espantoEl ego puede ser un asesino del desempeño y un espantador del talento.

Es pusilánime [alma pequeña] aquel cuyo círculo de interés y compromiso es pequeño, tan pequeño que sólo se interesa por él mismo y sólo está comprometido con aportarse valor a sí mismo.

Es magnánime [alma grande] aquel cuyo círculo de interés y compromiso es grande, y se extiende, incluyéndose a si mismo pero trascendiéndose a si mismo, hasta sumar cada vez a más “otros” en su corazón.

No es dejándose de lado a uno mismo como crecemos en nuestra capacidad de influenciar constructivamente nuestros ámbitos de trabajo o comunidades. No es dejándo de amarme el camino para amarte que quiero seguir. Es justamente porque me amo bien que soy capaz de amarte mejor. Y aquello que te hago habla de mí y me lo hago.

Agape implica asumir el compromiso de colaborar al bienestar y desarrollo de un círculo cada vez más grande de seres, incluyéndome, no excluyéndome. Después de todo, uno de los mejores regalos que le podemos dar a quienes amamos es brindarles nuestra paz y felicidad más plena.

Es con este sentido que publico a continuación el artículo que gentilmente Horacio Mazzini escribió para Puerto Managers, como un excelente gatillo reflexivo sobre las consecuencias personales de vivir como un pusilánime. Quien hace sólo de sí mismo el círculo de su existencia, sin sumar a otros, se convierte, a la larga o a la corta, en fuente de sufrimiento e inefectividad para sí mismo, presentando a quienes lo rodean desconfianza, inefectividad y malestar innecesarios.

Nos dice Horacio trayendo este gran tema:

Usualmente hablamos del ego como defecto, es decir, visto desde los demás, pero hay otro ángulo para ver el tema: los precios que paga el propio egoísta por ser tal.

Para él, el ego es la ventana a partir del cual mira el Mundo, lo cual de por sí, le provoca consecuencias diferenciales al resto de las personas:

  • Para empezar, el egoísta gasta una enorme energía en mantener un “escudo protector”, y un estado de permanente vigilia sobre todo y todos los que lo rodean, para detectar cualquier comentario, rumor, u opinión que ose cuestionar la posición de privilegio en la que el mismo se ha colocado.
  • Por ende, está siempre atento a lo que digan los demás, de modo de poder contrarrestar cualquier amenaza a su primacía, y conjurarla rápidamente.
  • Dado que el ego sólo se brinda a sí mismo, genera relaciones puramente superficiales con los demás, usualmente por interés, ya que la gente genuinamente le huye.
  • Como no reconoce sus errores, debe soportar sus equivocaciones sin dar el brazo a torcer, lo cual le genera el desgaste adicional de sostener como bueno ante los demás algo que no lo es.
  • Asimismo, privilegiarse por sobre resto, genera resentimientos y facturas prolijamente guardadas que le serán pasadas en el momento propicio.
  • Finalmente, al ser una persona auto-referencial que prioriza su enfoque por sobre todo, se pierde toda posibilidad de aprendizaje.

En síntesis, quien hace del ego el centro de su vida, vive mal, y vive sólo, tratando de entender porqué este Mundo incomprensible no le da el lugar que se merece por sobre todos nosotros los simples mortales.

Por Andrés Ubierna.

Share

Las personas tenemos – tal vez como un resabio cultural acuñado desde una infancia donde no saber se parece a un pecado -, necesidad de ordenar todos los estímulos que recibimos en categorías conocidas o al menos reconocibles.

Así, cuando una imagen, un sonido, un olor llegan a nuestros sentidos, inmediatamente se desata en nosotros un mecanismo de identificación que dice “esto es tal cosa”, “esto se parece a tal cosa”, etc. en un esfuerzo de reducir lo nuevo a una categoría conocida. Es como si el pensamiento anduviera continuamente “pegando etiquetas” a cada situación que se nos atraviesa.

La utilidad del mecanismo es innegable, lo conocido nos da seguridad, podemos entenderlo, saber cómo tratarlo, etc. mientras que lo desconocido sacude ese confort y nos genera incertidumbre.

No obstante, estas inocentes etiquetas que pegamos a cuanta realidad, situación, o persona pasan por nuestro camino, pueden encerrar una doble trampa. Por un lado, siempre está la posibilidad de colocar la etiqueta equivocada, clasificando algo (o alguien) como lo que no es, lo que implicará desandar el camino recorrido con los consecuentes costos de oportunidad, tiempo, relaciones, etc.

Pero amen de la equivocación hay además otro aspecto a destacar, ya que las etiquetas pueden simultáneamente llevarnos a la trampa de la inacción frente a una situación determinada cuando se combinan con otra tendencia natural de los humanos: la atribución de la culpa de lo que nos pasa a terceros.

Por ejemplo, si pegamos a un fracaso conversacional la etiqueta “es que con esta persona no se puede dialogar” de ahí en más no podremos ya comunicarnos; si pegamos a una búsqueda de empleo la etiqueta “es que buscan gente sólo sin convicciones” esa etiqueta inhibirá en adelante cualquier posibilidad de ingresar a la compañía que nos interesa.

La etiqueta que colocamos nos libera de responsabilidad por la cuestión, pero a la vez nos sepulta cualquier posibilidad de lograr lo que queremos, ya que damos todo el poder sobre la situación a un tercero cuyos actos no están bajo nuestro gobierno. En el ejemplo anterior, tendremos que esperar a que el otro aprenda a dialogar como nosotros queremos para poder comunicarnos, o a que la empresa que buscamos decida buscar gente como nosotros pensamos que somos, para poder ingresar, lo cual puede no ocurrir nunca.

¿Cuántas oportunidades, cuántas relaciones, cuántos sueños habremos dejado en manos de esas inocentes o perversas etiquetas? ¿Cuánto poder sobre nuestro destino estamos dejando que nos quiten?

Por Horacio Mazzini para Puerto Managers.

Share

El ego puede ser un asesino del desempeño y un espantador del talento.

Es pusilánime [alma pequeña] aquel cuyo círculo de interés y compromiso es pequeño, tan pequeño que sólo le interesa él mismo y sólo está comprometido por aportarse valor a sí mismo.

Es magnánime [alma grande] aquel cuyo círculo de interés y compromiso es grande, y se extiende, incluyéndose a si mismo pero trascendiéndose a si mismo, hasta sumar cada vez a más “otros” en su corazón.

No es dejándose de lado a uno mismo como crecemos en nuestra capacidad de influenciar constructivamente nuestros ámbitos de trabajo o comunidades. No es dejándo de amarme el camino para amarte que quiero seguir. Es justamente porque me amo bien que soy capaz de amarte mejor. Y aquello que te hago habla de mí y me lo hago.

Agape implica asumir el compromiso de colaborar al bienestar y desarrollo de un círculo cada vez más grande de seres, incluyéndome, no excluyéndome. Después de todo, uno de los mejores regalos que le podemos dar a quienes amamos es brindarles nuestra paz y felicidad más plena.

Es con este sentido que publico a continuación el artículo que gentilmente Horacio Mazzini escribió para Puerto Managers, como un excelente gatillo reflexivo sobre las consecuencias personales de vivir como un pusilánime. Quien hace sólo de sí mismo el círculo de su existencia, sin sumar a otros, se convierte, a la larga o a la corta, en fuente de sufrimiento e inefectividad para sí mismo, presentando a quienes lo rodean desconfianza y malestar innecesarios.

Nos dice Horacio trayendo este gran tema:

Usualmente hablamos del ego como defecto, es decir, visto desde los demás, pero hay otro ángulo para ver el tema: los precios que paga el propio egoísta por ser tal.

Para él, el ego es la ventana a partir del cual mira el Mundo, lo cual de por sí, le provoca consecuencias diferenciales al resto de las personas:

  • Para empezar, el egoísta gasta una enorme energía en mantener un “escudo protector”, y un estado de permanente vigilia sobre todo y todos los que lo rodean, para detectar cualquier comentario, rumor, u opinión que ose cuestionar la posición de privilegio en la que el mismo se ha colocado.
  • Por ende, está siempre atento a lo que digan los demás, de modo de poder contrarrestar cualquier amenaza a su primacía, y conjurarla rápidamente.
  • Dado que el ego sólo se brinda a sí mismo, genera relaciones puramente superficiales con los demás, usualmente por interés, ya que la gente genuinamente le huye.
  • Como no reconoce sus errores, debe soportar sus equivocaciones sin dar el brazo a torcer, lo cual le genera el desgaste adicional de sostener como bueno ante los demás algo que no lo es.
  • Asimismo, privilegiarse por sobre resto, genera resentimientos y facturas prolijamente guardadas que le serán pasadas en el momento propicio.
  • Finalmente, al ser una persona auto-referencial que prioriza su enfoque por sobre todo, se pierde toda posibilidad de aprendizaje.

En síntesis, quien hace del ego el centro de su vida, vive mal, y vive sólo, tratando de entender porqué este Mundo incomprensible no le da el lugar que se merece por sobre todos nosotros los simples mortales.

Share

Por Horacio Mazzini para Puerto Managers.

Continuando con la nota del lunes, la náutica nos puede enseñar aún más cosas, ya que por más que tengamos clara la meta y nos hayamos preparado adecuadamente para viajar hacia ella, hay que chequear permanentemente el rumbo, porque el viento y la corriente pueden generar fenómenos de abatimiento y deriva que nos alejen del rumbo.

Y este cuidado también es vital en los procesos humanos, porque hay un sinnúmero de factores que pueden desviarnos del camino, vrg. obstáculos, dificultades, replanteos, que hacen necesario chequear periódicamente si estamos yendo hacia donde queremos o no, y en su caso hacer las correcciones necesarias.

No obstante, es habitual observar  como tales circunstancias suelen conformar una marea de excusas que nos hacen perder impulso para no recuperarlo jamás; o en las antípodas del ejemplo, cuantas personas siguen a rajatabla empecinados con algo sin darse cuenta que las circunstancias del entorno cambiaron !!!

Finalmente, el buen marino, conserva la buena costumbre de festejar cuando llega a buen puerto, disfrutando del éxito alcanzado, antes de lanzarse nuevamente al mar.

Del mismo modo, festejar los logros es lo que realmente corona la importancia de lo que hacemos, y sin embargo la vida sobre todo laboral nos impone metas y más metas, objetivos, presupuestos, y no nos darnos cuenta que todas esas cosas sólo tienen sentido en la medida que nos hagan más felices, y más humanos.

En síntesis, la náutica puede enseñarnos muchas cosas valiosas para nosotros si tenemos el cuidado de dirigir nuestra vida con la misma pasión con que un marino dirige su barco al puerto que desea alcanzar.

Que tengas buenos vientos  en tu vida personal y profesional.

Share

Por Horacio Mazzini para Puerto Managers.

La vez pasada pensaba qué buena la idea de sentar un paralelo entre una empresa y un barco, pero me parece que el paralelo da para todavía más, porque la náutica tiene un montón de enseñanzas aprovechables tanto para las personas individualmente, como para los grupos humanos, laborales o no.

Para empezar, antes de zarpar, lo primero es saber dónde quiero ir, lo cual no es poca cosa, ya que por raro que parezca muchas veces no tenemos claro qué cosas queremos alcanzar en la vida, y esa falta de claridad luego se traduce en dificultades de todo tipo, frustraciones, espejismos, etc.

Y en las organizaciones no siempre la cosa va mejor, ya que a pesar de que se supone que todos saben para qué son los esfuerzos, muchas veces se hacen las cosas porque siempre se hicieron de esa manera, o porque le gustan así a mi jefe, o bien – y sobre todo en los niveles más operativos -, no se tiene ni idea del porqué o el para qué de la tarea.

Saber qué quiero de mi vida, es entonces como la piedra fundamental para construir un camino con efectividad, y eso lo tienen muy claro los navegantes.

Cumplido lo anterior, el segundo paso es prepararnos para la travesía, es decir reunir los medios, los recursos, los elementos, los pertrechos, víveres, etc. que vamos a necesitar para realizar el viaje, y que dependerán precisamente de dónde queremos llegar (porque no es lo mismo salir a dar una vuelta por el río que querer llegar a Brasil).

Y este paso también es vital tanto para las personas como para las organizaciones. Sin embargo, cuántas veces vemos enormes distancias entre las metas que proclamamos y los medios que ponemos en juego para alcanzarlas !!!

El nivel de consecuencia o coherencia que pongamos entre nuestras metas y los esfuerzos  para lograrlas pondrá en evidencia el grado de seriedad de nuestro compromiso, y si bien las consecuencias de la falta de coherencia pueden ser bien distintas en la náutica o en la vida diaria, no es menos grave vivir en permanente dualidad entre lo que pensamos y decimos, y lo que hacemos.

Continuará…

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline