autentica
Hace unos días mi hija publicó en su muro de Facebook una foto de un grafiti que decía algo así: “En un mundo donde impera la mentira, quien vive su verdad es un revolucionario”. Tal vez sea esta frase la que me invitó a postear lo siguiente:

“Dime de qué presumes y te diré de qué careces” (refrán popular)

A pesar del malestar generalizado, solemos priorizar el “cómo nos ven” al “cómo nos sentimos”. Tanto es así que para muchos la pregunta de cortesía “¿cómo estás?” supone todo un incordio. La mayoría nos limitamos a contestar mecánicamente: “Bien, gracias”. Y en caso de no poder escaquearnos, enseguida redirigimos la conversación hacia cualquier “charla banal”. Es decir, la utilizamos para fingir que nos estamos comunicando, cuando en realidad lo único que estamos haciendo es llenar con palabras un potencial silencio incómodo.

En este contexto social, algunos individuos ocultan sus miserias y frustraciones tras una fachada artificial que seduzca e impresione a los demás. La paradoja es que cuanto más intentamos aparentar y deslumbrar, más revelamos nuestras carencias, inseguridades y complejos ocultos. De hecho, la vanidad no es más que una capa falsa que utilizamos para proyectar una imagen de triunfo y de éxito. Es decir, la máscara con la que en ocasiones cubrimos nuestra sensación de fracaso y vacío. Si lo pensamos detenidamente, ¿qué es la “respetabilidad”? ¿Qué es el “prestigio”? ¿Qué es el “estatus”? ¿Qué tipo de personas lo necesitan? En el fondo no son más que etiquetas con las que cubrir la desnudez que sentimos cuando no nos valoramos por lo que somos.

En este sentido, ¿qué más da lo que piense la gente? De hecho, ¿quién es la gente? Nuestra red de relaciones es en realidad un espejismo. En cada ser humano vemos reflejada nuestra propia humanidad. Por eso se dice que los demás no nos dan ni nos quitan nada; son espejos que nos muestran lo que tenemos y lo que nos falta. La gente no nos ve tal y como somos, sino como la gente es. O como dijo el filósofo Immanuel Kant, “no vemos a los demás como son, sino como somos nosotros”. De ahí que la opinión de otras personas solo tiene importancia si nosotros se la concedemos.

Seleccionado por Andrés Ubierna de Vivir sin Máscarás, de Borja Vilaseca publicado en ElPais.com el 03/07/2011.

Share

Una nueva civilización está emergiendo en nuestras vidas, y hombres ciegos están intentando en todas partes sofocarla. Esta nueva civilización trae consigo nuevos estilos familiares; formas distintas de trabajar, amar y vivir; una nueva economía; nuevos conflictos políticos; y, más allá de todo esto, una conciencia modificada también (…).

El amanecer de esta nueva civilización es el hecho más explosivo de nuestra vida. Es el acontecimiento central, clave para la comprensión de los años inmediatamente venideros. Es un acontecimiento tan profundo como aquella primera ola de cambio desencadenada hace diez mil años por la invención de la agricultura, o la sísmica segunda ola de cambio disparada por la revolución industrial. Nosotros somos hijos de la transformación siguiente, la tercera ola.

Selección de Víctor Raiban del clásico La Tercera Ola, de Alvin Toffler.

En 10 años nada va a ser igual. Te invito a pensar juntos un futuro probable con consecuencias directas en las condiciones de trabajo y las relaciones interpersonales de los ejecutivos hacia dentro y fuera de  las empresas.

En nuestro mundo, por ejemplo en la web 2.0 vemos ciertas prácticas en el mercado laboral que eran impensadas años atrás: Las empresas buscan talentos en Facebook y Linkedin,  así como  los postulantes pueden llegar a tener contactos por estos medios con los tomadores de decisiones,  gerentes y CEOS.

De la misma manera celulares inteligentes con acceso a Linkedin, Facebook, Sonico, y blogs se consideran  imprescindibles a la hora de ofertar, negociar y demandar servicios.

Algunas compañías como IBM y Google, ya están trabajando con escenarios futuros posibles para atender cuestiones prácticas en los negocios. Por ejemplo podrá analizarse la probabilidad de éxito de una cancióna partir de las bases de datos de las universidades.

Parte de la inteligencia aplicada  vendrá del uso de la herramienta de la web 3.0  que  ya muchos  llaman inteligencia artificial. Lo que no sabemos aún es qué lugar ocupará la inteligencia orgánica, es decir la humana.

Ahora bien…¿Cómo imaginás el mundo del trabajo dentro de 10 años? ¿Qué crees que pasará con las jerarquías y con el lugar de trabajo?

Share

Esto me llego por mail hace un par de años. Supuestamente en un proceso de selección en Volkswagen un tipo escribió esto en un formulario cuando le pedían que detalle su experiencia…verdad o mentira el texto me gustó mucho. Imposible no sentirse identificado. Desde que lo leí, cada vez que me preguntan por mi experiencia me acuerdo de esto.

“Ya hice cosquillas a mi hermana sólo para que dejara de llorar, ya me quemé jugando con una vela, ya hice un globo con el chicle y se me pegó en toda la cara, ya hablé con el espejo, ya jugué a ser brujo.

Ya quise ser astronauta, violinista, mago, cazador, y trapecista, ya me escondí atrás de la cortina y dejé olvidados los pies afuera, ya corrí por el timbre del teléfono, ya estuve bajo la ducha hasta hacerme pis.

Ya robé un beso, confundí los sentimientos, tomé un camino errado y sigo andando en lo desconocido. Ya raspé el fondo de la olla donde se cocina la crema, ya me corté al afeitarme muy apurado y lloré al escuchar determinada música en el ómnibus.

Ya traté de olvidar a algunas personas y descubrí que son las más difíciles de olvidar.

Ya subí a escondidas a la azotea para agarrar estrellas, ya subí a un árbol para robar fruta, ya me caí por una escalera.

Ya hice juramentos eternos, escribí el muro de la escuela y lloré sentado solo en el piso del baño por algo que me pasaba, ya huí de mi casa para siempre y volví al instante siguiente.

Ya corrí para no dejar a alguien llorando, ya quedé solo en medio de mil personas sintiendo la falta de una sola.

Ya vi ponerse el sol y cambiar al rosado y al anaranjado, ya me tiré a la piscina y no quise salir más, ya tomé whisky hasta sentir mis labios dormidos, ya miré la ciudad desde arriba y ni aún así encontré mi lugar. Ya sentí miedo de la oscuridad, ya temblé por los nervios, ya casi morí de amor y renací nuevamente para ver la sonrisa de alguien especial, ya desperté en medio de la noche y sentí miedo de levantarme.

Ya aposté a correr descalzo por la calle, grité de felicidad, robé rosas en un enorme jardín, ya me enamoré y creí que era para siempre, pero era un “para siempre” por la mitad. Ya me acosté en el pasto hasta la madrugada y vi cambiar la luna por el sol, ya lloré por ver amigos partir y luego descubrí que llegaron otros nuevos y que la vida es un ir y venir permanente.

¡Fueron tantas cosas que hice, tantos momentos fotografiados por la lente de la emoción y guardados en ese baúl llamado corazón!

Ahora un formulario me pregunta, me grita desde el papel:

¿Cuál es su experiencia?

Esa pregunta hizo eco en mi cerebro: experiencia. .. experiencia. ..

¿Será que cultivar sonrisas es experiencia?

No, tal vez ellos no saben todavía ver los sueños.

Ahora me gustaría preguntarle al que redactó el formulario:

“¿Experiencia? ¿Quién la tiene si a cada momento todo se renueva?”

Lo encontré en el muro de Facebook de esa excelente ejecutiva y tan buena persona, Natalia Ca

Espero haber aportado a que tu lunes tenga al menos una sonrisa más…

Share

Explorando el blog Yoriento, me encontré con una serie de muy buenas ideas que te pueden ayudar a apalancarte en la web 2.0 si estás en búsqueda laboral o para orientar a algún conocido que lo esté.

Participar en Linkedin, Facebook ó Twiter, no garantiza resultados. Si no pones esfuerzo con calidad y profesionalismo, puede ser mejor no participar en la web 2.0. Todo lo que allí digas y coloques, aportará a crear imagen y opinión pública.

Siguendo los 22 tips propuestos por Yoriento, podrás potenciar tus probabilidades a la hora de competir por un puesto laboral. Los tomadores de decisión ya no emplean sólo el CV para evaluar a un candidato y decidir citarlo a una entrevista. No tengas dudas que exploran la web 2.0.

Por eso creo que ahora tenés más poder que antes de toda la movida del Empleo 2.0, porque ahora tenés posibilidades inéditas de influenciar en tu futuro profesional. Que las uses con efectividad o no, es otro cantar que está en tus manos.

Enrique Dans afirma: las redes sociales hacen más visible tu perfil profesional pero no lo hacen más interesante. Esta reflexión no tiene caracter derrotista, al contrario, pretende ayudar a evitar engaños y expectativas que estamos creando entre todos/as para centrarnos en los auténticos valores que ofrecen las redes a las personas que quieren mejorar su vida profesional.

Así que si lo que leíste hasta ahora despertó suficiente interés, no dejes de continuar leyendo el artículo de Alfonso Alcántara haciendo click aquí, y luego contame si tuviste alguna experiencia empleando estas herramientas y si tenés alguna estrategia que agregarías a la lista.

Por Víctor Raiban.

Share

Era una noche cerrada de Abril cuando entre a un barrio cerrado de la localidad de Pacheco donde vivía la perra de siete meses que me había ofrecido mi amiga Martina. Lola era una Golden Retriever cariñosa que apenas me vio salto sobre mí sin poder tocarme ya que su cadena se lo impedía. (Luego me enteraría que siempre estaba encadenada).

Cuando me dieron sus pertenencias (chiches, manta de dormir,…) sentí un llanto desconsolado de un niño de 7 años que entró en escena corriendo para impedir que me la lleve. Era el hijo de los dueños de casa. Recuerdo a su padre cuando lo separaba de “su Lola” y me decía “quédate tranquilo, ya se le va pasar, tiene que acostumbrarse”. Pensé por un instante si era correcto lo que estaba haciendo, y dudé si seguir con el proceso de adopción. Pero las palabras tranquilizadoras de su mujer me hicieron ver qué era lo correcto y que no le impediría a ese niño de melena rubia y llanto desgarrador, ver a Lola. “Te damos a Lola con condiciones: 1º que la cuides, 2º  si tiene cachorros, que nos des la oportunidad de adoptar uno, 3º que cuando vengas al barrio que vive tu amiga Martina, la traigas para que nuestro hijo la vea. Eso me hizo sentido, y allí cerré el contrato moral.

La supina sorpresa fue el diagnóstico que nos dio nuestro veterinario: “tiene giardias, esta sub alimentada, tiene las costillas rotas y no le dieron todas las vacunas para su edad”. ¿Puede un padre enseñar a sus hijos compasión, amor y liderazgo, cuando no lo hace con su mascota?

En la empresa, ¿puede un jefe pedir compromiso, responsabilidad y tener un buen clima de trabajo cuando no lo demuestra con su ejemplo? No lo creo.

Quiero compartir 10 reglas que encontré en Facebook, y que nos ayudan a comprender la responsabilidad que asumimos cuando adoptamos una mascota. Haciendo un paralelismo cuyo sentido espero comprendas, podemos considerar que cuando los ejecutivos asumen la responsabilidad de liderar gente, deberían atenerse a cumplir una serie de reglas, que en general están implícitas, pero que no estaría de más ponerlas por escrito, consensuarlas y comunicarlas.

Los 10 mandamientos de un perro

  1. No te enojes conmigo por mucho tiempo, ya que mi vida solo dura más o menos de 10 a 15 años.
  2. Dame cariño y afecto, que lo necesito más que nada. Y dame tiempo para averiguar qué quieres de mi.
  3. Tú tienes tu trabajo, tus amigos, te entretienes y yo solo te tengo a ti.
  4. Hablame, aunque no entienda tus palabras, entiendo el tono de tu voz cuando me hablas.
  5. Se consiente en tu forma de tratarme puesto que nunca la olvidaré.
  6. Antes de golpearme o lastimarme, recuerda que también puedo lastimarte con una mordida pero no lo hago porque te quiero y nunca te haría daño.

Antes de regañarme por ser perezoso y desobediente, pregúntate si algo me molesta. Tal vez no me estás alimentando correctamente, he estado mucho tiempo bajo el sol o mi corazón esta envejeciendo o debilitándose.
  7. No me dejes nunca en la calle: no quiero morir en la perrera municipal ni bajo las ruedas de un auto y la gente mala me puede hacer daño; cierra tu propiedad con una buena reja y no dejes abierta la puerta (acuérdate que también hay ladrones).
  8. Por favor cuídame cuando envejezca ya que tú también envejecerás algún día.
  9. No me abandones jamás: sé tan leal conmigo como yo lo soy contigo; si algún motivo insuperable te obliga a separarte de mí, prefiero que me hagas dormir para siempre, sin que yo lo sepa, antes de dejarme en manos de extraños o echarme a la calle y sentir que nunca me amaste.
  10. En mi último viaje no me dejes solo, quédate conmigo y nunca digas que no soportas mirarme. No me dejes enfrentar esto sin ti. Todo es más fácil para mi si tu estas a mi lado por que siempre te amaré.

Me resulta claro que un buen jefe requiere más de consciencia que de reglas, pero siento curiosidad por saber cuál sería tu propuesta de reglas a cumplir por todos aquellos que asumen un rol conduciendo a otros seres humanos.

Por Víctor Raiban.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline