¿Qué pasa si pensamos a las compañías como seres vivos? Aparece una pregunta obvia: ¿De qué manera alternativa concebiríamos a una compañía si no la consideramos un ser vivo? La alternativa es pensarla como una máquina de hacer dinero.

El contraste entre estas dos perspectivas (máquina de hacer dinero vs. ser vivo) permite iluminar el patrón principal de las suposiciones centrales sobre la administración y las organizaciones.

Creo que la mayorá de nosotros adopta el modelo de la máquina sin reflexionar demasiado sobre el asunto.  Al hacerlo, es probable que estemos afectando el destino de las organizaciones mucho más de lo que nos podamos imaginar. Por ejemplo:

  • Una máquna es propiedad de alguien. Usualmente pensamos en las compañías de este modo: son propiedad de sus dueños, quienes en general no son sus miembros. Pero, ¿qué sentido tiente decir que un ser vivo es propiedad de alguien? La mayoría de los pueblos del mundo considerarían que la idea de que una persona le pertenece a otra es fundamentalmente inmoral.
  • Una máquina existe para un propósito concebido por sus (diseñadores) y fabricantes. De nuevo, desde la perspectiva convencional de una compañía: su propósito es hacer tanto dinero como sea posible para sus dueños. Pero los seres vivos tienen sus propios propósitos. Este propósito inherente jamás puede ser reemplazado por el propósito de otro ser, aún cuando un ser vivo pueda responder a los objetivos ajenos. ¿Qué sucede con la energía vital de un ser vivo cuando no es capaz de perseguir su propósito?
  • Para ser efectiva, una máquina debe ser controlable por sus  operadores… pero los seres vivos no pueden ser controlados del mismo modo que las máquinas. Son influenciables, pero sólo mediante procesos de interacción complejos…
  • Considerar a una compañía como una máquina implica que es creada desde afuera. Esta es precisamente, la manera en la que la mayoría de la gente piensa los sistemas y procedimientos corporativos -como algo que es creado por el management e impuesto a la organización. Observar una empresa como un ser vivo implica que esta crea sus propios procesos, tal como el ser humano construye sus propias células, que oportunamente componen sus propios órganos y sistemas corporales. ¿No es así como se conforma el funcionamiento informal de una gran organización? Las redes de relaciones y los canales de comunicación esenciales para que todos realicen sus tareas son, en efecto, creados por la propia gente.
  • Considerar una compañía como una máqunina impica que es estática. Puede cambiar sólo si alguien la cambia. Considerar una compañía como un ser vivo significa que evoluciona naturalmente.
  • Considerar una compañía como una máquina implica que su sentido de identidad es otorgado sólo por sus fabricantes. Considerar una compañía como un ser vivo significa que tiene su propio sentido de identidad, su propia personalidad.
  • Considerar una compañía como una máquina implica que sus acciones son reacciones a partir de objetivos y decisiones del management. Considerar una compañía como un ser vivo significa que es capaz de tener sus propios objetivos y su propia capacidad para actuar con autonomía.
  • Considerar una compañía como una máquina implica que quedará obsoleta, a menos que sea reconstruida por el management. Considerar una compañía como un ser vivo significa que es capaz de regenerarse por si misma, para dar continuidad a su entidad identificable más allá de sus miembros actuales.
  • Considerar una compañía como una máquina implica que sus miembros son empleados o, peor, “recursos humanos”. Considerar una compañía como un ser vivo conduce a ver a sus miembros como comunidades humanas de trabajo.
  • Finalmente, considerar una compañía como una máquina implica que sólo aprende como la suma del aprendizaje de sus empleados individuales. Considerar una compañía como un ser vivo significa que aprende como una entidad, así como un grupo de teatro, una banda de jazz, o un equipo deportivo.

En sueco antiguo “negocios” se dice naring liv,  que literalmente significa: “nutrición para vivir”. La palabra china ancestral utilizada para “negocios” está compuesta por dos ideogramas de más de 3.000 años. El primero se traduce como “vida” o “vivo”, y tiene también otras traducciones como “nacimiento”. El segundo de ellos se traduce como “significado”.

Ya en el siglo XXI, es el momento, y tal vez una instancia crítica, para recordar lo que los seres humanos comprendieron desde tiempos antiguos: trabajar juntos puede, de hecho, ser una fuente profunda de significado vital. Cualquier cosa menos que esto, es tan solo un trabajo.

Fuente: The Living Company, Habits for survival in a turbulent business environment, by Arie de Geus. Foreword by Peter Senge

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline