Sigo con el tema de la felicidad en el trabajo. Cuando buscamos crear ámbitos de trabajo donde la gente pueda ser más feliz haciendo lo que hace, nos topamos con cuestiones filosóficas. Así que filosofemos un poco. Una de las primeras preguntas que me surgen es si la felicidad es un estado del ser o un producto del hacer, si depende o no de las circunstancias.

Sócrates afirma lo siguiente: Todo nos lleva a la ineludible realidad de que si el conocimiento es bien, la ignorancia es vicio; y también al hecho de que todo hombre que descubriera y aceptara el verdadero sentido de la vida, tendría que acabar siendo virtuoso; en resumidas cuentas, a la felicidad sólo se llega siendo virtuoso, siendo virtuoso a través del conocimiento. En esta concepción, la felicidad se vincula al hacer mediante elecciones virtuosas guiadas por la conciencia o el conocimiento.

También encontramos perspectivas donde el énfasis de la felicidad está puesto en lograr un cierto estado de conciencia. Experiencias como las de Víctor Frankl, nos muestran es posible ser esencialmente libre y feliz aún estando en un campo de concentración. La condición es estar conectado con el amor por lo que se está siendo, más allá de las circunstancias.

Tenemos por ejemplo el caso de Luis Fernando Montoya, ex-DT Colombiano de Once Caldas baleado en el 2005. Montoya quedó cuadripléjico pero pudo seguir disfrutando del futbol colaborando con el periodismo.

Aún cuando estas perspectivas enfatizan que la felicidad no depende de las circunstancias y que todos tenemos una responsabilidad individual para experimentarla, creo que hay ambientes favorables y otros desfavorables a la experiencia de felicidad por parte de los empleados de una empresa. En la empresa hay jerarquía y poder diferencial, por lo que no todos tienen  la misma capacidad para influenciar las circunstancias en las que trabajan los empleados.

Si los más altos directores promueven la responsabilidad, la excelencia, y la efectividad con una cultura creativa, respetuosa y que aliente el aprendizaje, estarán favoreciendo la creación de condiciones menos desafiantes para una experiencia laboral feliz por parte de los empleados.

¿Qué te parece?

Por Víctor Raiban.

Share

Lo que de verdad necesitamos es un cambio radical en nuestra actitud hacia la vida.

Tenemos que aprender por nosotros mismos y, después, enseñar a los desesperados que en realidad no importa que no esperemos nada de la vida, sino que la vida espera algo de nosotros.

Tenemos que dejar de hacernos preguntas sobre el significado de la vida y, en vez de ello, pensar en nosotros como seres a quienes la vida les inquiriera continua e incesantemente.

Nuestra contestación tiene que estar hecha no de palabras ni tampoco de meditación, sino de una conducta y una actuación correctas.

En última instancia, vivir significa asumir la responsabilidad de encontrar la respuesta correcta a los problemas que ello plantea y cumplir las tareas que la vida asigna continuamente a cada individuo.

El hombre en busca de sentido, Viktor Frankl

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline