Era una noche cerrada de Abril cuando entre a un barrio cerrado de la localidad de Pacheco donde vivía la perra de siete meses que me había ofrecido mi amiga Martina. Lola era una Golden Retriever cariñosa que apenas me vio salto sobre mí sin poder tocarme ya que su cadena se lo impedía. (Luego me enteraría que siempre estaba encadenada).

Cuando me dieron sus pertenencias (chiches, manta de dormir,…) sentí un llanto desconsolado de un niño de 7 años que entró en escena corriendo para impedir que me la lleve. Era el hijo de los dueños de casa. Recuerdo a su padre cuando lo separaba de “su Lola” y me decía “quédate tranquilo, ya se le va pasar, tiene que acostumbrarse”. Pensé por un instante si era correcto lo que estaba haciendo, y dudé si seguir con el proceso de adopción. Pero las palabras tranquilizadoras de su mujer me hicieron ver qué era lo correcto y que no le impediría a ese niño de melena rubia y llanto desgarrador, ver a Lola. “Te damos a Lola con condiciones: 1º que la cuides, 2º  si tiene cachorros, que nos des la oportunidad de adoptar uno, 3º que cuando vengas al barrio que vive tu amiga Martina, la traigas para que nuestro hijo la vea. Eso me hizo sentido, y allí cerré el contrato moral.

La supina sorpresa fue el diagnóstico que nos dio nuestro veterinario: “tiene giardias, esta sub alimentada, tiene las costillas rotas y no le dieron todas las vacunas para su edad”. ¿Puede un padre enseñar a sus hijos compasión, amor y liderazgo, cuando no lo hace con su mascota?

En la empresa, ¿puede un jefe pedir compromiso, responsabilidad y tener un buen clima de trabajo cuando no lo demuestra con su ejemplo? No lo creo.

Quiero compartir 10 reglas que encontré en Facebook, y que nos ayudan a comprender la responsabilidad que asumimos cuando adoptamos una mascota. Haciendo un paralelismo cuyo sentido espero comprendas, podemos considerar que cuando los ejecutivos asumen la responsabilidad de liderar gente, deberían atenerse a cumplir una serie de reglas, que en general están implícitas, pero que no estaría de más ponerlas por escrito, consensuarlas y comunicarlas.

Los 10 mandamientos de un perro

  1. No te enojes conmigo por mucho tiempo, ya que mi vida solo dura más o menos de 10 a 15 años.
  2. Dame cariño y afecto, que lo necesito más que nada. Y dame tiempo para averiguar qué quieres de mi.
  3. Tú tienes tu trabajo, tus amigos, te entretienes y yo solo te tengo a ti.
  4. Hablame, aunque no entienda tus palabras, entiendo el tono de tu voz cuando me hablas.
  5. Se consiente en tu forma de tratarme puesto que nunca la olvidaré.
  6. Antes de golpearme o lastimarme, recuerda que también puedo lastimarte con una mordida pero no lo hago porque te quiero y nunca te haría daño.

Antes de regañarme por ser perezoso y desobediente, pregúntate si algo me molesta. Tal vez no me estás alimentando correctamente, he estado mucho tiempo bajo el sol o mi corazón esta envejeciendo o debilitándose.
  7. No me dejes nunca en la calle: no quiero morir en la perrera municipal ni bajo las ruedas de un auto y la gente mala me puede hacer daño; cierra tu propiedad con una buena reja y no dejes abierta la puerta (acuérdate que también hay ladrones).
  8. Por favor cuídame cuando envejezca ya que tú también envejecerás algún día.
  9. No me abandones jamás: sé tan leal conmigo como yo lo soy contigo; si algún motivo insuperable te obliga a separarte de mí, prefiero que me hagas dormir para siempre, sin que yo lo sepa, antes de dejarme en manos de extraños o echarme a la calle y sentir que nunca me amaste.
  10. En mi último viaje no me dejes solo, quédate conmigo y nunca digas que no soportas mirarme. No me dejes enfrentar esto sin ti. Todo es más fácil para mi si tu estas a mi lado por que siempre te amaré.

Me resulta claro que un buen jefe requiere más de consciencia que de reglas, pero siento curiosidad por saber cuál sería tu propuesta de reglas a cumplir por todos aquellos que asumen un rol conduciendo a otros seres humanos.

Por Víctor Raiban.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline