Los invito ver el video de Shawn Achor y reflexionar con él sobre la relación entre la felicidad y el éxito en nuestro trabajo.

Si aceptas esta invitación, haz click aquí.

Achor propone, con sugerencias prácticas y claras, descubrir cómo un mayor nivel de bienestar y positividad nos habilita a conseguir mejores resultados.

Si querés profundizar sobre las creencias que nos dificultan acceder a una experiencia de mayor disfrute en el trabajo, te propongo que leas Ganarás el pan con el sudor de tu frente.

Por Víctor Raiban

Share

Desde la práctica budista encontramos términos como Visión de Futuro Justo, o Conducta Justa. Estas están ligadas íntimamente con las causas justas y las intenciones. Y toda causa justa con una noble intención nos aproxima a la compasión.

“Si quieres hacer feliz a otro sé compasivo y si quieres ser feliz practica la compasión” dice el Dalai Lama. Pero, ¿son compatibles estas prácticas en las empresas? ¿Puede sostenerse esta mirada con los intereses de los stakeholders?

Te invito a ver este video de la práctica de la compasión en una compañía como Google (puedes elegir los subtítulos en español).

Por mi parte, cuando vi el video recordé una  parábola atribuida al Buda.

Hay tres grupos de personas -o empresas- en este mundo, las ciegas, las tuertas y las que ven con dos ojos.

Las empresas o personas ciegas son las que no tienen la visión que conduce a la adquisición de riqueza o al incremento de la riqueza ya ganada. Más aún no tienen la visión que les permite saber qué actos conducen a resultados positivos y cuáles no.

Por su parte quienes tienen la visión de sólo obtener riqueza son las personas o empresas tuertas, pero por lo demás son iguales a las ciegas.

Las empresas y personas que ven con dos ojos tienen la visión para ganar riqueza y capitalizarla, pero también tienen una perspectiva que les permite elegir los medios justos, saber qué actos la conducen a resultados positivos por medios honorables y los que no lo hacen.

Los ciegos son perseguidos por la desgracia, no tienen riqueza y no realizan un buen trabajo. En este caso la mortalidad de estas empresas es alta. En las empresas o personas tuertas, como su fin es únicamente lucrativo, no les importa los medios para conseguir esas ganancias. Los valores y visión son cortoplacistas y son menos exitosas que las empresas excelentes que perduran.

Las empresas y las personas que funcionan con los dos ojos son las sobresalientes. Tienen una Visión de futuro justa y Conductas Justas… y logran resultados sobresalientes que sostienen en el tiempo.

Por Víctor Raiban

Share

Si le preguntan a cualquier estadounidense, o a cualquier hombre de negocios inglés [o de cualquier parte], qué es lo que más le impide disfrutar de la existencia, contestará «la lucha por la vida». Lo dirá con toda sinceridad; está convencido de ello.

En cierto sentido, es verdad; pero en otro, y se trata de un sentido muy importante, es rotundamente falso.

La lucha por la vida, desde luego, es algo que ocurre. Puede ocurrirle a cualquiera de nosotros si tiene mala suerte. Le ocurrió, por ejemplo, a Falk, el héroe de Conrad, que se encontró en un barco a la deriva, siendo uno de los dos únicos hombres de la tripulación que disponían de armas de fuego, y con nada de comer excepto los demás hombres. Cuando ambos agotaron la comida en que podían estar de acuerdo, comenzó una auténtica lucha por la vida. Falk venció, pero se hizo vegetariano para el resto de sus días.

Ahora bien, no es a esto a lo que se refiere el hombre de negocios cuando habla de «la lucha por la vida». Se trata de una frase inexacta que ha adoptado para dar dignidad a algo básicamente trivial. Pregúntenle a cuántos hombres conoce, con su mismo estilo de vida, que hayan muerto de hambre. Pregúntenle qué les ocurrió a sus amigos que se arruinaron. Todo el mundo sabe que un hombre de negocios arruinado vive mejor, en lo referente a comodidades materiales, que un hombre que nunca ha sido bastante rico como para tener ocasión de arruinarse.

Así pues, cuando la gente habla de lucha por la vida, en realidad quieren decir lucha por el éxito. Lo que la gente teme cuando se enzarza en la lucha no es no poder conseguirse un desayuno a la mañana siguiente, sino no lograr eclipsar a sus vecinos.

Es muy curioso que tan pocas personas parezcan darse cuenta de que no están atrapadas en las garras de un mecanismo del que no hay escapatoria, sino que se trata de una noria en la que permanecen simplemente porque no se han percatado de que no les va a llevar a un nivel superior. Estoy pensando, por supuesto, en hombres que andan por los altos caminos del poder, hombres que ya disponen de buenos ingresos y que, si quisieran, podrían vivir con lo que tienen. Hacer eso les parecería vergonzoso, como desertar del ejército a la vista del enemigo, pero si les preguntas a qué causa pública están sirviendo con su trabajo no sabrán qué responder, excepto repitiendo todas las perogrulladas típicas de los anuncios sobre la dureza de la vida.

Fuente: La conquista de la felicidad, Bertrand Russell

Mi perspectiva personal podría ponerla tan simple como esto: es totalmente posible ser simultáneamente exitoso y feliz. Cuando juego, juego para ganar y me esmero con todo lo que tengo para lograrlo. Me encanta ganar cuando juego, pero elijo no jugar de cualquier manera ni ganar a cualquier precio.

Me pareció útil el estilo provocador de Bertrand Russell porque me interesa despertar la mayor cantidad posible de intercambios sobre este tema. Me pregunto ¿por qué hay tantos que luchan por el éxito y pagan un precio tan alto como su felicidad? Y llevado el asunto al extremo, como en la película El Abogado del Diablo, están incluso los que llegan hasta la auto traición y venden su alma a cambio de fama, poder y éxito.

Sumate con tus comentarios así hacemos juntos que la conversación se ponga buena.

Por Andres Ubierna

Share

Una característica común de las personas que se declaran felices es su capacidad para valorar y disfrutar de lo que tienen; la conciencia del valor de aquello que tenemos y que nos da la vida y de las pequeñas grandes alegrías de ésta.

La felicidad parece emerger de la toma de conciencia de aquello que es obvio y que, precisamente por ello, obviamos: un buen estado de salud, la compañía de nuestros afectos, el contacto con la naturaleza, una buena conversación, tener el privilegio de trabajar en algo que nos gusta…

En la antigua Grecia existía un concepto que, por desgracia, ha caído en desuso con el paso del tiempo: obnosis. La obnosis hace referencia a aquello que es obvio y paradójicamente acaba siendo obviado… Obviamos lo obvio. Un ejemplo simple sería decir que sin un aire respirable moriríamos o enfermaríamos. Pero quizás sólo daremos valor al hecho de tener un aire respirable el día que tengamos que pagar por respirar; cuando los estados deban financiar sus políticas medioambientales a través de un impuesto que grave nuestro consumo de aire como ciudadanos. Porque es obvio que si no respiramos, morimos, pero normalmente no nos damos cuenta de ello.

Merece la pena abrir los ojos aquí y ahora para darnos cuenta de todo cuanto nos rodea y por lo que podemos sentirnos felices y agradecidos: desde el latido de nuestro corazón, la salud de nuestro cuerpo, la buena música de fondo que nos acompaña, la existencia de un ser querido o el buen vaso de agua que sacia nuestra sed. Cuestiones cargadas de valor.

Merece la pena darnos cuenta de ello y procurar cuidar esas pequeñas grandes cuestiones… Como bien lo expresa Paracelso: “Quien conoce ama. Y quien ama es feliz.”

Fuente: La buena vida, Alex Rovira.

Share

¿Puedo brindar felicidad a otros, si no soy feliz? No, pues no puedo dar lo que no tengo. Por eso la felcidiad propia y el compromiso con el bienestar colectivo (una forma de referirme al amor), son dos componentes de un sistema que se alimentan mutuamente. Cuanto más feliz soy, más felicidad puedo dar, y cuando más felicidad entrego, más feliz soy.

Ahora bien, ¿cómo juegan en esta dinámica, nuestros prejuicios sobre la asociación entre egoísmo y maldad, entre sacrificio de la dicha propia en pos de la de los demás? Leyendo el libro de Ben-Shahar, Happier, encontré las siguientes reflexiones que me parecieron interesantes como para iniciar con vos un dálogo sobre este tema:

Hacer contribuciones a la felicidad de otras personas nos brinda significado vital y placer, por lo que ayudar a otros es uno de los componentes esenciales de una vida feliz. Por supuesto que es importante mantener en mente la distinción entre ayudar a otros y vivir para la felicidad de los demás. Si no le damos prioridad a nuestra  búsqueda de una vida, poco a poco, más feliz, nos lastimamos a nosotros mismos y, por extensión a nuestra inclinación de ayudar a los demás. Una persona infeliz es menos benevolente y eso fomenta mayor infelicidad.

Las investigaciones de Barbara Fredrickson sugieren que las emociones placenteras expanden el foco de nuestra atención. Cuando nos sentimos felices estamos más propensos a ver más allá de nuestro perspectiva estrecha, introvertida y autoreferenciada, y atender las necesidades y deseos de los demás. Los estudios de Alice Isen y Jennifer George demuestran que cuando nos sentimos bien, somos más propensos a ayudar a otras personas.

Cuando tomamos decisiones, lo que primero necesitamos preguntarnos es qué podría hacernos más feliz independientemente de cuánta contribución pueda representar para la felicidad de otros. Luego debemos preguntarnos si lo que queremos hacer podría privar a otros de su capacidad para perseguir su propia felicidad -porque si esto sucediese, estaríamos socavando nuestra propia felicidad. Nuestra inclinación empática, nuestro sentido innato de justicia, nos lleva inevitablemente a pagar un precio en última instancia, cuando lastimamos a otros.

Aquellos que suscriben a la moralidad del deber ser, de la obligación, y que le dan sentido a la vida atendiendo obligaciones [impuestas por una ley externa a sí mismos], necesitan del sacrificio. Por definición, el sacrificio no es placentero (si lo fuese, no permanecería siendo sacrificio). La moralidad pone a la vida con sentido y al placer, en lados opuestos incompatibles, uno se enfrenta al otro.

[Si bien felicidad y placer no son sinónimos, lo que sí podemos afirmar es que] la felicidad no es acerca del sacrificio, es acerca de la compensación entre el placer presente y el beneficio futuro… es acerca de la síntesis, es acerca de crear una vida en la cual todos los elementos esenciales a la felicidad se integren en armonía.

La persona magnánime, la que incluye en su esfera de interés y cuidado a una cantidad grande de seres, se  incluye a sí misma en dicha esfera. Después de todo… amamos al prójimo de la misma manera en la que nos amamos a nosotros mismos.

Te dejo un abrazo y espero con ganas leer tu propia reflexión, sobre este tema…

Share

Si le preguntan a cualquier estadounidense, o a cualquier hombre de negocios inglés [o de cualquier parte], qué es lo que más le impide disfrutar de la existencia, contestará «la lucha por la vida». Lo dirá con toda sinceridad; está convencido de ello.

En cierto sentido, es verdad; pero en otro, y se trata de un sentido muy importante, es rotundamente falso.

La lucha por la vida, desde luego, es algo que ocurre. Puede ocurrirle a cualquiera de nosotros si tiene mala suerte. Le ocurrió, por ejemplo, a Falk, el héroe de Conrad, que se encontró en un barco a la deriva, siendo uno de los dos únicos hombres de la tripulación que disponían de armas de fuego, y con nada de comer excepto los demás hombres. Cuando ambos agotaron la comida en que podían estar de acuerdo, comenzó una auténtica lucha por la vida. Falk venció, pero se hizo vegetariano para el resto de sus días.

Ahora bien, no es a esto a lo que se refiere el hombre de negocios cuando habla de «la lucha por la vida». Se trata de una frase inexacta que ha adoptado para dar dignidad a algo básicamente trivial. Pregúntenle a cuántos hombres conoce, con su mismo estilo de vida, que hayan muerto de hambre. Pregúntenle qué les ocurrió a sus amigos que se arruinaron. Todo el mundo sabe que un hombre de negocios arruinado vive mejor, en lo referente a comodidades materiales, que un hombre que nunca ha sido bastante rico como para tener ocasión de arruinarse.

Así pues, cuando la gente habla de lucha por la vida, en realidad quieren decir lucha por el éxito. Lo que la gente teme cuando se enzarza en la lucha no es no poder conseguirse un desayuno a la mañana siguiente, sino no lograr eclipsar a sus vecinos.

Es muy curioso que tan pocas personas parezcan darse cuenta de que no están atrapadas en las garras de un mecanismo del que no hay escapatoria, sino que se trata de una noria en la que permanecen simplemente porque no se han percatado de que no les va a llevar a un nivel superior. Estoy pensando, por supuesto, en hombres que andan por los altos caminos del poder, hombres que ya disponen de buenos ingresos y que, si quisieran, podrían vivir con lo que tienen. Hacer eso les parecería vergonzoso, como desertar del ejército a la vista del enemigo, pero si les preguntas a qué causa pública están sirviendo con su trabajo no sabrán qué responder, excepto repitiendo todas las perogrulladas típicas de los anuncios sobre la dureza de la vida.

Fuente: La conquista de la felicidad, Bertrand Russell

Mi perspectiva personal podría ponerla tan simple como esto: es totalmente posible ser simultáneamente exitoso y feliz. Cuando juego, juego para ganar y me esmero con todo lo que tengo para lograrlo. Me encanta ganar cuando juego, pero elijo no jugar de cualquier manera ni ganar a cualquier precio.

Me pareció útil el estilo provocador de Bertrand Russell porque me interesa despertar la mayor cantidad posible de intercambios sobre este tema. Me pregunto ¿por qué hay tantos que luchan por el éxito y pagan un precio tan alto como su felicidad? Y llevado el asunto al extremo, como en la película El Abogado del Diablo, están incluso los que llegan hasta la auto traición y venden su alma a cambio de fama, poder y éxito.

Sumate con tus comentarios así hacemos juntos que la conversación se ponga buena.

Share

Un anciano cacique indígena estaba conversando con sus nietos acerca de la vida. Les dijo: “¡Una gran pelea está ocurriendo dentro de mí!… ¡es entre dos lobos! Uno de los lobos es maldad, temor, ira, envidia, dolor, rencor, avaricia, arrogancia, culpa, resentimiento, inferioridad, mentiras, orgullo, egolatría, competencia, superioridad. El otro es Bondad, Alegría, Paz, Amor, Esperanza, Serenidad, Humildad, Dulzura, Generosidad, Benevolencia, Amistad, Empatía, Verdad, Compasión y Fe. Esta misma pelea está ocurriendo también dentro de ustedes y dentro de todos los seres de la Tierra.”

Pensaron por un minuto y uno de los niños le preguntó a su abuelo: “¿Y cuál de los lobos crees que ganará?” El viejo cacique respondió, simplemente…”El que alimentes.”

  • ¿Cuál de los lobos te trae felicidad a tus relaciones, a tu vida?
  • Si ya sabes cuál de los dos es el lobo que te trae felicidad, ¿por qué no puedes dejar de alimentar al otro?
  • ¿Qué puedes hacer o dejar de hacer para que el lobo que te trae desdicha, no crezca más?

La compasión y el amor por nuestras propias miserias son la más iluminada llave al perdón y a la reconciliación.

Dice el Dalai Lama en Reflexiones para una vida mejor: A two idiot explodes a sphere.

“La compasión es la que crea confianza, nos permite abrirnos a los otros y revelarles nuestros problemas, nuestras dudas y nuestras incertidumbres. Seamos creyentes o no, mientras seamos seres humanos, miembros de la familia humana, necesitaremos compasión.Así, cuando sintamos ese calor, aquí, en el interior, el sentido de la responsabilidad y el compromiso se volverán evidentes, automáticos. Esto nos ayuda a alcanzar el despertar y nos enseña autodisciplina. Por consiguiente, el afecto humano o la compasión es una de las raíces más firmes para desarrollar todas las buenas cualidades.”

Por Víctor Raiban

Share

Sigo con el tema de la felicidad en el trabajo. Cuando buscamos crear ámbitos de trabajo donde la gente pueda ser más feliz haciendo lo que hace, nos topamos con cuestiones filosóficas. Así que filosofemos un poco. Una de las primeras preguntas que me surgen es si la felicidad es un estado del ser o un producto del hacer, si depende o no de las circunstancias.

Sócrates afirma lo siguiente: Todo nos lleva a la ineludible realidad de que si el conocimiento es bien, la ignorancia es vicio; y también al hecho de que todo hombre que descubriera y aceptara el verdadero sentido de la vida, tendría que acabar siendo virtuoso; en resumidas cuentas, a la felicidad sólo se llega siendo virtuoso, siendo virtuoso a través del conocimiento. En esta concepción, la felicidad se vincula al hacer mediante elecciones virtuosas guiadas por la conciencia o el conocimiento.

También encontramos perspectivas donde el énfasis de la felicidad está puesto en lograr un cierto estado de conciencia. Experiencias como las de Víctor Frankl, nos muestran es posible ser esencialmente libre y feliz aún estando en un campo de concentración. La condición es estar conectado con el amor por lo que se está siendo, más allá de las circunstancias.

Tenemos por ejemplo el caso de Luis Fernando Montoya, ex-DT Colombiano de Once Caldas baleado en el 2005. Montoya quedó cuadripléjico pero pudo seguir disfrutando del futbol colaborando con el periodismo.

Aún cuando estas perspectivas enfatizan que la felicidad no depende de las circunstancias y que todos tenemos una responsabilidad individual para experimentarla, creo que hay ambientes favorables y otros desfavorables a la experiencia de felicidad por parte de los empleados de una empresa. En la empresa hay jerarquía y poder diferencial, por lo que no todos tienen  la misma capacidad para influenciar las circunstancias en las que trabajan los empleados.

Si los más altos directores promueven la responsabilidad, la excelencia, y la efectividad con una cultura creativa, respetuosa y que aliente el aprendizaje, estarán favoreciendo la creación de condiciones menos desafiantes para una experiencia laboral feliz por parte de los empleados.

¿Qué te parece?

Por Víctor Raiban.

Share

El 12 de Junio pasado se realizó el 45° Congreso Internacional de la Asociación Española de Dirección y Desarrollo de Personas en La Coruña, que reunió a más de 600 directivos y figuras mundialmente reconocidas del área de Recursos Humanos. Allí trataron de consensuar un nuevo modelo de dirección de personas tendiente a lograr “la felicidad en el trabajo”. Para Susana Gutiérrez, presidenta de AEDIPE, la felicidad en el trabajo “significa sentirse útil y gratificado”, pero me interesa saber qué significa para el lector.

En este posteo, no busco brindar respuestas sobre este tema ni definiciones académicas, tan sólo invitarte, estimado lector a que dejes tus reflexiones, y para hacerlo, comienzo compartirndo algunos comentarios que sobre este tema encontré en el grupo Recursos Humanos 2.0 de la red LinkedIn, y que podrás disfrutar completito aquí.

David Toro, nos dice: “Cuando eres un profesional joven, recien titulado y con ganas de comerte el mundo. Estas en la empresa con tu máxima motivación, trabajando intensamente y la Gerencia de turno te golpeará la espalda por tu rendimiento. Que sucede a la vuelta de 20 o 30 años, con cambios de administración, relaciones dificíles o intolerables por copia de ideas, protagonismos o lo que sea y cuantas ideas y acciones se fueron al tacho de la basura. Quizas, ahi puedes comparar como eras en ese tiempo, con los nuevos profesionales que se integran a la empresa con las mismas características de tu tiempo. Que tan cansado y agotado estas después de todos esosáños entregados a la compañía… En ese lugar llamado empresa, veo con más ocasión, miradas tristes, desconectadas y todo de color gris. Mucho ruido mental, desgaste emocional, desmotivación, sin embargo, como la flor de loto que florece desde el légamo profundo (comparación), quizás sea, esa la instancia, para que las personas encuentren sus respuestas, para que definan ellos mismos si son, están o consideran que la felicidad es parte de su vida.”

Francisco Francella, nos dice: “La felicidad es posible, pero momentanea, no es permanente. Esta dependera de los sucesos o eventos que se den. Uno puede ser feliz cuando le agradecen por alguna buena acción realizada, por algo que obtuvo luego de investigar, etc….”

Valerie Monroy, nos dice: “Creo que el tener una alta calidad de vida en el trabajo, como acceso a tecnología, materiales completos y suficientes, apoyo y oportunidades de aprendizaje contribuye a un sentido de bienestar o felicidad. Claro que eso no es todo, internamente tenemos que estar en congruencia con nuestros gustos e intereses y así sentirnos plenos en las actividades que desarrollamos.”

Elio Chaleb, nos dice en uno de sus aportes: “Ahora… estamos todos preparados para ser felices????? 
Cuanto mas “satisfechas” estamos las personas (logramos lo que queremos, tenemos lo que deseamos, hacemos lo que nos place) comienza un estadío de “vacío”, donde empieza el planteo de …… y ahora que hago? 
Me gustaría pensar en cualquier película de cine, cuento o nevela; veamos por ejemplo: Cuántas se tratan de la felicidad? O, para ser mas claro, todas terminan en el momento de: “Y vivieron felices para siempre”….. pareciera que no estamos preparados para vivir la felicidad porque es aburrida, o consideremos por ejemplo los ejemplos de los paises que mejor calidad de vida tienen… poseen las tasas mas altas de suicidios. 
Por lo cual, y jugando con los conceptos; desearle felicidad a alguien, paradojicamente lo estaría maldiciendo. 
En fin…. elucubraciones de una mente insatisfecha (gracias a Dios!).”

Espero entonces con ganas tus comentarios sobre este atrapante tema.

Por Víctor Raiban.

Share

Te dejo el posteo más leído durante el mes de diciembre de 2009 en Puerto Managers.

Reconozco que he sido inusualmente afortunado en cuanto a mi salud, mi matrimonio, mi familia, mis jóvenes y estimulantes amigos, y los inesperadamente adecuados ingresos procedentes de mi trabajo. Por consiguiente no soy en sentido alguno un caso típico.

Pero, para mí, estos últimos diez años han sido fascinantes, repletos de intrépidos proyectos. He tenido la oportunidad de abrirme a nuevas ideas, nuevos sentimientos, nuevas experiencias y nuevos riesgos. Descubro cada vez más que estar vivo implica arriesgarse, actuar sin una certeza absoluta, comprometerse con la vida.

Esto produce cambios y, para mí, el proceso de esos cambios es la vida. Me doy cuenta de que si fuera estable, prudente y estático viviría en la muerte. Por consiguiente acepto la confusión, la incertidumbre, el miedo y los altibajos emocionales, porque ése es el precio que estoy dispuesto a pagar por una vida fluida, perpleja y excitante.

Al contemplar todas las décadas de mi existencia, sólo hallo una,… que pueda compararse con ésta. Tuvo también su elemento de riesgo, de aprendizaje, de crecimiento y enriquecimiento personal. Pero fue, a su vez, un período de profunda inseguridad personal y de lucha profesional agobiante, mucho más difícil que estos últimos años. Por tanto creo que soy sincero al afirmar que, en su conjunto, ésta ha sido la década más satisfactoria de mi vida. He logrado ser cada vez más yo mismo y he hallado felicidad en ello.

De joven era bastante enfermizo y mis padres me han dicho que, según los doctores, no llegaría a viejo. Este pronóstico ha resultado ser completamente falso en un sentido, pero profundamente cierto en otro. Creo que es correcto que no viviré hasta ser viejo. Ahora estoy de acuerdo con el pronóstico; estoy convencido de que moriré joven.

Fuente: El camino del ser, Carl Rogers

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline