“No lo puedo creer. Parecés tan inteligente y racional, y mirá cómo te ponés por que perdió Boca”….

Y César responde:

“Nací y me crié en Argentina. El fútbol me acompañó toda mi vida, desde chico. Muchas de las más grandes alegrías (y tristezas) que tuve en mi vida están vinculadas al fútbol. El fútbol fue y es una parte importante de mi vida. Si tengo un rasgo de inteligencia, este está dado por mi capacidad para emocionarme de tal forma por algo que sólo existe en mis deseos. Me enorgullezco de tener la maravillosa capacidad de querer algo, y emocionarme en consecuencia. Lejos de pensar que mi emoción es irracional, estoy convencido que responde a la más humana y, en ese sentido, estricta lógica racional. Una vez que quiero a Boca, es absolutamente lógico que me importen sus éxitos y fracasos.

El cariño por un club de fútbol es también el resultado lógico de una historia, de una articulación narrativa que se remonta a domingos de la mano de mi padre, a tardes frías y lluviosas debajo de un paraguas, a abrazos festejando un gol juntos o bien a silencios tensos, mientras el corazón se estruja aguantando un resultado. Y después volver a casa los dos,  previa escala en el café de siempre para tomar un submarino caliente y comer un par de gomosas, deliciosas medialunas. Y saber que, pase lo que pase, el domingo que viene allí estaremos, juntos otra vez para enfrentar el destino condensado en 90 minutos de una magia que nos une y nos iguala. “

Si uno tiene esta historia, si uno articula de esta manera los hechos, entonces las emociones que siente son la consecuencia lógica de su articulación. Entonces, solamente entonces, hemos de comprender que el corazón tiene razones que la razón si entiende.

Gracias a César Grinstein por estas palabras volcadas en su libro Conversar y que nos resaltan con tanta claridad el valor de permitirse vivir las emociones con intensidad así como la presencia de una tendencia cultural a reprimirlas tanto en uno mismo como en los otros.

Share

Al pueblo pan y circo… esa es la fórmula acuñada por Julio César y que sigue siendo aplicada por los Kirchner y sus secuaces en Argentina y por otros políticos del mundo.

Quiero al menos quejarme… después veré qué hacer y cómo responder. Me duele la extensión del hambre, el analfabetismo, la inseguridad, la enfermedad, el desempleo, la angustia, el desprogreso, el desamor… Me rebela el empleo de la fuerza por parte del estado y sus agentes, que meten mano en los bolsillos de los que tienen algo ganado con esfuerzo, para luego llenar sus bocas con floridos discursos y no resolver nada más que sus propias cuentitas. Se olvidan de que la mortaja no tiene alforjas. Los considero unos pusilánimes que desperdician su vida y la ajena descuidando incluso a los niños y a los ancianos.

Sus discursos de bienestar, valores, educación y derechos de todos los seres humanos se disuelven como frágiles castillos de arena ante las olas violentas de los hechos sustentados en la corrupción y las ansias desmedidas de poder, la ingerencia en asuntos privados, las venganzas cargadas de resentimientos, mentira e hipocresía.

Crece así el nivel de las aguas malolientes que sumergen a un pueblo, tanto al que trabaja el campo como el que pone sus esfuerzos en una oficina, al que enseña en un aula, al empresario y al operario, al ama de casa o al que no tiene trabajo, a todos los que no trancen con el poder político de turno, en la miseria económica o emocional.

Este tema del respaldo a la AFA por parte del gobierno es una gota más que se suma a lo que hicieron con tantos otros argentinos, desde Usuahia a Tartagal, con decisiones que crearon circunstancias más difíciles aún para millones de familias. ¡Qué pena que siento! En fin, cada pueblo tiene el gobierno que se merece… ¿tanta perversidad nos merecemos? Que cada cual asuma la responsabilidad que le compete.

En este momento no se me ocurre hacer algo más que tomar una posición ética en relación a la ingerencia del estado en los asuntos privados y su modus operandi, y expresar mi opinión sobre estas acciones que aportan a la miseria económica y humana.

Algunos no consideran, como el señor del anillo cuyo lema es “todo pasa”, que todo lo que pasa deja rastro y a veces heridas cuyas cicatrices perduran. Como esas decisiones tomadas luego del guiño de Kirchner que puso en la mesa de la AFA un puñal trapero, moviendo la mano de quien lo empuña con la promesa falaz del dinero del pueblo, bajo el pretexto de custodiar el libre acceso de ese mismo pueblo a la pasión de multitudes: el fútbol. Se que aún no se jugó el segundo tiempo y veremos cómo sigue el partido…

Algunos dirán que en política y negocios no hay valores que valgan, pero yo creo que no hay política ni negocios que sin valores valga y aporte al bienestar de una comunidad.

Y ustedes, Gerentes, Jefes y Empleados de TyC Sports… me imagino cómo se estarán sintiendo, y les expreso que aquí estoy junto a Víctor, Pablo y Ricardo, tomando, de todas las posibles y atendibles, esta posición, y tendiendo nuestras manos, palabras y corazones en un abrazo y respaldo de acompañamiento sincero.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline