Hace un tiempo encontramos en LinkedIn la siguiente pregunta: ¿Por qué habiendo tantos cursos o libros de liderazgo no hay tantos líderes? Tal vez porque muchos buscan recetas fáciles de 10 pasos sin estar dispuestos a pagar el precio que implica el liderazgo verdadero.

Lo escucho a Andrés Ubierna decir: “Liderar a otros con grandeza no es posible sin que el aspirante a líder se meta consigo mismo, descubra su grandeza y lidere su propia vida para poner esa grandeza en cada una de las respuestas que da a la vida. Esta es una tarea emocionalmente intensa y costosa desde el punto de vista del ego.” Por otra parte,  si consideramos que acceder al liderazgo requiere desarrollar ciertas habilidades, y el desarrollo de habilidades conlleva cambiar ciertos comportamiento, me pregunto quienes de los que dicen querer ser buenos líderes invirtieron en ello las 800 hs. que Jim Camp afirma que son necesarias para cambiar un hábito.

“El liderazgo no es fácil. Esto parece una afirmación redundante. Pero gran parte del frenesí que rodea a los líderes y al liderazgo desde la bibliografía y los medios sugiere que el premio del liderazgo se obtiene sin esfuerzo o que el liderazgo efectivo puede explicarse  por una lista de atributos deseables. No es así.” Rob Goffee y Gareth Jones.

Coherencia e integridad, empatía, coraje, responsabilidad incondicional, flexibilidad, visión… son algunas de la varas a saltar para ser un buen líder. Hoy leí que en su lecho de muerte, el empresario y director de la Cristalería Rigolleau, Enrique Shaw, recibió el ofrecimiento de donación de sangre de todos sus empleados, nadie dejó de ofrecer su sangre para ayudar a su jefe… Inmediatamente me pregunté: “Si yo estuviese en su lugar… ¿qué haría mi gente?”

Por Víctor Raiban

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline