el logro de una consideración positiva de sí mismo.

Share

En su libro Leaders: Strategies for Taking Charge, Bennis y Nanus afirman que para que en una organización se produzca confianza, tiene que existir predictibilidad. O sea: sus integrantes tienen que tener la capacidad para predecir el comportamiento de los demás integrantes y especialmente de sus líderes. En los tipos de situaciones que estos investigadores analizadon vieron que la confianza entre los líderes y sus seguidores era imposible si no se cumplían al menos dos condiciones:

  • La visión del líder ha de ser clara, atractiva y alcanzable. Tendemos a confiar en líderes que crean estas visiones, pues la visi´n representa el contexto para creencias compartidas en una finalidad organizacional común.
  • Las posiciones del líder deben ser claras. Tendemos a confiar en los líderes cuando sabemos dónde están situados en relación con la organicación y cómo posicionan la organización en relación con el medio.

La visión y la posición mantienen entre sí la misma relación que el pensamiento y la acción, o la idea y su realización. La visión es también el principal catalizador de la gestión de la atención. El posicionamiento es el aspecto más complejo y menos comprendido de la gestión de la confianza.

Al menos esto es lo que afirman Bennis y Nanus, así que validando esta opinión voy a escribir sobre este tema en futuros posteos…

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline