Por Horacio Mazzini para Puerto Managers.

Continuando con la nota del lunes, la náutica nos puede enseñar aún más cosas, ya que por más que tengamos clara la meta y nos hayamos preparado adecuadamente para viajar hacia ella, hay que chequear permanentemente el rumbo, porque el viento y la corriente pueden generar fenómenos de abatimiento y deriva que nos alejen del rumbo.

Y este cuidado también es vital en los procesos humanos, porque hay un sinnúmero de factores que pueden desviarnos del camino, vrg. obstáculos, dificultades, replanteos, que hacen necesario chequear periódicamente si estamos yendo hacia donde queremos o no, y en su caso hacer las correcciones necesarias.

No obstante, es habitual observar  como tales circunstancias suelen conformar una marea de excusas que nos hacen perder impulso para no recuperarlo jamás; o en las antípodas del ejemplo, cuantas personas siguen a rajatabla empecinados con algo sin darse cuenta que las circunstancias del entorno cambiaron !!!

Finalmente, el buen marino, conserva la buena costumbre de festejar cuando llega a buen puerto, disfrutando del éxito alcanzado, antes de lanzarse nuevamente al mar.

Del mismo modo, festejar los logros es lo que realmente corona la importancia de lo que hacemos, y sin embargo la vida sobre todo laboral nos impone metas y más metas, objetivos, presupuestos, y no nos darnos cuenta que todas esas cosas sólo tienen sentido en la medida que nos hagan más felices, y más humanos.

En síntesis, la náutica puede enseñarnos muchas cosas valiosas para nosotros si tenemos el cuidado de dirigir nuestra vida con la misma pasión con que un marino dirige su barco al puerto que desea alcanzar.

Que tengas buenos vientos  en tu vida personal y profesional.

Share

Por Horacio Mazzini para Puerto Managers.

La vez pasada pensaba qué buena la idea de sentar un paralelo entre una empresa y un barco, pero me parece que el paralelo da para todavía más, porque la náutica tiene un montón de enseñanzas aprovechables tanto para las personas individualmente, como para los grupos humanos, laborales o no.

Para empezar, antes de zarpar, lo primero es saber dónde quiero ir, lo cual no es poca cosa, ya que por raro que parezca muchas veces no tenemos claro qué cosas queremos alcanzar en la vida, y esa falta de claridad luego se traduce en dificultades de todo tipo, frustraciones, espejismos, etc.

Y en las organizaciones no siempre la cosa va mejor, ya que a pesar de que se supone que todos saben para qué son los esfuerzos, muchas veces se hacen las cosas porque siempre se hicieron de esa manera, o porque le gustan así a mi jefe, o bien – y sobre todo en los niveles más operativos -, no se tiene ni idea del porqué o el para qué de la tarea.

Saber qué quiero de mi vida, es entonces como la piedra fundamental para construir un camino con efectividad, y eso lo tienen muy claro los navegantes.

Cumplido lo anterior, el segundo paso es prepararnos para la travesía, es decir reunir los medios, los recursos, los elementos, los pertrechos, víveres, etc. que vamos a necesitar para realizar el viaje, y que dependerán precisamente de dónde queremos llegar (porque no es lo mismo salir a dar una vuelta por el río que querer llegar a Brasil).

Y este paso también es vital tanto para las personas como para las organizaciones. Sin embargo, cuántas veces vemos enormes distancias entre las metas que proclamamos y los medios que ponemos en juego para alcanzarlas !!!

El nivel de consecuencia o coherencia que pongamos entre nuestras metas y los esfuerzos  para lograrlas pondrá en evidencia el grado de seriedad de nuestro compromiso, y si bien las consecuencias de la falta de coherencia pueden ser bien distintas en la náutica o en la vida diaria, no es menos grave vivir en permanente dualidad entre lo que pensamos y decimos, y lo que hacemos.

Continuará…

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline