ITALY-GREECE-BERLUSCONI-PRESSERAl liderar a las personas, te adaptarás a sus necesidades así como a las propias, pero al conectar con las esperanzas y frustraciones de los demás es fácil convertirse en el depositario de sus anhelos. Sin embargo, el deseo de satisfacer las necesidades de los otros puede llegar a ser una vulnerabilidad si eso alimenta tus ansias normales de poder, importancia e intimidad. Esto es mucho más válido si tus propias necesidades no han sido satisfechas adecuadamente. Por eso las personas [con poder] con frecuencia terminan destruyéndose a sí mismas. Terminan tan atrapadas en la acción y la energía que se pierden a si mismas.

Para el liderazgo es importante practicar el arte de la perspectiva [... de estar consciente]. Cuando asumes la tarea del liderazgo, invariablemente te haces eco de muchos sentimientos expresados por la gente que te rodea. Seguramente, algunos de los sentimientos que experimentas en tu rol profesional son “heredados”; todos heredamos algunas virtudes y defectos de nuestros padres y de las generaciones anteriores. Pero hay muchos otros sentimientos que dependen de tu manera de responder ante el ambiente laboral. En cada rol profesional que asumes, la sugerencia es que seas cauteloso acerca de tu inclinación emocional para asumir como propios los sentimientos y problemas de tus colegas dentro de la organización, y estar consciente de cómo esto te afecta.

Cuando lideras, participas de las emociones colectivas, que generan una gran cantidad de tentaciones: las tentaciones de ejercer poder sobre los otros apelan a tu propio sentido de importancia, a las oportunidades de conseguir intimidad emocional y satisfacción sexual. Pero estar conectado con esas emociones (empatÍa) es diferente a entregarte a ellas. Al rendirte a ellas, destruyes tu capacidad para liderar. El poder puede llegar a ser un fin en sí mismo, cuando se desvía la atención de los propósitos más grandes y amplios [que te mueven].

Un sentido de orgullo exagerado puede conducir al autoengaño y a las dependencias anómalas. Las relaciones sexuales con la gente a la que lideras o con extraños, pueden debilitar la confianza, crear confusión y dar una justificación para invalidar tus perspectivas sobre los problemas, o incluso para que seas quitado del juego.

Seleccionado por Andrés Ubierna de Leadership on the Line: Staying Alive through the Dangers of Leading de Heifetz y Linsky.

Share

martesEn el campo de la alta tecnología, llegamos a conocer a jóvenes multimillonarios  que se hacen una pregunta esencial: ¿Para qué sirve todo esto? Estos jóvenes son afortunados, no sólo porque han hecho dinero, sino porque han descubierto estas preguntas esenciales. Mucha gente se fascina con la opción de perseguir un premio material, o con un empleo que promete grandes dividendos, y a menudo se queda atrapada en su rol profesional.

En general esta fascinación surge efecto durante algun tiempo, quizás incluso durante un largo tiempo. Luego, a veces, estalla la crisis haciéndonos sentir como si nos hubieran derribado de nuestro caballo.

Quizás hayas alcanzado la máxima categoría en una carrera exitosa cuando la crisis sobreviene. Quizás tu compañía ha sido adquirida por un enorme consorcio y has sido uno de los desplazados. Quizás un accidente, una enfermedad o la pérdida de un ser querido… Quizás has sido despedido de tu empleo o te sientes seguro pero algo te está consumiendo por dentro y piensas que esto no es lo apropiado, aun cuando te haya proporcionado sustento y satisfacción durante veinte años. O te has quedado en casa para criar a los niños y ahora el nido está vacío. Quizás perdiste la reelección, o la perdió tu jefe y te quedaste sin empleo, o quizás llegaste a la cumbre de las cumbres y ahora no eres capaz de encontrar un nuevo reto.

En esos momentos, las personas se desorientan porque han confundido la forma con la esencia. Han llegado a creer que la forma del trabajo es lo que le hace importante. Se han identificado con sus roles: soy el senador, soy la madre, soy un ejecutivo empresarial… Confunden la forma de su participación en la vida con la esencia de su sentido y propósito.

Si el ingrediente esencial del propósito en la vida es la experiencia de conexión y contribución, entonces parte de la magia de la vida en nuestras organizaciones y comunidades reside en la capacidad humana para generar nuevas formas de expresión. El propósito deriva de encontrar las maneras -en lugar de una manera particular- de amar, de contribuir, de mejorar la calidad de vida de las personas que nos rodean.

En sus existosas memorias, Martes con mi viejo profesor, el autor Mitch Albom relata algunas de sus entrevistas con su mentor, Morrie Schwartz, durante el último año de vida de éste. En un momento Schwartz pregunta retóricamente: “¿Tú sabes qué te da satisfacción?”. “¿Qué?”, responde Albom. “Ofrecer a los otros lo que tú tienes para dar.”

“Hablas como un boy scout“, observa Albom, y esto inspira a Morrie nuevamente.

“No me refiero al dinero, Mitch. Me refiero a tu tiempo. Tu interés. Tu trayectoria. Esto no es tan difícil [...] Así es como empiezas a inspirar respeto, al ofrecer algo que tienes para dar. Hay muchos lugares para hacer esto. No necesitas tener un gran talento.”

Cualquier medio que utilices no es tan importante como comprender las posibilidades continuas de servir a los que te rodean, precisamente hasta el fin de tus días. Morrie Schwartz seguía contribuyendo aun cuando su vida se apagaba: enseñaba a Albom cómo morir al mismo tiempo que le enseñana cómo vivir.

Fundamentalmente, la forma no importa. Cualquier forma de servir es, esencialmente, una expresión de amor. Y como las oportunidades de contribuir están siempre presentes, hay pocas razones para que alguien se prive de las experiencias profundas con las que dar sentido a su vida.

Selección y paráfraeso de Andrés Ubierna de algunas ideas propuestas en Liderazgo sin límites (Leadership on the line) de Heiftetz y Linsky.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline