La manera en la que nos relacionamos con el trabajo, la manera en la que lo interpretamos o consideramos, tiene raíces culturales con fuertes consecuencias en nuestro nivel de bienestar y en nuestra efectividad.

Abraham Maslow escribió que “el más hermoso de los destinos, la más maravillosa de las buenas fortunas que puede sucederle a un ser humano, es que le paguen por hacer aquello que ama hacer”.

Dice Tal Ben-Shahar en Happier:

La psicóloga Amy Wrzesniewski y sus colegas sugieren que la gente experimenta su trabajo en uno de los siguientes tres modos: como una tarea, como una carrera, o como una vocación.

La mayoría percibe el trabajo como una tarea, con el foco puesto en la compensación financiera más que en la satisfacción personal. En este caso la gente sale a trabajar a la mañana en primer lugar porque siente que “tiene que hacerlo” más que porque sienta que “quiere hacerlo”. No espera del trabajo más que cobrar el sueldo a fin de mes o a fin de semana, y aguarda con ganas que llegue el viernes o algún feriado o las vacaciones.

La persona que experimenta el trabajo como una carrera está motivado principalmente por factores extrínsecos, como ganar más dinero o crecimiento -en poder o prestigio. Espera con ganas una próxima promoción, un ascenso jerárquico…

Para una persona que experimenta su trabajo como una vocación, el trabajo es un fin en si mismo. Mientras el sueldo o los honorarios son algo por cierto importante, como así también lo es el crecimiento, trabaja principalmente porque quiere hacerlo. Está motivado por razones intrínsecas y experimenta una sensación de realización personal al realizar ese trabajo, sus metas son autodefinidas. Se siente apasionado con lo que hace y de su tarea obtiene satisfacción y plenitud; considera su trabajo como un privilegio más que como una tarea.

Por Andrés Ubierna

Share

clasesEn lo profundo del invierno, finalmente aprendí que había dentro mío un verano invencible. Albert Camus

Era mediados de enero. No veía nada a mi alrededor mientras cortaba camino hacia el edificio austero de psicología del otro lado del campus de Harvard. Una vez allí, me detuve frente a la puerta cerrada del despacho de mi profesor. Alcé mi mirada recorriendo los números de identificación en la planilla de la cartelera, columna por columna, y me resultó difícil ver con claridad lo que estaba ante mis ojos. Una vez más, mi ansiedad me había dejado prácticamente ciego.

Mis primeros dos años de facultad fueron infelices. Siempre sentía la espada de Damocles colgando sobre mi cabeza. ¿Si me perdía una palabra crucial durante una clase? ¿Si me pescaban desatento durante un seminario y no era capaz de responder una pregunta del profesor? ¿Si no tenía la oportunidad de corregir mi tarea por tercera y última vez antes de entregarla? Cualquiera de estas situaciones podría conducir a un desempeño imperfecto, a fallar, y a poner fin a la posibilidad de convertirme en el tipo de persona y tener el tipo de vida que visionaba para mí mismo.

Ese día, parado frente a la puerta de mi profesor, se materializó uno de mi mayores miedos. Fallé en conseguir una “A”. Corrí de regreso a mi habitación y cerré la puerta.

A nadie le gusta fallar, pero hay una diferencia entre un deseo natural a no equivocarse o fallar y un miedo intenso a fallar. El temor natural a equivocarnos nos puede motivar a tomar las precauciones necesarias y a trabajar con más dedicación para lograr lo que nos proponemos. Por contraste, el miedo intenso o la aversión a la falla o el error con frecuencia nos juega en contra, condicionándonos a rechazar el error con tanta fuerza y energía que no podremos tomar los riesgos que son necesarios asumir para crecer. Este miedo sobrecargado no solo compromete nuestro desempeño sino que además obtura la totalidad de nuestro bienestar psicológico.

Fallar es una parte inevitable de la vida y una parte críticamente importante de cualquier vida que pueda considerarse exitosa. Aprendemos a caminar cayéndonos, a hablar balbuceando, y a pintar una figura haciendo garabatos. Aquellos que temen con tanta intensidad equivocarse, terminan desaprovechando su potencial. O aprendemos a fallar o fallamos en aprender. 

Para sumar tu reflexión, pregunto: siendo esto tan obvio, ¿por qué será que nuestras escuelas o el sistema educativo en el que crecimos no nos ayuda a aprender a equivocarnos?

Selección de Andrés Ubierna del libro Being Happy: You Don’t Have to Be Perfect to Lead a Richer, Happier Life, de Tal Ben-Shahar.

Share

Recurro con frecuencia a los modelos que plantea la psicología positiva ya que los encuentro muy efectivos para responder a los desafíos humanos que nos plantea el mundo del trabajo.

Lo que me mueve a escribir este posteo es aportar algo de luz a la confusión general que muchos tienen entre la psicología positiva y la psicología pop o new-age o auto-ayuda.

Uno de los efectos de esta confusión es la descalificación de las miradas y técnicas que propone la psicología positiva, con lo cual una gran cantidad de personas se pierden la posibilidad de aplicarlas y experimentar sus beneficios.

La gente desconfía de las propuestas de auto-ayuda y transfiere esta desconfianza a la psicología positiva.

Dos razones principales que gatillan este rechazo de muchos hacia las alternativas de la auto-ayuda: la simpleza de sus ideas y una historia de frustraciones repetidas de aquellos que compraron (y creyeron) en las grandes promesas incumplidas por una parte sustantiva de las propuestas de los mercaderes de esperanza disfrazados de gurus.

Por otro lado, uno de los factores que alimenta la confusión entre la psicología positiva y lo más lamentable de las propuestas de auto-ayuda, es la simpleza de ambas. Pero simpleza no siempre es sinónimo de “poco rigor científico”.

Si bien la mayoría de las opciones de auto-ayuda prometen mucho y entregan poco, y casi todas sus “fórmulas para ser feliz, resolver sus problemas de pareja y hacerse millonario en 10 pasos” carecen del testeo científico, no sucede lo mismo con las propuestas de la psicología positiva. Pero… “quien se quemó con leche, ve un líquido blanco y llora”.

La psicología positiva es el estudio científico del funcionamiento humano óptimo. Tiene entonces una enorme importancia para el mundo del trabajo. Fue en 1998 que Martin Seligman, presidente de la prestigiosa American Psychological Association, la presentó formalmente como campo de investigación y estudio.

Como lo expone Tal Ben-Shahar en Happier: Learn the Secrets to Daily Joy and Lasting Fulfillment: “La psicología positiva es simple y accesible -como lo es la psicología pop- pero es simple y accesible de una manera completamente diferente”.

Establece un puente entre el mundo académico y la comprensión de la gente común. “Los psicólogos positivos, luego de sumergirse en las profundidades de un fenómeno, emergen del otro lado de la complejidad con ideas accesibles y teorías prácticas, y con técnicas y tips que funcionan. Esto no es una tarea sencilla. Leonardo da Vinci lo expresó con estas palabras: la simplicidad es el summun de la sofisticación.

Al ocuparse de destilar la esencia de la buena vida, los psicólogos positivos, junto con otros científicos sociales y filósofos, dedicaron una enorme cantidad de tiempo y esfuerzo para llegar a la simplicidad del otro lado de la complejidad. Sus ideas… pueden ayudarlo a llevar una vida más feliz y satisfactoria. Yo se que pueden, pues fue lo que hicieron por mí.”

Espero que la próxima vez que te encuentres con las propuestas simples de la psicología positiva, no las descartes por su sencillez, o porque mencionan palabras como amor, felicidad, optimismo, grandeza, …, sino que las pases por el tamiz de la prueba práctica, y las evalúes por el impacto, en tu propia experiencia vital y laboral, de haber trabajado con ellas.

Por Andrés Ubierna

Share

La manera en la que nos relacionamos con el trabajo, la manera en la que lo interpretamos o consideramos, tiene raíces culturales con fuertes consecuencias en nuestro nivel de bienestar y en nuestra efectividad.

Abraham Maslow escribió que “el más hermoso de los destinos, la más maravillosa de las buenas fortunas que puede sucederle a un ser humano, es que le paguen por hacer aquello que ama hacer”.

Dice Tal Ben-Shahar en Happier:

La psicóloga Amy Wrzesniewski y sus colegas sugieren que la gente experimenta su trabajo en uno de los siguientes tres modos: como una tarea, como una carrera, o como una vocación.

La mayoría percibe el trabajo como una tarea, con el foco puesto en la compensación financiera más que en la satisfacción personal. En este caso la gente sale a trabajar a la mañana en primer lugar porque siente que “tiene que hacerlo” más que porque sienta que “quiere hacerlo”.  No espera del trabajo más que cobrar el sueldo a fin de mes o a fin de semana, y aguarda con ganas que llegue el viernes o algún feriado o las vacaciones.

La persona que experimenta el trabajo como una carrera está motivado principalmente por factores extrínsecos, como ganar más dinero o crecimiento -en poder o prestigio. Espera con ganas una próxima promoción, un ascenso jerárquico…

Para una persona que experimenta su trabajo como una vocación, el trabajo es un fin en si mismo.  Mientras el sueldo o los honorarios son algo por cierto importante, como así también lo es el crecimiento, trabaja principalmente porque quiere hacerlo. Está motivado por razones intrínsecas y experimenta una sensación de realización personal al realizar ese trabajo, sus metas son autodefinidas. Se siente apasionado con lo que hace y de su tarea obtiene satisfacción y plenitud; considera su trabajo como un privilegio más que como una tarea.

Share

¿Puedo brindar felicidad a otros, si no soy feliz? No, pues no puedo dar lo que no tengo. Por eso la felcidiad propia y el compromiso con el bienestar colectivo (una forma de referirme al amor), son dos componentes de un sistema que se alimentan mutuamente. Cuanto más feliz soy, más felicidad puedo dar, y cuando más felicidad entrego, más feliz soy.

Ahora bien, ¿cómo juegan en esta dinámica, nuestros prejuicios sobre la asociación entre egoísmo y maldad, entre sacrificio de la dicha propia en pos de la de los demás? Leyendo el libro de Ben-Shahar, Happier, encontré las siguientes reflexiones que me parecieron interesantes como para iniciar con vos un dálogo sobre este tema:

Hacer contribuciones a la felicidad de otras personas nos brinda significado vital y placer, por lo que ayudar a otros es uno de los componentes esenciales de una vida feliz. Por supuesto que es importante mantener en mente la distinción entre ayudar a otros y vivir para la felicidad de los demás. Si no le damos prioridad a nuestra  búsqueda de una vida, poco a poco, más feliz, nos lastimamos a nosotros mismos y, por extensión a nuestra inclinación de ayudar a los demás. Una persona infeliz es menos benevolente y eso fomenta mayor infelicidad.

Las investigaciones de Barbara Fredrickson sugieren que las emociones placenteras expanden el foco de nuestra atención. Cuando nos sentimos felices estamos más propensos a ver más allá de nuestro perspectiva estrecha, introvertida y autoreferenciada, y atender las necesidades y deseos de los demás. Los estudios de Alice Isen y Jennifer George demuestran que cuando nos sentimos bien, somos más propensos a ayudar a otras personas.

Cuando tomamos decisiones, lo que primero necesitamos preguntarnos es qué podría hacernos más feliz independientemente de cuánta contribución pueda representar para la felicidad de otros. Luego debemos preguntarnos si lo que queremos hacer podría privar a otros de su capacidad para perseguir su propia felicidad -porque si esto sucediese, estaríamos socavando nuestra propia felicidad. Nuestra inclinación empática, nuestro sentido innato de justicia, nos lleva inevitablemente a pagar un precio en última instancia, cuando lastimamos a otros.

Aquellos que suscriben a la moralidad del deber ser, de la obligación, y que le dan sentido a la vida atendiendo obligaciones [impuestas por una ley externa a sí mismos], necesitan del sacrificio. Por definición, el sacrificio no es placentero (si lo fuese, no permanecería siendo sacrificio). La moralidad pone a la vida con sentido y al placer, en lados opuestos incompatibles, uno se enfrenta al otro.

[Si bien felicidad y placer no son sinónimos, lo que sí podemos afirmar es que] la felicidad no es acerca del sacrificio, es acerca de la compensación entre el placer presente y el beneficio futuro… es acerca de la síntesis, es acerca de crear una vida en la cual todos los elementos esenciales a la felicidad se integren en armonía.

La persona magnánime, la que incluye en su esfera de interés y cuidado a una cantidad grande de seres, se  incluye a sí misma en dicha esfera. Después de todo… amamos al prójimo de la misma manera en la que nos amamos a nosotros mismos.

Te dejo un abrazo y espero con ganas leer tu propia reflexión, sobre este tema…

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline