Reconozco que he sido inusualmente afortunado en cuanto a mi salud, mi matrimonio, mi familia, mis jóvenes y estimulantes amigos, y los inesperadamente adecuados ingresos procedentes de mi trabajo. Por consiguiente no soy en sentido alguno un caso típico.

Pero, para mí, estos últimos diez años han sido fascinantes, repletos de intrépidos proyectos. He tenido la oportunidad de abrirme a nuevas ideas, nuevos sentimientos, nuevas experiencias y nuevos riesgos. Descubro cada vez más que estar vivo implica arriesgarse, actuar sin una certeza absoluta, comprometerse con la vida.

Esto produce cambios y, para mí, el proceso de esos cambios es la vida. Me doy cuenta de que si fuera estable, prudente y estático viviría en la muerte. Por consiguiente acepto la confusión, la incertidumbre, el miedo y los altibajos emocionales, porque ése es el precio que estoy dispuesto a pagar por una vida fluida, perpleja y excitante.

Al contemplar todas las décadas de mi existencia, sólo hallo una,… que pueda compararse con ésta. Tuvo también su elemento de riesgo, de aprendizaje, de crecimiento y enriquecimiento personal. Pero fue, a su vez, un período de profunda inseguridad personal y de lucha profesional agobiante, mucho más difícil que estos últimos años. Por tanto creo que soy sincero al afirmar que, en su conjunto, ésta ha sido la década más satisfactoria de mi vida. He logrado ser cada vez más yo mismo y he hallado felicidad en ello.

De joven era bastante enfermizo y mis padres me han dicho que, según los doctores, no llegaría a viejo. Este pronóstico ha resultado ser completamente falso en un sentido, pero profundamente cierto en otro. Creo que es correcto que no viviré hasta ser viejo. Ahora estoy de acuerdo con el pronóstico; estoy convencido de que moriré joven.

Fuente: El camino del ser, Carl Rogers

Share

Una característica común de las personas que se declaran felices es su capacidad para valorar y disfrutar de lo que tienen; la conciencia del valor de aquello que tenemos y que nos da la vida y de las pequeñas grandes alegrías de ésta.

La felicidad parece emerger de la toma de conciencia de aquello que es obvio y que, precisamente por ello, obviamos: un buen estado de salud, la compañía de nuestros afectos, el contacto con la naturaleza, una buena conversación, tener el privilegio de trabajar en algo que nos gusta…

En la antigua Grecia existía un concepto que, por desgracia, ha caído en desuso con el paso del tiempo: obnosis. La obnosis hace referencia a aquello que es obvio y paradójicamente acaba siendo obviado… Obviamos lo obvio. Un ejemplo simple sería decir que sin un aire respirable moriríamos o enfermaríamos. Pero quizás sólo daremos valor al hecho de tener un aire respirable el día que tengamos que pagar por respirar; cuando los estados deban financiar sus políticas medioambientales a través de un impuesto que grave nuestro consumo de aire como ciudadanos. Porque es obvio que si no respiramos, morimos, pero normalmente no nos damos cuenta de ello.

Merece la pena abrir los ojos aquí y ahora para darnos cuenta de todo cuanto nos rodea y por lo que podemos sentirnos felices y agradecidos: desde el latido de nuestro corazón, la salud de nuestro cuerpo, la buena música de fondo que nos acompaña, la existencia de un ser querido  o el buen vaso de agua que sacia nuestra sed. Cuestiones cargadas de valor.

Merece la pena darnos cuenta de ello y procurar cuidar esas pequeñas grandes cuestiones… Como bien lo expresa Paracelso: “Quien conoce ama. Y quien ama es feliz.”

Fuente: La buena vida, Alex Rovira.

Share

El amor desbanca a la salud y se coloca, con un 54%, como la prioridad de los españoles para ser felices. Sólo el 7% considera al dinero como el primer factor indispensable para lograrla.

Llegué a esta indormación a través del blog de Gaby Menta: Coca-Cola España presentó su Informe Coca-Cola de la Felicidad, un estudio basado en 3.000 entrevistas personales, que analiza las razones y condicionantes que llevan a los españoles a afirmar si son felices o no y en qué medida influyen en su estado de ánimo los factores sociales, familiares, económicos, etc.

El informe es el primer trabajo desarrollado por el Instituto Coca-Cola de la Felicidad. Para la realización del estudio, Coca-Cola España ha contado con la colaboración de los expertos Eduardo Punset, escritor y divulgador científico y Carmelo Vázquez, catedrático de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid.

Amor, salud y dinero, en este orden

Según el estudio, el 54% de los españoles considera al amor como la máxima prioridad para ser felices, superando a la salud que ocupaba la primera posición según el informe del Instituto Coca-Cola de la Felicidad 2008 , y que se sitúa ahora en un 31%.

A pesar del momento de crisis económica, el dinero sigue siendo el último en el ranking de factores indispensables para lograr la felicidad, con un 7%. Un porcentaje que ha disminuido notablemente, si lo comparamos con los datos del informe correspondiente a 2008.

“Las últimas investigaciones y la experiencia cotidiana con pacientes sugieren que la felicidad no sólo contribuye a disminuir el riesgo de diversas enfermedades sino que parece facilitar la recuperación de las mismas. Incluso, según algunos estudios, la felicidad puede alargar la vida entre 7 y 10 años”.

Para leer el posteo en el blog de Gaby Menta sigue el enlace aquí.

Para descargar el informe completo, haz click aquí.

También aprovecho para compartir uno de los programas de Redes TV, con el decálogo para vivir mejor de Gary Marcus, quien trata de entender el origen de la mente humana integrando estudios de psicología, lingüística y biología moleclar:

Volviendo a la felicidad y pensando en vos, ¿cuál es el orden que le das a estos tres bienes? 1…? 2…? 3…?

Share

En su libro Myself and Other More Important Matters, Charles Handy recurre a los filósofos griegos para compartir su definición de felicidad: “Para Aristoteles eudaimonia era de lo que se trataba la buena vida. La compleja palabra griega suele ser traducida como felicidad, pero para Aristoteles significa algo mas. La felicidad para Aristoteles no es un estado sino una actividad. No es tirarse en la playa con una copa de vino y un libro, ni tener sexo voluptuoso con la persona de tus sueños. Eudaimonia se traduce mejor como “germinar”, o dar lo mejor de ti en lo que tu eres mejor.”

Graduado de la Universidad de Oxford y del MIT Sloan School of Management, Charles Handy (1932) fue uno de los fundadores de la London Business School.
Especialista en comportamiento organizacional, es el pensador de management más reconocido de Europa. Según Handy, el verdadero patrimonio de las empresas no es su estructura tecnológica sino el talento de su gente puesto en acción.

En La Organización del Futuro, escrito junto a Peter Druker, Handy afirma: “Las compañías que sobreviven más tiempo son las que brindan al mundo no sólo crecimiento y dinero sino su excelencia, su respeto por los otros o su capacidad de hacer feliz a la gente. Algunos llaman “alma” a estas cosas”.

En una escala de 1 a 10, ¿cuán feliz sos haciendo lo que hacés?, ¿en qué medida estás poniendo en tu trabajo todo tu talento? ¿qué más necesitás para llegar a 10? ¿de quién depende satisfacer esta necesidad?

Share

Comparto esta conferencia inspiradora, dada en TED por Benjamin Zandler, director de la Filarmónica de Boston. Una invitación a descubrir qué contribución hacemos con nuestros actos y nuestras palabras, instante a instante, y también a reflexionar sobre cómo se transformarían nuestras vidas y nuestros mundos, al basar el éxito en nuestra capacidad de aportar a la felicidad de los demás. Me encantaría leer en los comentarios, qué reflexiones te produce.


Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline