Anteayer releía El poder de la intención, de Wayne W. Dyer (también autor del famoso Tus zonas erróneas, uno de los libros más vendidos de todos los tiempos), que Pablo Staffolani me prestó hace algunos meses. Su lectura me recordó el principio de tensión creativa que se produce entre la situación actual y la visión de futuro, de la cual nos habló en su momento Peter Senge en La Quinta Disciplina.

Hay un aspecto del funcionamiento de este principio que me resulta sumamente atractivo, contraintuitivo y comprobable mediante la experiencia. Pensemos como si entre el presente y el futuro deseado existiese una banda elástica que acumula por tensión una determinada energía. Si sostenés la atención en tu visión de futuro, y ponés tu esfuerzo en ello, esta atención sostenida produce un efecto organizador sobre tu presente tironéandolo hacia el futuro que buscás alcanzar. Siguiendo el esquema de la derecha, si dejamos suelta la mano izquerda (que representa la situación actual), esta se desplazará sin efuerzo acercándose a la mano derecha (que representa la visión de futuro).

Veamos lo que nos dice Dyer en el libro citado:

Hay en el universo una fuerza inconmensurable, indescriptible, que los chamanes llaman “propósito”, y absolutamente todo lo que existe en el cosmos está ligado al propósito por un vínculo de conexión. Carlos Castaneda

Eres  un ser con una mente capaz de elegir, de tomar decisiones. Durante toda tu vida te encuentras en un estado en el que continuamente tienes que elegir. No se trata de oponer el libre albedrío al destino predeterminado, sino de observar con sumo cuidado cómo has decidido basarte en tu capacidad de disponer de ti mismo con el fin de alcanzar lo que deseas

[¿Es el ego el que guía tu vida, o es sólo un aspecto que pones al servicio de tu vida? Lo que logras ¿depende sólo de tu fuerza de voluntad y de estar dispuesto a dar todo para conseguir tus objetivos?]

Tu fuerza de voluntad [la que considero necesaria] es mucho menos eficaz que tu imaginación, que constituye el vínculo con la fuerza de la intención.

Tu imaginación crea el cuadro interior que te permite participar en el acto de la creación. Es el vínculo invisible que te conecta con la manifestación de tu destino.

Para enriquecer emocionalmente esta reflexión, nada mejor que este temón de John Lennon que sigue tocando mi corazón… Enjoy it!!!

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline