mandelaEn nuestra cultura solemos confundir responsabilidad (habilidad de responder por nuestras acciones ante las circunstancias) con culpabilidad (habilidad de culpar o culparnos por las circunstancias). Cuando enfrentamos un problema o estamos insatisfechos con alguna circunstancia o resultado, la culpabilidad no resulta para nada efectiva, ni en el plano emocional, ni en el relacional, ni en operativo. Así que aquí te traigo una anécdota que cuenta Nelson Mandela en su libro Long Walk to Freedom:

El reverendo Andre Scheffer era pastor de la Iglesia Misionera Reformada de Holanda en África. Tenía un sentido del humor sarcástico y le gustaba ironizar sobre nosotros. Una vez dijo: “En este país, los hombres blancos tienen que enfrentar una tarea más árdua que los hombres negros. Cuando los hombres blancos nos encontramos con un problema, tenemos que buscar la solución. Pero cuando los negros tienen un problema, encuentran una excusa. Sólo dicen ingabilungu“, [expresión que significa "son los blancos"].

Esta fue la manera de decirnos que siempre podíamos elegir culpar al hombre blanco por todos nuestros problemas. Nos tranmitió la idea de que teníamos que observarnos interiormente y asumir la responsabilidad por nuestras acciones, algo con lo que estuve incondicionalmente de acuerdo.

Por Andrés Ubierna

 

 

Share

El líder que sabe inspirar a quienes lo siguen, los conduce hasta donde su visión alcanza. Uno de los dones de estos líderes es llegar al corazón y movilizar el sentimiento que le habla al alma de su gente.

Hace varios viernes una lluvia torrencial azotó Buenos Aires, y decidimos ir con mi mujer Rosario al cine a ver Invictus, la película de Clint Eastwood que protagonizan Morgan Freeman y Matt Damon, y que Andrés también rescató en el posteo ¿Cuál es su filosofía de liderazgo?

La visión e inspiración de Nelson Mandela para llevar a su pueblo a la unificación, infectado por el odio, y el recelo, luego de años de apartheid, estado que duró hasta el año 1991, es notable.

¿Cómo logra un líder unificar a un país que está lleno de odio y al punto de una guerra civil? ¿Cómo hace ese líder para llegar a toda una nación, cuando gran parte de ella lo mira con desconfianza? ¿Qué cualidades manifiesta ese líder para conseguir su propósito?

Hace años vengo estudiando la vida de Nelson Mandela que lideró con el ejemplo, sin rencores, sin resentimientos, perdonando a aquellos que lo llevaron a la cárcel, invitándolos a ser parte de una nueva Sudáfrica. Invitó a los mismos blancos, mirados con recelo y desconfianza por sus propios seguidores, a trabajar junto a los negros. Pero esto no fue suficiente para unir al pueblo, lleno de odio racial.

Los negros tomaban al rugby como el deporte de los blancos y a los Springboks como un emblema del apartheid, pero un líder como Mandela, sabe aprovechar las oportunidades. Así que tomó al débil equipo sudafricano y a su capitán como vehículo de llegada al corazón de una nación dividida movilizándolos detrás de una visión clara: Ser campeones del mundo en el mundial de rugby de 1995. Y logró que esa visión prenda, a pesar de que la gran mayoría, incluyendo al propio  Francois Pienaar, capitán de los Springboks, no creyera en las chances de hacerla realidad.

Andrés les reafirma esta idea a los ejecutivos que participan en nuestros programas de liderazgo: que “la fuerza y el poder de una visión habita en su capacidad de organizar y energizar nuestro presente para perseguir su realización, y no en su factibilidad”.

Y en resonancia con este poder de la visión que transmitió Nelson Mandela, negros y blancos pusieron su alma en un propósito compartido, y alcanzaron la victoria de los Springboks internalizada por el pueblo sudafricano como el símbolo de un primer paso en el camino hacia la redención de odios pasados en pos de una integración plena en la convivencia respetuosa de las diferencias.

Por Víctor Raiban

Share

- Dígame Francois, ¿cuál es su filosofía de liderazgo? ¿Cómo inspira a su equipo para que mejore?

- Por el ejemplo. En general lo lidero con el ejemplo, señor.

- Eso está muy bien, mi amigo. Eso es correcto. Pero…¿cómo hace para que logren ser mejores de lo que ellos mismos creen que pueden ser?… Ahí está la dificultad… donde, tal vez… la inspiración funcione. ¿Cómo inspiramos nuestro ser para que exprese su grandeza cuando ningún otro lo hará? ¿Cómo inspiramos a quienes nos rodean?… A veces lo hago con palabras ajenas… en la isla, cuando las cosas iban bastante mal, hallé inspiración en un poema…

“Lo que de la boca sale, del corazón procede…” No está de más repetir tantas veces como nuestra alma lo requiera las palabras que nos habilitan el acceso a ese espacio en el cual se activa nuestra grandeza y sumar a otros en la tarea… por eso, de la película Invitcus, el poema de William Ernest Henley que inspiró a Nelson Mandela… y si querés leerlo en cierta sintonía emocional, te propongo que lo hagas con esta música… enjoy it!!!


INVICTUS En las sombras del Olimpo

En la noche que sobre mi se cierne,
Negra como el abismo insondable,
Agradezco al dios que fuere
Por mi alma inconquistable.

Atrapado por las garras de las circunstancias
Nadie me ve llorar ni pestañar.
Bajo los azotes del destino
Mi cabeza sangra pero sigue erguida.

Más allá de este lugar de ira y llanto
Acecha la oscuridad con su horror,
Y la amenaza de los años
Me encuentra, y me encontrará, sin temor.

No importa cuán estrecho sea el camino,
Ni cuán cargada de castigo sea mi espalda,
Soy el amo de mi destino.
Soy el capitán de mi alma.

Share

Lo que de verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud hacia la vida.

Tenemos que aprender por nosotros mismos y, después, enseñar a los desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida espera algo de nosotros.

Tenemos que dejar de hacernos preguntas sobre el significado de la vida y, en vez de ello, pensar en nosotros como seres a quienes la vida les inquiriera continua e incesantemente.

Nuestra contestación tiene que estar hecha no de palabras ni tampoco de meditación, sino de una conducta y una actuación correctas.

En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo.

El hombre en busca de sentido, Viktor Frankl

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline