Los modos en los que se aprende fueron cambiando en forma notable durante las últimas dos décadas aprovechando el avance innovador de las tecnologías. Según la investigación encarada por Cathy Davidson y David Goldberg, y publicada en su reciente paper The Future of Learning por MIT Press, las instituciones de aprendizaje han cambiado a una velocidad mucho menor.

Los autores proponen 10 princpios con los cuales articular el pensamiento de las futuras organizaciones de aprendizaje.

  1. Auto aprendizaje
  2. Estructuras horizontales
  3. De la autoridad presunta a la credibilidad colectiva
  4. Una pedagogía descentralizada
  5. Aprendizaje en red
  6. Educación  a código abierto
  7. Aprendizaje como conectividad e interactividad
  8. Aprendizaje durante toda la vida
  9. Instituciones educativa como movilizadoras del redes
  10. Escalabilidad y simulación flexible

Para quienes les ocupe el tema de los sistemas de aprendizaje, arriba dejé el enlace a este artículo por si desean leerlo completito… bien interesante.

Cambiando abruptamente el eje da la conversación,  te propongo ahora que compartas cuáles son las estrategias, actitudes, valores y prácticas que facilitan tu aprendizaje dentro del trabajo y en la vida en general.

Acá van algunos de los factores que suelen ayudar:

  • Basar la autoestima en la habilidad de aprender, y no en lograr siempre los resultados que queremos, ya que esto último no depende sólo de nosotros.
  • Dedicar tiempo a reflexionar sobre qué cosas podemos mejorar y cómo hacerlo.
  • Evaluar los resultados que conseguimos, inluyendo la calidad de las interacciones que mantenemos y el nivel de bienestar que experimentamos.
  • No defendernos y buscar entender a quienes nos muestran formas distintas a la propia para hacer las cosas mejor.
  • Dialogar sobre los errores con foco en mejorar a futuro, en vez de focalizarnos en el pasado.
  • Asumir responsabilidad incondicional frente cualquier circunstancia, y especialmente ante el error, y meternos con nosotros mismos, sin buscar culpables allí afuera.
  • Reconocer con humildad los límites de las formas propias de ver las cosas.
  • Tener clara una meta superadora, mantenerla presente y comprometerse en su consecución.
  • Pedir ayuda, y aceptar ayuda
  • Chequear si nuestras maneras actuales de pensar y observar lo que sucede, están contribuyendo a las dificultades que tenemos para mejorar.
  • Crear una red o grupo confiable de respaldo y aprendizaje, y reunirse con frecuencia.
  • Prestar atención a la emocionalidad, detectar sobrecargas emocionales y percatarse de cualquier distorsión cognitiva.
  • Vivir con intensidad e impecabilidad, esforzándose por mantener la coherencia entre el comportamiento y los valores.
  • No desperdiciar energía peleándose con lo que pasa cuando lo que pasa no coincide con lo que queremos que pase, y perseguir lo que queremos sin resignarse ni rendirse.
Share

En su libro Myself and Other More Important Matters, Charles Handy recurre a los filósofos griegos para compartir su definición de felicidad: “Para Aristoteles eudaimonia era de lo que se trataba la buena vida. La compleja palabra griega suele ser traducida como felicidad, pero para Aristoteles significa algo mas. La felicidad para Aristoteles no es un estado sino una actividad. No es tirarse en la playa con una copa de vino y un libro, ni tener sexo voluptuoso con la persona de tus sueños. Eudaimonia se traduce mejor como “germinar”, o dar lo mejor de ti en lo que tu eres mejor.”

Graduado de la Universidad de Oxford y del MIT Sloan School of Management, Charles Handy (1932) fue uno de los fundadores de la London Business School.
Especialista en comportamiento organizacional, es el pensador de management más reconocido de Europa. Según Handy, el verdadero patrimonio de las empresas no es su estructura tecnológica sino el talento de su gente puesto en acción.

En La Organización del Futuro, escrito junto a Peter Druker, Handy afirma: “Las compañías que sobreviven más tiempo son las que brindan al mundo no sólo crecimiento y dinero sino su excelencia, su respeto por los otros o su capacidad de hacer feliz a la gente. Algunos llaman “alma” a estas cosas”.

En una escala de 1 a 10, ¿cuán feliz sos haciendo lo que hacés?, ¿en qué medida estás poniendo en tu trabajo todo tu talento? ¿qué más necesitás para llegar a 10? ¿de quién depende satisfacer esta necesidad?

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline