morfeoEl pensamiento crítico consiste en analizar y evaluar la consistencia de los razonamientos, en especial aquellas afirmaciones que la sociedad acepta como verdaderas en el contexto de la vida cotidiana.

Dicha evaluación puede realizarse a través de la observación, la experiencia, el razonamiento o el método científico. El pensamiento crítico exige claridad, precisión, equidad y evidencias, ya que intenta evitar las impresiones particulares. En este sentido, se encuentra relacionado al escepticismo y a la detección de falacias.

En un mundo donde somos bombardeados por información todo el tiempo derivada de todo tipo de fuentes, confiables o no, se hace importante tener la capacidad de evaluar de forma crítica toda información a nuestro alcance.

Solamente dos legados duraderos podemos aspirar a dejar a nuestros hijos: Uno, raices; el otro, alas.
– Hodding Carter

Entre los pasos a seguir, los especialistas señalan que hay adoptar la actitud de un pensador crítico; reconocer y evitar los prejuicios cognitivos; identificar y caracterizar argumentos; evaluar las fuentes de información; y, finalmente, evaluar los argumentos.

Cabe destacar que el pensamiento crítico no implica pensar de forma negativa o con predisposición a encontrar defectos y fallos. Tampoco intenta cambiar la forma de pensar de las personas o reemplazar los sentimientos y emociones.

El objetivo del pensamiento crítico es evitar las presiones sociales que llevan a la estandarización y al conformismo. El pensador crítico busca entender cómo reconocer y mitigar o evitar los distintos engaños a los que es sometido en la cotidianeidad. Por eso desconfía de las fuentes de información como los medios de comunicación, ya que tienden a distorsionar la realidad.

Esta es tu última oportunidad. Si tomas la pastilla azul, fin de la historia. Despertarás en tu cama y creerás lo que quieras creer. Si tomas la roja, te quedarás en el país de las maravillas, y yo te enseñaré hasta dónde llega la madriguera de conejos… Recuerda, lo único que te estoy ofreciendo es la verdad.
– Morfeo a Neo en The Matrix

Seleccionado por Camila y Andrés Ubierna. Fuentes: Lo que le diga es mentira, y Definición.de

Share

Estoy ahora participando en un panel en la Escuela de Negocios de la UCA, para aportar mi perspectiva a un interesante diálogo sobre la Dimensión Humana de las Fusiones de Empresas. Tengo la intención de destacar una de las causas que llevan a algunos de los ejecutivos que viven estas experiencias a enfermarse e incluso suicidarse: la falsa identificación entre lo que hacemos (nuestro función en el trabajo) con lo que realmente somos. Tal ese así que cuando la función en el trabajo de algunos termina, literalmente accionan para terminar sus vidas.

Acompañame con tu lectura a profundizar en esto… De todos los problemas que enfrentamos, hay una parte importante que generamos nosotros mismos. Y hoy en particular me interesa plantear una de las formas en las que contribuimos a generarnos estos problemas: La confusión entre la imagen que construimos de nosotros mismos y nuestro yo real. Así que aquí van algunos de los aportes que a este tema hace Debashis Chatterjee en su libro Leading Consciously: A Pilgrimage Toward Self-Mastery. Es un poco extenso, pero vale la pena.

La fuente de los problemas autogenerados es el hecho que confundimos la imagen que tenemos de nosotros mismos con nuestro yo real. La imagen de nosotros mismos no es más que la suma de las proyecciones acumuladas de nuestra identidad. Nuestra imagen está formada con un conjunto de etiquetas que nos diferencia del resto de nuestro entorno.

Tenemos diferentes imágenes de nosotros mismos como padres, cónyuges, o como colegas en el trabajo. Realizamos diferentes roles en distintos dominios de la vida. Cada uno de estos roles crea una cierta impresión de nuestro yo, en nuestra conciencia. Por lo tanto, nos vemos a nosotros mismos como un padre liberal o un jefe orientado a resultados o como un cónyuge amoroso. Todas estas imágenes de nosotros mismos nos ayudan a estabilizar nuestras identidades a nuestros propios ojos.

El problema se produce cada vez que nos enfrentamos a una realidad no coherente con la imagen que tenemos de nosotros mismos. Por ejemplo, cuando recibimos información del mundo externo según la cual somos un jefe autoritario…, nuestra imagen de nosotros mismos se deteriora. Intentamos defender estas imágenes por diversos medios. Puede que nos enfademos o nos volvamos indiferentes a la realidad externa. Puede que integremos opiniones negativas de los demás demasiado seriamente y nos sintamos marginados. También es posible que intentemos conformarnos con algo que imaginamos socialmente aceptable. Puede que todos estos métodos nos den una sensación de alivio provisional, pero no pueden prepararnos para recuperar el espejismo que tenemos como imagen de nosotros mismos.

Esta imagen de nosotros mismos nos vuelve vulnerables a los cambios externos. Si la imagen que tenemos de nosotros mismos es la de una juventud interminable, la aparición de las primeras canas nos hace perder el sueño. Nos sentimos traumatizados por el simple rechazo de un editor si la imagen de nosotros mismos es la de un escritor exitoso. Esa imagen nos hace en gran parte vulnerables sencillamente porque no es real.

La imagen de nosotros mismos es un modelo congelado de nuestro verdadero yo. Así como un modelo es el símbolo o atributo de la realidad y no la realidad en sí, la imagen de nosotros mismos no es más que una proyección del yo real. Muy a menudo esta proyección es una distorsión del yo real como una sombra es una distorsión de la sustancia real.

¿Cómo podemos ir más allá del velo de la imagen de nosotros mismos en búsqueda del yo real?

La búsqueda del yo sólo puede comenzar cuando hemos vuelto nuestra atención del mundo exterior al mundo interior (ver aquí). Esto también significa una transformación en la calidad de nuestra visión: de la simple visión a la visión interior.

El viaje hacia la autorrealización exige la disciplina del silencio y la soledad. El silencio nos libera del ruido de nuestra mente y nos permite ampliar nuestro voz interior. La soledad nos deja entrar en intimidad con nosotros mismos. En silencio profundo y en soledad empezamos a atisbar la verdad de nuestras vidas. Nos damos cuenta de que equello que existe es una expresión de la existencia y que nuestras diversas maneras de vivir son expresiones de la vida en sí… Y entendemos que “aquello que es real no puede verse amenazado y que aquello que no es real no existe”.

A menudo les formulo a los profesionales de todos los ámbitos de la vida las siguientes preguntas:

  • “¿Quién eres?”. La respuesta es predecible: “Soy ingeniero, gerente de márketing, CEO…”. A continuación, pregunto:
  • “¿Quién sabe que eres esto?”. Esta vez, la respuesta gira en torno a conceptos “mente” o “pensamiento”. Seguidamente formulo la última y decisiva cuestión:
  • “¿Quién sabe que tienes una mente?”. En ese momento, el silencio se cierne sobre el público. En ese silencio, comenzamos a tener una visión de la verdad de nosotros mismos…

Selección realizada por Andrés Ubierna.

El tema de las proyecciones y su falsa identificación con nuestra identidad es un fenómeno que tiene diferentes matices, es muy profundo y fue tratado por diferentes filósofos. Acá te dejo,  para que leas la maravillosa y esclarecedora Alegoría de la Caverna, de Platón. O puedes verlo reflejado en la película Matrix también. Considero que produndizar en estas cuestiones dentro del ámbito organizacional, es un aporte de valor clave para el bienestar humano y la efectividad laboral.

Share

La complejidad de los problemas actuales, como los que vivimos por ejemplo en nuestro país (tensión política, pulsionalidad adolescente, incertidumbre profesional, fuga de talentos, corrupción, problemas energéticos, …) es un fiel reflejo de las dificultades que enfrentan quienes participan en todo tipo de organizaciones.

El mayor sufrimiento humano y costo material hacia el cuál nos conducen los patrones actuales pensamiento y acción con los que encaramos esta turbulencia, son una invitación punzante a encontrar nuevas maneras de pensar la realidad y de relacionarnos unos con otros para influenciarla, para generar realidades más plenas de satisfacción y abundancia en todos los integrantes de la comunidad humana.

No existe conflicto entre perseguir resultados superlativos y bienestar comunitario. Cuando hablamos de la “complejidad de los problemas actuales”, estamos hablando de nuestra propia incompetencia para responder a ellos con efectividad y humanidad.

Día a día es mayor la consciencia sobre esta dificultad y la necesidad de superarla y una parte importante de nuestro trabajo como consultores, es facilitar el desarrollo de las habilidades cognitivas, emocionales y sociales, con las que se disuelve el dilema “ser efectivo” ó “ser humano”.

Cuando el ser humano es el principio y fin de toda organización ejemplar, se descubre que no hay nada más efectivo para una empresa, y para la comunidad en su conjunto, que lograr que los empleados disfruten de su tiempo en el trabajo, apliquen todo de sí y se realicen como mejores personas. El 75% de la alta gerencia de las organizaciones con mejor liderazgo le dedica más del 31% de su tiempo a iniciativas de desarrollo organizacional.

Las empresas sobresalientes mantienen en el tiempo sus altas tasas de crecimiento, e invierten en forma sostenida para que su gente sea más efectiva, y se relacione y viva mejor.  Esto plantea desafíos individuales y colectivos, vinculados a los siguientes cambios, algunos paradigmáticos:

  • Del dominio y el control, a la influencia y el compromiso mutuo para generar un futuro mejor.
  • Del miedo y la amenaza, al entusiasmo y la confianza.
  • De la queja improductiva, a la iniciativa resolutiva.
  • De pensar sólo en sí mismo y a corto plazo, a atender las implicancias en otros y a largo plazo.
  • De la autoestima basada la imagen pública, a la autoestima basada en la contribución de valor y en la integridad.
  • De culpar a otros por los problemas propios, a la elección libre y responsable.
  • De la confrontación destructiva, a la colaboración creativa.
  • De la imposición de la razón propia, al entendimiento mutuo.
  • De considerar el éxito sólo si se logra el resultado, a perseguir el resultado honrando los valores.

Por esta razón, dedico una parte significativa de mi tiempo al diseño de métodos innovadores para el desarrollo de nuevas formas de pensar, interactuar y actuar, desde una transdisciplina que surge de aportes tan variados como el management, la lingüística, el pensamiento sistémico, las neurociencias, la psicología, la filosofía y la sabiduría perenne.

Para los que seguimos esta línea, la contribución metodológica que estamos haciendo implica incorporar habilidades trabajando a partir de las dificultades concretas, en forma estructurada y disciplinada. Y finalmente lo que dará credibilidad a nuestro trabajo será la medición permanente tanto de los logros como de la tasa de retorno a la inversión realizada por las organizaciones.

Este posteo está basado en un artículo que escribí para El Cronista hace ya algún tiempo, y quise volver a traer estas ideas que forman parte del corazón de mi trabajo para que sigas conociendo un poco más de lo que hacemos en FactorCoaching, como una forma de aportar a nuestra identidad pública, ya que algunos creen que somos también según lo que hacemos.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline