Hace pocos años sostuve la siguiente conversación con una empleada de una compañía aérea.

“Aquí están mis vales de viaje de mil millas. ¿Cuántos necesito?”

“Tres. De acuerdo, aquí hay tres.”

“Bien, tres. ¿Hasta dónde puedo ir con ellos?”

“Algo más de dos mil millas.”

“Y, ¿me compensarás la diferencia? Quiero decir, ¿podrías devolverme por lo menos un certificado de 500 millas? Están a la venta.”

“No, usted puede comprar un certificado de 500 millas y utilizarlo ahora para ahorrar millas, pero eso es todo lo que podemos hacer.”

“¿Esto te parece justo?”

“Es la política de la compañía, no puedo hacer nada al respecto.”

“Hay otros clientes que se quejan, ¿o soy el único?”

“Todo el mundo se queja.”

“Su compañía debe hacer reuniones para recibir información de los empleados. ¿Hacen esas reuniones? La mayoría de las grandes compañías las tienen.”

“Oh sí, por supuesto que se hacen.”

“Si hubiese muchos clientes insatisfechos, ¿plantearías el asunto en la reunión? Creo que los que diseñan esas políticas deberían escuchar las opiniones de los clientes, ¿no te parece?”

“No me interesan quienes diseñan esas políticas. No voy a tratar este asunto. Mantengo mi boca cerrada, a menos que me pregunten.”

“¿Pero por qué?”

“Porque me considerarían problemática, dirían que no sé trabajar en equipo y a ese tipo de personas siempre las despiden, yo sería la siguiente. Lo siento, no vale la pena que insista.”

Fuente: Choice Theory, William Glasser

La actitud de esta mujer plantea una situación derivada de una dirección ejercida [bajo un modelo de control unilateral]. La mujer no abrirá la boca en esas reuniones si lo que dice puede ser interpretado, por alguien que esté por encima de ella, como una crítica a la política de la compañía. [Los que dirigen] la compañía sólo están consiguiendo que ella haga un trabajo mecánico. Su cerebro [su mente] no cuenta, y su corazón [su pasión], que es lo que un negocio en este medio tan competitivo necesita desesperadamente, nunca estará con la compañía.

Selección de Andrés Ubierna

Share

Vamos a suponer que pudiéramos hacer una pregunta a todas aquellas personas del mundo que no se encuentran en una situación de hambruna, enfermedad o pobreza y que en apariencia tienen muchas razones para vivir. Y que pudiéramos pedirles una respuesta honesta a la pregunta “¿Cómo estás?”. Millones de personas dirían: “Muy mal”. Si les preguntáramos el porqué, casi todos culparían a otra persona de su estado de ánimo… Difícilmente encontraríamos a una persona que no haya dicho alguna vez: “Me estás volviendo loco… Estoy muy enfadado… ¿No te importan mis sentimientos? Me irritas tanto que no puedo pensar con claridad”. Nunca se nos ocurre que estamos eligiendo ese malestar del cual nos quejamos tanto.

En cualquier circunstancia, siempre estamos escogiendo todo lo que hacemos, incluyendo el sentirnos mal. Las otras personas no tienen la capacidad de hacernos sentir mal, ni de hacernos felices. Todo lo que podemos intercambiar con ellos, dar o recibir, es información. Pero por sí misma, la información no puede obligarnos a hacer o sentir algo específico. Va hasta el cerebro, donde la procesamos y, luego, decidimos qué hacer con ella. … Elegimos todas nuestras acciones y pensamientos y, así, indirectamente, escogemos casi todos nuestros sentimientos y mucha de nuestra fisiología. Por muy mal que uno pueda sentirse, mucho de lo que le sucede al cuerpo cuando sufre o se está enfermo, es resultado indirecto de acciones y pensamientos que uno ha escogido a diario. Cuando estamos deprimidos, creemos que no tenemos control sobre nuestro sufrimiento, que somos víctimas de un desequilibrio químico en el cerebro y que, por lo tanto, necesitamos drogas como el Prozac para volver a compensarlo. Hay muy poca verdad en esta forma de ver las cosas. En realidad, tenemos mucho control sobre nuestro sufrimiento. Rara vez somos víctimas de lo que nos ha sucedido en el pasado y, … la química de nuestro cerebro es la normal en relación a lo que elegimos hacer. Las drogas para el cerebro pueden hacernos sentir mejor, pero con ellas no solucionamos los problemas que nos han llevado a escoger el sentirnos desgraciados.

Las semillas de casi toda nuestra infelicidad se siembran muy pronto en nuestras vidas: desde el momento en que encontramos personas que han descubierto no sólo lo que es correcto para ellas, sino también y, desafortunadamente, para nosotros. Armadas con este descubrimiento y siguiendo la tradición destructiva que ha dominado nuestro pensamiento durante miles de años, estas personas se sienten con el deber de forzarnos a hacer lo que “saben” que es correcto. La forma que elegimos para resistirnos a esa fuerza es, de lejos, la mayor fuente de desdicha humana.

Con estas palabras, y con cuarenta años de práctica psiquiátrica, William Glasser en su libro Choice Theory presenta un modelo que pretende responder a la siguiente pregunta: “¿Cómo puedo ser libre para vivir mi vida como quiero y, a la vez, construir las relaciones que quiero con las personas que quiero?”.

Por sus implicancias en la cultura y efectividad organizacional, en la calidad de las relaciones que construimos y en el nivel de bienestar que experimentamos, este tema es un temón de aquellos. Así que seguiré publicando algunas reflexiones de Glasser en futuros posteos, pero ahora me interesan los comentarios que puedas hacer sobre las implicancias de esta perspectiva. Veamos, por ejemplo, esta cuestión:

¿Qué pasa con la libertad de elección de aquellos que, hace diez años o más, se quejan de lo mal que están en su lugar de trabajo y siguen eligiendo ir al mismo trabajo día tras día?

Share

Un anciano cacique indígena estaba conversando con sus nietos acerca de la vida. Les dijo: “¡Una gran pelea está ocurriendo dentro de mí!… ¡es entre dos lobos! Uno de los lobos es maldad, temor, ira, envidia, dolor, rencor, avaricia, arrogancia, culpa, resentimiento, inferioridad, mentiras, orgullo, egolatría, competencia, superioridad. El otro es Bondad, Alegría, Paz, Amor, Esperanza, Serenidad, Humildad, Dulzura, Generosidad, Benevolencia, Amistad, Empatía, Verdad, Compasión y Fe. Esta misma pelea está ocurriendo también dentro de ustedes y dentro de todos los seres de la Tierra.”

Pensaron por un minuto y uno de los niños le preguntó a su abuelo: “¿Y cuál de los lobos crees que ganará?” El viejo cacique respondió, simplemente…”El que alimentes.”

  • ¿Cuál de los lobos te trae felicidad a tus relaciones, a tu vida?
  • Si ya sabes cuál de los dos es el lobo que te trae felicidad, ¿por qué no puedes dejar de alimentar al otro?
  • ¿Qué puedes hacer o dejar de hacer para que el lobo que te trae desdicha, no crezca más?

La compasión y el amor por nuestras propias miserias son la más iluminada llave al perdón y a la reconciliación.

Dice el Dalai Lama en Reflexiones para una vida mejor: A two idiot explodes a sphere.

“La compasión es la que crea confianza, nos permite abrirnos a los otros y revelarles nuestros problemas, nuestras dudas y nuestras incertidumbres. Seamos creyentes o no, mientras seamos seres humanos, miembros de la familia humana, necesitaremos compasión.Así, cuando sintamos ese calor, aquí, en el interior, el sentido de la responsabilidad y el compromiso se volverán evidentes, automáticos. Esto nos ayuda a alcanzar el despertar y nos enseña autodisciplina. Por consiguiente, el afecto humano o la compasión es una de las raíces más firmes para desarrollar todas las buenas cualidades.”

Por Víctor Raiban

Share

Hace unos días revisaba mi biblioteca y me encontré con una vieja agenda producida por la Editorial Grito Sagrado, en ella volví a leer y conectarme con nuchísimas frases vinculadas al valor de la libertad en el pensamiento, el arte, la economía, el aprendizaje, la política y la felicidad. Elegí 10 que transcribo al blog como una reflexiva e inspiradora forma de comenzar el lunes. Que la disfrutes.

  1. Cada minuto, cada hora, cada día, nos encontramos en la encrucijada, haciendo elecciones. Elegimos los pensamientos que nos permitimos pensar, las pasiones que nos permitimos sentir y las acciones que nos permitimos realizar. Cada elección es hecha en el contexto del sistema de valores que hemos seleccionado para gobernar nuestras vidas. Benjamin Franklin.
  2. El hombre es un ser con libre albedrío; por lo tanto, cada hombre es potencialmente bueno o malo, y depende de él y sólo de él (mediante su razón) decidir cual quiere ser. Ayn Rand.
  3. Aquel que no puede pensar es un tonto. El que no quiere es un intolerante. El que no se atreve es un esclavo. Andrew Carnegie.
  4. Un deseo presupone la posibilidad de actuar para alcanzarlo; la acción presupone un objetivo que vale la pena alcanzar. Ayn Rand.
  5. La finalidad del arte es dar cuerpo a la esencia secreta de las cosas, no copiar su apariencia. Aristóteles.
  6. El dinero es sólo una herramienta. Te llevará adonde quieras, pero no te reemplazará como conductor. Ayn Rand.
  7. Llegar a una contradicción es confesar un error en el propio pensamiento; mantener una contradicción es abdicar de la propia mente y excluirse del reino de la realidad. Ayn Rand.
  8. La dispersión del mal es el síntoma de un vacío. Siempre que gana el mal, es sólo por omisión: por la falla moral de aquellos que evadieron el hecho de que no puede haber concesiones o componendas cuando se comprometen los principios básicos. Ayn Rand.
  9. La felicidad es un perfume que uno no puede ponerle a alguien sin antes ponerse un poco sobre si. Ralph Waldo Emerson.
  10. El secreto de la felicidad es la libertad. El secreto de la libertad es el coraje. Thucydides.

¡Un abrazo y que tengas un muy buen inicio de semana!

Share

Vamos a suponer que pudiéramos hacer una pregunta a todas aquellas personas del mundo que no se encuentran en una situación de hambruna, enfermedad o pobreza y que en apariencia tienen muchas razones para vivir. Y que pudiéramos pedirles una respuesta honesta a la pregunta: “¿Cómo estás?”, millones de personas dirían: “Muy mal”. Si les preguntáramos el porqué, casi todos culparían a otra persona de su estado.

La teoría de la elección nos explica que, ante cualquier circunstancia, siempre estamos escogiendo todo lo que hacemos, incluyendo el sentirnos mal. Las otras personas no tienen la capacidad de hacernos sentir mal, ni de hacernos felices. Todo lo que podemos intercambiar con ellos, dar o recibir, es información. Pero en sí misma, la información no puede obligarnos a hacer o a sentir algo específico… escogemos todas nuestras acciones y pensamientos y, así, indirectamente, escogemos casi todos nuestras emociones y mucha de nuestra fisiología.

Las semillas de casi toda nuestra infelicidad se siembran muy pronto en nuestras vidas: desde el momento en que encontramos personas que han descubierto no sólo lo que es correcto para ellos, sino también y, desafortunadamente, para nosotros. Armados con este descubrimiento y siguiendo la tradición destructiva que ha dominado nuestro pensamiento durante miles de años, estas personas se sienten con la obligación de forzarnos a hacer lo que “saben” que es correcto. La forma que elegimos para resistirnos a esa fuerza es, de lejos, la mayor forma de desdicha humana.

Estas son algunas líneas de un libro que recomiendo a todos los que deseen contar con un modelo que habilite una cultura de mayor responsabilidad y libertad: La teoría de la elección, una nueva psicología de la libertad, del Dr. William Glasser

No es poco frecuente que cuando presento estas ideas en workshops y seminarios organizacionales destinados a fortalecer una cultura responsable, algún participante salte apuntando a mi yugular intentando demostrar lo equivocado que estoy por fomentar una teoría tan equivocada y alejada de la realidad, de un doctor que debe estar loco, y fundamenten esta opinión con una gran cantidad de ejemplos de cómo son sus jefes directos, quienes por supuesto no están participando del workshop, los responsables del estado en que se encuentra la empresa y de los problemas organizacionales que tienen.

El tema resuena con algunas connotaciones que propician la reactividad. Tal vez esto suceda porque adoptar este modelo implica hacernos incondicionalmente cargo de nosotros mismos e inhabilita asignar a otros, al país, a los políticos, a nuestro jefes, a la economía, etc., etc., etc., poder para ser causantes de nuestras desgracias. Asumir esta concepción de responsabilidad resulta ser un proceso doloroso y transformador.

El modelo de Glasser no niega que los demás, o la vida puedan presentarnos condiciones más o menos desafiantes, sólo propone considerarlos como información, como un dato de la realidad, del “mundo de calidad en el que estamos viviendo”, y pone el énfasis causal de nuestro estado actual y de nuestras posibilidades futuras en nuestras propias manos.

Share

Al pueblo pan y circo… esa es la fórmula acuñada por Julio César y que sigue siendo aplicada por los Kirchner y sus secuaces en Argentina y por otros políticos del mundo.

Quiero al menos quejarme… después veré qué hacer y cómo responder. Me duele la extensión del hambre, el analfabetismo, la inseguridad, la enfermedad, el desempleo, la angustia, el desprogreso, el desamor… Me rebela el empleo de la fuerza por parte del estado y sus agentes, que meten mano en los bolsillos de los que tienen algo ganado con esfuerzo, para luego llenar sus bocas con floridos discursos y no resolver nada más que sus propias cuentitas. Se olvidan de que la mortaja no tiene alforjas. Los considero unos pusilánimes que desperdician su vida y la ajena descuidando incluso a los niños y a los ancianos.

Sus discursos de bienestar, valores, educación y derechos de todos los seres humanos se disuelven como frágiles castillos de arena ante las olas violentas de los hechos sustentados en la corrupción y las ansias desmedidas de poder, la ingerencia en asuntos privados, las venganzas cargadas de resentimientos, mentira e hipocresía.

Crece así el nivel de las aguas malolientes que sumergen a un pueblo, tanto al que trabaja el campo como el que pone sus esfuerzos en una oficina, al que enseña en un aula, al empresario y al operario, al ama de casa o al que no tiene trabajo, a todos los que no trancen con el poder político de turno, en la miseria económica o emocional.

Este tema del respaldo a la AFA por parte del gobierno es una gota más que se suma a lo que hicieron con tantos otros argentinos, desde Usuahia a Tartagal, con decisiones que crearon circunstancias más difíciles aún para millones de familias. ¡Qué pena que siento! En fin, cada pueblo tiene el gobierno que se merece… ¿tanta perversidad nos merecemos? Que cada cual asuma la responsabilidad que le compete.

En este momento no se me ocurre hacer algo más que tomar una posición ética en relación a la ingerencia del estado en los asuntos privados y su modus operandi, y expresar mi opinión sobre estas acciones que aportan a la miseria económica y humana.

Algunos no consideran, como el señor del anillo cuyo lema es “todo pasa”, que todo lo que pasa deja rastro y a veces heridas cuyas cicatrices perduran. Como esas decisiones tomadas luego del guiño de Kirchner que puso en la mesa de la AFA un puñal trapero, moviendo la mano de quien lo empuña con la promesa falaz del dinero del pueblo, bajo el pretexto de custodiar el libre acceso de ese mismo pueblo a la pasión de multitudes: el fútbol. Se que aún no se jugó el segundo tiempo y veremos cómo sigue el partido…

Algunos dirán que en política y negocios no hay valores que valgan, pero yo creo que no hay política ni negocios que sin valores valga y aporte al bienestar de una comunidad.

Y ustedes, Gerentes, Jefes y Empleados de TyC Sports… me imagino cómo se estarán sintiendo, y les expreso que aquí estoy junto a Víctor, Pablo y Ricardo, tomando, de todas las posibles y atendibles, esta posición, y tendiendo nuestras manos, palabras y corazones en un abrazo y respaldo de acompañamiento sincero.

Share

En este video podrás apreciar una presentación clara y simple de los pilares de la filosofía de la libertad, la misma que reflejan, entre otros, los trabajos de Ayn Rand sobre filosofía objetivista y de Mary Ruwart, autora del libro Healing Our World, The other piece of the puzzle.

La filosofía de la Libertad from Andres Ubierna on Vimeo.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline