Para avanzar en la reflexión sobre este tema, te invito a comenzar viendo el video de Ron Gutman (opción de subtítulos en español), y que trates de inferir qué pasaría en el ámbito del trabajo con el doble de sonrisas.

Como dice Andrés Ubierna:

“Imaginemos estar 8 ocho horas por día, 5 días a la semana, 20 días al mes y 50 semanas al año con personas negativas, pesimistas y sin sonreír. Pesimismo, negatividad, y desagradecimiento son tres elementos de un contexto que condiciona al comportamiento humano y lleva al desastre en el resultado, pésimas relaciones y grandes cuotas de malestar. Una organización que no trate de desarrollar actitudes positivas, optimistas y agradecidas, tarde o temprano se dirige a su perdición y un gerente que no atienda con sumo cuidado estos aspectos no va a estar cuidando a la empresa por el contravalor que recibe con su salario”.

Cuánto más alto sea el grado jerárquico, más alto será el impacto de estos aspectos. La buena o la mala onda está vinculada con las competencias emocionales que necesitan los ejecutivos para influenciar en el clima laboral de sus empresas. No es indistinto que esos ejecutivos tengan gestos amigables, como una sonrisa, un saludo cordial que no tenerlos en sus menues

Veamos algunos datos de cómo impacta en el clima laboral el humor o carácter de sus líderes:

  • Una mejora de 5 puntos en la actitud de los empleados daba lugar a 1,3 por ciento de aumento en la satisfacción del cliente en Sears, cadena de tiendas en EE. UU. Esta satisfacción incrementaba los ingresos de la tienda en 0.5 por ciento. Rucci, Anthony, Kim y Quinn “ The employee Customer Profit Chain at Sears, Harvard Business Review enero 1998.
  • La rotación de los ingenieros de software le cuesta a las empresas entre 200 mil a 250 mil dólares por cada empleado que se marcha. John Sullivan en el libro Líder Extraordinario de Zenger y Folkman, Alfaomega.
  • En una investigación realizada con 3.871 ejecutivos se identificó la corelación entre el clima laboral y los estilos de liderazgo. Quedó demostrado que a igualdad de condiciones económicas los líderes que obtienen mejores resultados son los que provocan mejores efectos emocionales. Goleman, Boyatzis y Mckee, El líder resonante crea más.
  • En un estudio de la marina de los EE UU quedó demostrado que los mejores comandos no estaban dirigidos por personas que aterrorizaban a sus tropas sino por personas simpáticas. Estas eran más positivas, extrovertidas, expresivas, más cálidas y sociables (incluidas las sonrisas). Wallace Bachman, en La Inteligencia Emocional en la empresa, de Goleman.

Para concluir: la sonrisa es una actitud y a la vez, una habilidad emocional que contribuye al buen clima organizacional, además de ayudar a la buena salud, a responder adecuadamente al estrés y a la logevidad. Si además nos percatamos que sonreír tiene un efecto de espejo, entonces, elevo mi deseo de que cada cual asuma la responsabilidad de sonreír más para mejorar su entorno, su salud y sus resultados.

Los dejo con una poesía adjudicada a Mahatma Gandhi:

Una SONRISA no cuesta nada y produce mucho.
Enriquece a quienes la reciben, sin empobrecer a quienes la dan.
No dura más que un instante, pero su recuerdo a veces es eterno.
Nadie es demasiado rico para prescindir de ella.
Nadie es demasiado pobre para no merecerla.
Da felicidad en el hogar y apoyo en el trabajo.
Es el símbolo de la amistad.
Una sonrisa da reposo al cansado.
Anima a los más deprimidos.
No se puede comprar, ni prestar, ni robar, pues es una cosa que no tiene valor, hasta el momento en que se da.
Y si alguna vez se tropieza con alguien que no sabe dar
una sonrisa, se generoso y dale la tuya.
Porque nadie tiene tanta necesidad de una sonrisa
como el que no puede dársela a los demás.

¡¡¡Que tengas un sonriente fin de semana!!!

Por Víctor Raiban.

Share

Los lunes suelen ser los días que se viven más “negativamente”, tal vez por eso sean los de mayor tasa de infartos, así como los domingos tienen la particularidad de ser los preferidos de los suicidas.  ¡Qué buen día para escribirte algunas líneas sobre el optimismo!

Yendo a las fuentes encontré lo siguiente:

El optimismo es uno de los tópicos que mayor interés ha despertado entre los investigadores de la psicología positiva. Puede definirse como una característica disposicional de personalidad que media entre los acontecimientos externos y la interpretación personal de los mismos. Es la tendencia a esperar que el futuro depare resultados favorables.

El optimismo es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir.

La principal diferencia que existe entre una actitud optimista y su contraparte –el pesimismo- radica en el enfoque con que se aprecian las cosas: empeñarnos en descubrir inconvenientes y dificultades nos provoca apatía y desánimo. El optimismo supone hacer ese mismo esfuerzo para encontrar soluciones, ventajas y posibilidades.

En general, parece que las personas más optimistas tienden a tener mejor humor, a ser más perseverantes y exitosos e, incluso, a tener mejor estado de salud física. De hecho, uno de los resultados más consistentes en la literatura científica es que aquellas personas que poseen altos niveles de optimismo y esperanza (ambos tienen que ver con la expectativa de resultados positivos en el futuro y con la creencia en la propia capacidad de alcanzar metas) tienden a salir fortalecidos y a encontrar beneficio en situaciones traumáticas y estresantes.

Hasta aquí, lo que leí en Psicología Positiva, y desde allí me dirigí a la página del “filósofo estratégico” Max More (¡qué nombre y qué título ¿no?!, vale la pena investigar su pensamiento) y me encontré con la siguiente frase:

Optimismo: El combustible de los héroes, el enemigo de la desesperación, el creador del futuro.

Para diferenciarlo del optimismo ingenuo, en uno de sus artículo, More habla del Optimismo Dinámico, al que define como una actitud positiva y energizante [usa la palabra: empowering] hacia nuestras posibilidades individuales y colectivas.

Es más, este optimismo se puede aprender… y dadas sus virtudes para nuestra vida en general y el trabajo en particular, imagino que te estarás preguntando “¿cómo?”… y la respuesta es: cultivando ciertas prácticas.

Así que, para los que quieran aprender optimismo, aquí van las prácticas que propone More parafraseadas libremente, que pueden resultarte algo conductistas pero de utilidad como orientación:

INTERPRETAR POSITIVAMENTE LAS EXPERIENCIAS

  • FOCALIZARSE: Poner énfasis en los aspectos divertidos, constructivos y no limitantes de la vida.
  • ABSTENERSE DE LA QUEJA: Evitar la queja y el “lloriqueo” inútil sobre las dificultades que enfrentemos. Aceptar al mundo tal cuál es y no quejarse de “lo injusta” que es la vida.
  • CUESTIONAR LOS LÍMITES: Desafiar las creencias limitantes sobre nosotros, los otros y nuestra sociedad. Mantener una apertura creativa fundamental hacia las posibilidades futuras.
  • SENTIDO DE RESPONSABILIDAD Y ABUNDANCIA: En vez de sentirse obligado por los demás o las circunstancias, a hacer determinadas cosas, descubrir la libertad de elección para hacer lo que elegimos hacer. Reconocer que el mundo es un lugar repleto de oportunidades. Vivir “para”, en lugar de vivir “por”.
  • HUMOR: Ver los propios errores o dificultades con sentido del humor. Permitir que el humor saludable y propio de un buen carácter renueve nuestras perspectivas y disuelva el pensamiento dogmático.

INFLUENCIAR POSITIVAMENTE

  • RACIONAL: Utilizar la razón para conducir la vida, analizando las emociones y deseos, aprendiendo de ellas pero no permitiendo que ellas conduzcan nuestras vida.
  • AUTO MEJORA: Considerar que cada uno de nosotros somos como un proceso y estamos en continua mejora y no vernos como un producto terminado. Que la mejora no esté motivada por el miedo, sino por una imagen propia que nos inspira.
  • EXPERIMENTACIÓN: Probar con frecuencia nuevos enfoques, buscar formas distintas de alcanzar los objetivos, y tener la voluntad de asumir riesgos calculados.
  • AUTO CONFIANZA: Creer con convicción que tenemos la capacidad de sacar algo bueno de toda experiencia, aún de las más dolorosas.
  • RESPONSABILIDAD PERSONAL: Hacerse cargo de crear las condiciones para el éxito. Percatarse de las formas en las que contribuimos a que nos pase lo que nos pasa. Vivir en consonancia con los valores propios.
  • SELECCIÓN AMBIENTAL: Acercarse a personas y situaciones positivas y crear ambientes propicios. Buscar a personas que nos brinden respaldo e inspiración, y dejar a aquellos que nos desalientan, nos distraen y nos socavan la autoestima.
Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline