celosLas emociones displacenteras son puentes hacia tu Ser. La emoción es energía vital que nos impulsa hacia. Puede servirnos para ir hacia la conquista de cosas externas a nosotros mismos, ej.: compañía, trabajo, dinero, éxito, objetos, placer, o para ir hacia nuestro interior.

Las emociones consideradas negativas o displacenteras pueden acercarnos a una maravillosa verdad esencial. La envidia, los celos, la culpa, el enojo, la ira, la tristeza son puentes maravillosos para ver la luz detrás de la sombra, lo que sucede es que no hemos aprendido a hacerlo. La cultura juzga negativamente estas emociones por eso sabemos ocultarlas, bloquearlas, reprimirlas, anestesiarlas.

Si hoy sientes envidia instálate pasivamente en ese lugar interior que la está experimentando y pregúntate, ¿qué envidias de esa persona? Seguramente descubras que hay un don o una cualidad interior deseosa de Ser y existir.

Si sientes enojo pregúntate qué necesitas para expandirte, liberar tu ser y haz algo en esa dirección.

Si sientes miedo pregúntate qué cualidad esencial aún no haz reconocido y abrazado. Si sientes celos descubre qué parte de tu Ser no estás integrando.

Si sientes culpa descubre la batalla que se está dando entre lo que debes Ser y lo que sentís y deseas.

Si sientes tristeza descubre qué aspecto interior valioso estás perdiendo.

Si sientes ira es tu ser esencial desesperado por liberarse y expandirse.

Y si no sientes nada, haz todo lo posible por salir de la anestesia emocional puesto que el sentido a la vida lo perdemos primero cuando dejamos de Sentirnos a nosotros mismos.

Selección realizada por Andrés Ubierna de las reflexiones de Carina Tacconi sobre la Educación del Ser.

Share

A continuación les dejo los videos de una conferencia dada por Dr. Roberto Rosler que llegaron a mí por Víctor Raiban. Me resultaron muy didácticos y con un sentido del humor espectacular. Que los disfruten!

El Dr. Roberto Rosler es Neurocirujano. Docente de Neuroanatomía, Neurofisiología e Historia de la Medicina de la Escuela de Medicina del Hospital Italiano de Buenos Aires. Docente en Fisiología, Neurología y Filosofía e Historia de la Medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad Interamericana de Buenos Aires. Sus innovaciones en el campo de la neurocirugía le valieron varias distinciones, como las otorgadas por la Sociedad Argentina de Neurociencias, la Asociación Argentina de Neurocirugía o la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva.

Según lo expresa La Divina Locura, “su doble interés por la fisiología del sistema nervioso y por la neurobiología afectiva, se ve reflejado en su producción escrita más reciente: por el lado más árido de la fisiología, es autor del libro Del síntoma al diagnóstico neurológico para estudiantes de medicina y, por el lado más “humanístico” de la psicología, es autor de trabajos como Un viaje neurobiológico al interior del lenguaje, Tratamiento neuroquirúrgico de la neurosis obsesivo compulsiva, y Bases neurobiológicas del psicoanálisis.”

Así que aquí van los videos de esta excelente conferencia y espero luego sus comentarios.

Por Andres Ubierna

Share

Él era un ingeniero avezado que dirigía un proyecto de desarrollo de software y presentaba al vicepresidente de desarrollo de productos de la empresa el resultado de meses de trabajo junto a su equipo. Los hombres y mujeres que habían trabajado durante varias horas al día, semana tras semana, estaban allí con él, orgullosos de presentar el fruto de su dura tarea. Pero cuando el ingeniero concluyó la presentación, el vicepresidente se volvió hacia él y le preguntó en tono sarcástico: “¿Cuánto tiempo hace que terminó la escuela primaria? Estas especificaciones son ridículas. No tienen la menor posibilidad de ir más allá de mi escritorio”.

El ingeniero, absolutamente incómodo y desalentado, guardó silencio y mostró una expresión taciturna durante el resto de la reunión. Los hombre y mujeres de su equipo hicieron algunas observaciones desganadas -y algunas hostiles- para defender su esfuerzo. El vicepresidente recibió una llamada y la reunión se interrumpió bruscamente, dejando una sensación de amargura e ira.

Durante las dos semanas siguientes, el ingeniero se sintió obsesionado por los comentarios del vicepresidente. Desalentado y deprimido, estaba convencido de que jamás le asignarían otro proyecto de importancia en la compañía, y estaba pensando en reununciar a pesar de que hasta ese momento disfrutaba trabajando allí.

Finalmente, el ingeniero fue a ver al vicepresidente y le recordó la reunión, sus comentarios críticos y el efecto demoralizante que habían tenido. Después planteó cuidadosamente la siguiente pregunta: “Estoy un poco confundido con respecto a lo que usted quiere conseguir. Supongo que no pretendía avergonzarme, simplemente. ¿Tenía alguna otra intención?”.

El vicepresidente quedó atónito. No había notado que su comentario, que había sido hecho al pasar, hubiera tenido un efecto tan desvastador. En realidad, pensaba que el plan de software presentado era prometedor, pero que necesitaba más elaboración. En ningún momento había sido su intención descartarlo como algo inútil. Simplemente no se había dado cuenta, dijo, de lo inadecuada que había sido su reacción, ni había querido herir los sentimientos de nadie. Y, aunque tardíamente, se disculpó.

Fuente: La Inteligencia Emocional, Daniel Goleman

Me encantaría leer tus comentarios sobre este tema del sarcasmo, sus efectos en la tarea, en las relaciones, en el clima laboral, y tus reflexiones sobre cuál pensás que es la razón por la cual, a pesar de ser tan destructivo, sigue estando presente y hasta incluso se lo confunde con la inteligencia.

Share

Hablando hacemos que pasen cosas, pero no siempre logramos que pasen las cosas que queremos.

Gran parte del éxito, y fracaso, de nuestras comunicaciones se juega, no en el texto de lo que decimos sino en el contexto que estructura y condiciona el impacto de lo que decimos. El contexto es el espacio en el cual ocurre la acción de comunicar o conversar y se forma con todos los factores que afectan al entendimiento, interpretación, adecuación y significado otorgado a lo que decimos.

Este espacio tiene que ver con el lugar y el momento en los que elgimos comunicar, con las formas y los medios que empleamos, pero también está repleto de otros componentes que nos piden atención e inversión cuando buscamos mejorar el retorno de nuestras conversaciones. La cultura de los interlocutores y su historia personal, la emocionalidad imperante, las intenciones, las actitudes, … son algunos de los aspectos que intervienen en el contexto. Tanto la habilidad de crear contextos conversacionales efectivos, como la de adecuar el mensaje al contexto, son inherentes al liderazgo y de las más desatendidas en el ámbito laboral.

Para reforzar esta idea, le propongo que realice ahora el siguiente ejercicio:

Imagine que es gerente de ventas en una unidad de negocios de una empresa multinacional de productos de consumo masivo, que está en el cierre del mes y que mañana tiene que hacer una presentación a su jefe y a otras visitas regionales. No está alcanzando el volúmen de ventas en las metas comprometidas  y acordadas, por lo tanto está a las apuradas con su equipo para ver cómo logran un impacto de último momento y revertir la situación.

Le acaban de informar que en la agenda de las visitas se produjo un cambio y que su presentación pasó de las 6 pm a las 8 am. Este cambio hace que cambien las prioridades de su equipo ya que tienen que preparar los datos para un informe de una hoja y están a 3 horas del horario de salida (6pm.)

Suponga que en ese contexto uno de los mejores integrantes de su equipo se acerca desencajado y le hace un planteo de este tipo: “¡Estoy harto con las presiones y las apuradas constantes! Esperás que ponga lo mejor y nunca te defradudo. Sin embargo hace un año que me tienen en el limbo con el aumento de sueldo, y sigo esperando. No es justo. Necesito hoy mismo una definición por sí o por no”.

¿Cómo manejaría la situación para lograr ser efectivo con la urgencia siendo a la vez franco, íntegro y cuidadoso del vínculo y la persona?

Share

Supongamos que hace unos meses me encontraba facilitando un encuentro sobre competencias emocionales con un equipo de ejecutivos seniors dentro de un proceso de desarrollo que habíamos comenzado en el 2008. Supongamos también que el grupo estaba formado por unas doce personas de tres niveles jerárquicos, incluyendo al CEO de la empresa quien hasta el momento había mostrado una excelente actitud participativa y abierta. Y por último, supongamos que luego de explicar las consignas de un ejercicio sobre el miedo me encontré participando de una interacción que comenzó supuestamente de manera similar a la siguiente:

El CEO dirigiéndose a mi persona, pero mirándo al resto del equipo, dijo: “Andrés, este tema del miedo está muy bien, pero no es un issue dentro de esta compañía, por lo que no veo que nos aporte valor trabajar nuestros miedos y dedicarle tiempo. En mi caso, dudo realmente que alguno de los presentes me tenga miedo en algo. Me esfuerzo por ser abierto y comprensivo, recibo a todos, los trato bien y todos saben que conmigo pueden hablar de lo que sea sin tapujos…”

Y dirigiéndose entonces al resto del equipo, realizó un chequeo de la siguiente forma: “¿Acaso alguno de ustedes piensa distinto?…

Y contestó, luego de unos instantes de silencio, su propia pregunta así: “No, entre nosotros es imposible que haya miedo, puede haber desacuerdos, planteos diversos, pero nos tenemos, y me tienen, total confianza. El miedo acá no existe.”

Wowwww…¿interesante?… imagino que tenés ganas de que te cuente cómo siguió esta supuesata historia, pero pefiero compartir lo que Pilar Jericó nos comenta en su excelente blog sobre el miedo a hablar del miedo. Dice así:

Alguna vez me han preguntado el motivo por el que escribí sobre el miedo. El origen se remonta a 1998 cuando estaba haciendo mi tesis doctoral sobre gestión del conocimiento (que luego se acabó convirtiendo en la gestión del talento). Lo que más me interesaba por aquella época era indagar en las causas por las que las personas no comparten todo cuanto saben. En aquel entonces, se hablaba de bases de datos, tecnología, calidad e incluso, gestión de personas. Pero yo no recuerdo que en ningún lugar se trataran las barreras a compartir información… excepto en un artículo del Harvard Business Review. Gerald Suárez, consejero de la Casa Blanca, introdujo un concepto realmente novedoso: El miedo. Y aquel artículo me ayudó a reflexionar sobre nuestros temores, casi siempre magistralmente encubiertos.

He de reconocer que aquel artículo fue una excepción y que el tema lo tocaba de puntillas. Cuando tuve la oportunidad de ir a Estados Unidos y de acceder a las bases de datos documentales de algunas universidades, descubrí que apenas se hablaba del miedo en el mundo de la empresa. Era (y es) un concepto tabú. Parece ser que reconocer que tienes miedo es una debilidad, cuando en el fondo es lo que nos ayuda a saber como sobrevivir. Gracias al miedo somos prudentes y eso es sano. Sin embargo, hay otra cara de la moneda que nos daña, la que nos impide desarrollarnos, arriesgar. Ese es el miedo tóxico  que merma nuestro talento.

A raíz de escribir y trabajar sobre el talento, descubrí también que el miedo es la otra cara de la moneda y que a veces es más interesante trabajar en la superación de los miedos que no incidir más en la motivación. Eso es lo que aplico en mis seminarios y en mis sesiones de coaching y observo que se obtienen importantes resultados positivos.

Yo también tuve miedo a hablar del miedo. Algo paradójico, quizá. Pensé: ¿a quién le va a interesar sacar a la luz una emoción que muchos se empeñan en ocultar? Pero creía y creo que todos somos capaces de dar mucho más, que nuestras barreras a la felicidad están intimamente relacionadas con nuestros temores y que, además, existe otro modo de vivir y de gestionar las empresas. Por eso escribí sobre NoMiedo (que no significa no tenerlo, porque es necesario, sino que no nos domine) y fui capaz de superar el mío.

Lo que me motiva ahora con este post es invitarlos a utilizar los comentarios para hablar sobre el miedo en las empresas, con ejemplos, reflexiones, ideas, tips, explicaciones, anécdotas… ¡Te espero!

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline