Un trabajador insatisfecho es un trabajador que experimenta una frustración, es decir, la sensación de que una barrera se interpone entre él y sus esperanzas y expectativas. Las consecuencias de las frustraciones laborales pueden incluir la negligencia profesional, o un sabotaje encubierto de la productividad empresarial, a veces difícil de descubrir. Esto es lo que afirma Michel Henric-Coll, en Las Falacias del Tecnomanagement, y continúa de la siguiente manera:

Pilar Jericó [en No miedo en la empresa y en la vida, Alienta editorial] cita un estudio realizado en Finlandia acerca de 22.000 profesionales, que muestra que la probabilidad de morir de un ataque del corazón se multiplica por cinco en los trabajadores que se han salvado de una reducción de plantilla. El incremento de tensión y las consecuencias de la incertidumbre serían, junto con el aumento de trabajo por haber menos personal, los principales responsables del incremento de riesgos.

“Los valores de justicia social, de solidaridad y de equidad, o los principios de la dignidad humana y la primacía del hombre sobre la economía resultan cada vez más transgredidos… La loca carrera por las cuotas de mercado y la competitividad para conseguir o retener clientes muestra de forma cada vez más patente la regresión social como instrumento de política económica al servicio de la competitividad”. [Alain Euzéby en La organización internacional del trabajo en la tormenta de la mundialización. Le Monde, 5 de diciembre 2000]

Hubo una época en la que uno entraba a trabajar de joven en una empresa, y podía pronosticar jubilarse en la misma. Llegó la moda de la prejubilación, destinada a rebajar la media de edad de los trabajadores incentivando a los mayores a dejar el trabajo. Al cabo de unos años, se dieron cuenta de que aquello había sido probablemente un error. Por una parte, cuando se va una persona mayor de 45 años (es cuando uno empieza según la terminología oficial a ser trabajador de edad avanzada), también se va quién ha acumulado más conocimiento y experiencia, y en no pocos casos, se ha tenido que contratar como profesional externo a las mismas personas que se habían despedido como empleados. Ahora, en las grandes corporaciones y progresivamente en las empresas de menor tamaño, la permanencia de un trabajador en la empresa se acorta, la edad media sigue bajando porque se sustituye cada vez más pronto a los trabajadores.

“Lo que debería provocar la reflexión de las empresas, es que los jóvenes responsables dimiten cada vez más pronto. Un joven licenciado de cada tres deja su primer empleo en menos de dos años. Causando baja tan pronto, no dejan siquiera a las empresas el tiempo de rentabilizar su contratación. [...] No es que los jóvenes sean más vagos que antes, solo son lúcidos cada vez más temprano”. [Alexandre de Isnards, Thomas Zuber. L’open space m’a tuer. Hachette.]

Los síntomas de burn-out llegan cada vez más pronto y la rotación de personal aumenta. ¿Durante cuánto tiempo el contratar a jóvenes ilusionados y agresivos podrá seguir compensando los costes de formación, preparación y adquisición de experiencia que representa estos altos índices de turn-over? ¿Acaso hemos entrado en la época del trabajador Kleenex, de usar y tirar?

¿Quién gana en eso?

Seleccionado por Andrés Ubierna

Share

El título de este artículo, no proviene de la película Apollo XIII, sino del primer capítulo del valioso libro de Michel Henric-Coll, Las Falacias del Tecnomanagement, donde sobre el estrés laboral dice lo siguiente:

El estrés laboral se cobra cada año más víctimas. Los llamados Riesgos Psicosociales han dejado de serlo, no por haber desaparecido, sino porque se han convertido en una realidad tangible y que convendría hablar ahora de Daños Psicosociales.

Según la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, entre el 50% y el 60% de las ausencias al trabajo que se producen al año están ocasionadas por situaciones de estrés. De acuerdo con los últimos datos estadísticos publicados, el estrés laboral puede ocasionar pérdidas económicas de entre el 10% y el 20% del Producto Interior Bruto de un país. Al año, se estiman en 7.500 los diagnósticos de trastornos mentales provocados por las condiciones laborales.

Se estima que, en 2004, fallecieron en España 14.000 hombres y 2.100 mujeres por enfermedades relacionadas con su trabajo, aunque, en el mismo año, sólo se registraron oficialmente 2 casos de muerte por enfermedad profesional. El mayor número de muertes de origen laboral se relacionaría con tumores malignos (alrededor de 9.400 fallecimientos) y enfermedades cardiovasculares (3.600 muertes). ¿Qué ejercito gana batallas matando a sus propios soldados?

El número de consultas médicas por razones laborales aumenta permanentemente. En España, entre 1999 y 2003, estas consultas han aumentado en un 40%. Más de uno de cada cuatro trabajadores de la Unión Europea sufre estrés relacionado con el trabajo.
Según datos del NICE (Institudo para la Salud y la Excelencia Clínica del Reino Unido) los trabajadores que permanecen en situación de baja laboral durante más de seis meses, tienen un 80% de probabilidad de continuar en esta situación durante los siguientes cinco años. Además, estas personas son más propensas a necesitar algún tipo de medicación, a requerir un mayor número de ingresos hospitalarios y a morir de manera prematura. Se estima que el índice de suicidio es 35 veces superior en este grupo que entre los trabajadores activos.

¿Alguna sociedad puede evolucionar teniendo a la población activa en baja laboral?

Para aportar a la reflexión a la que nos invita Michel (aunque te recomiendo leer su libro para entender el sentido de estas palabras dentro del contexto que le da el autor), te propongo ver el siguiente breve video y que luego dejes tus comentarios sobre este importante tema.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline