Leí en alguna parte que las grandes preguntas son el abrelatas de la conciencia. Casi todos los grandes descubrimientos surgieron de plantearnos grandes preguntas. Sin embargo muchas veces observo que una parte de nuestra autoestima está asociada a nuestra capacidad de dar respuestas correctas. Tal vez una de las causas de este modelo de sobrevalorar la pregunta correcta sea la educación. En mi caso al menos, obtenía buenas calificaciones por parte de mis profesores en la medida que respondía adecuadamente las preguntas que me hacían.

¿Qué es lo que hace grande a una pregunta?

Una gran pregunta es la que ilumina nuevos mundos impulsándonos en un emocionante viaje de descubrimiento, en cierta medida caótico e  incómodo, hacia lo desconocido. Y si no nos rendimos y aceptamos humildemente nuestro “no lo se” y seguimos adelante, esa pregunta grande nos ayuda a crecer en conciencia. ¿Estamos dispuestos a plantearnos esas grandes preguntas cuyas respuestas desconocemos y descubrir posibilidades que tal vez contradigan nuestra manera actual de vernos a nosotros mismos y al mundo que nos rodea?

Para ser grande o poderosa una pregunta no tiene necesariamente que implicar grandes cuestiones filosóficas o científicas o vitales. Tan sólo es necesario que por el sólo hecho de plantearla, le da chance a la opción de cambiar el curso de los acontecimientos de mi vida. Por ejemplo: “¿Acepta como esposa a…?” ;)

Afirma el conferencista y autor sobre liderazgo Robin Sharma: “Una de las maneras más efectivas para encontrar la solución a un problema o la respuesta a un desafío que enfrentamos es hacer preguntas poderosas. La pregunta poderosa conduce inevitablemente a una respuesta poderosa. Las preguntas importan. En los negocios, quienes logran un desempeño notable son brillantes haciendo esa pregunta poderos. La que los conduce rápidamente al lugar  que necesitaban llegar y les brinda la pieza que les faltaba encontrar… Hacerte en la vida una pregunta de gran alcance te permitirá ingresar en un nuevo conjunto de posibilidades que te perderás mientras permanezcas encerrado en una manera vieja de ver las cosas. Como la lección que se encuentra en lo que llamas fracaso. O la oportunidad que habita en un traspié.”

Así que en este lunes te invito a escribir en un papel estas 7 preguntas y regalarte algunos minutos para reflexionarlas y expresar tus respuestas.

  1. ¿Cómo quiero que me recuerde la gente que me rodea?
  2. ¿Hacia qué ó quienes puedo sentir gratitud y cóm puedo expresarla?
  3. ¿En qué cosas estoy desperdiciando mi vida?
  4. ¿Qué sueños tengo pendientes y a qué le asigno el poder de impedirme inicar su persecusión?
  5. ¿Cuándo fue la última vez que les dije a mis afectos que los amaba?
  6. ¿En qué personas que me rodean encuentro algo que admiro y cómo se los estoy haciendo saber?
  7. ¿Que me impide tomar la inciativa y dar a otros lo que me gustaría recibir de ellos?

Y para ponerle un toque más de humor a tanta cuestión y traer la alegría y frescura de las preguntas de los niños, recordé a Les Luthiers y su genial La Gallina Dijo Eureka:

Por supuesto que me encantaría que sumes en tus comentarios cualquier pensamiento sobre este tema o tus propias preguntas poderosas, con seriedad, con humor, con profundidad… o como se te antoje. ¡Gracias!

Share

Hoy leí en el diario Clarín que en la Argentina aumentó el consumo de píldoras para “rendir más y sentirse bien”. Durante los últimos cuatro años aumentó el 20% la venta de sedantes, diuréticos, antidepresivos, ansiolíticos y polivitamínicos. EE.UU no está sólo en estos temas. En Un virus que hace estragos en las empresas te mostraba algunos datos de la magnitud del impacto económico del estrés. Por eso para este lunes, algo de paz…

Te invito a incluir entre tus actividades diarias (y si ya no lo estás haciendo), además del trabajo, la práctica de la respiración consciente, una buena lectura, música, alguna caminata enérgica u otra actividad física, buena alimentación, descanso suficiente, buenas compañías, mucho buen humor, una buena cuota de afecto, y el contacto con vos mismo a través de unos minutos de meditación.

Y siempre viene bien algo de poesía: Amado Nervo .

EN PAZ

Artifex vitae, artifex sui

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;
porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;
que si extraje la miel o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

…Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tú sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas…

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

¿Hay algo en tu vida por lo que estés dispuesto a pagar el precio de tu paz? ¿Hay algún regalo para los que te quieren de verdad, que ellos aprecien más que el regalo de tu felicidad?

¡Que tengas una muy buena semana!

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline