Si le preguntan a cualquier estadounidense, o a cualquier hombre de negocios inglés [o de cualquier parte], qué es lo que más le impide disfrutar de la existencia, contestará «la lucha por la vida». Lo dirá con toda sinceridad; está convencido de ello.

En cierto sentido, es verdad; pero en otro, y se trata de un sentido muy importante, es rotundamente falso.

La lucha por la vida, desde luego, es algo que ocurre. Puede ocurrirle a cualquiera de nosotros si tiene mala suerte. Le ocurrió, por ejemplo, a Falk, el héroe de Conrad, que se encontró en un barco a la deriva, siendo uno de los dos únicos hombres de la tripulación que disponían de armas de fuego, y con nada de comer excepto los demás hombres. Cuando ambos agotaron la comida en que podían estar de acuerdo, comenzó una auténtica lucha por la vida. Falk venció, pero se hizo vegetariano para el resto de sus días.

Ahora bien, no es a esto a lo que se refiere el hombre de negocios cuando habla de «la lucha por la vida». Se trata de una frase inexacta que ha adoptado para dar dignidad a algo básicamente trivial. Pregúntenle a cuántos hombres conoce, con su mismo estilo de vida, que hayan muerto de hambre. Pregúntenle qué les ocurrió a sus amigos que se arruinaron. Todo el mundo sabe que un hombre de negocios arruinado vive mejor, en lo referente a comodidades materiales, que un hombre que nunca ha sido bastante rico como para tener ocasión de arruinarse.

Así pues, cuando la gente habla de lucha por la vida, en realidad quieren decir lucha por el éxito. Lo que la gente teme cuando se enzarza en la lucha no es no poder conseguirse un desayuno a la mañana siguiente, sino no lograr eclipsar a sus vecinos.

Es muy curioso que tan pocas personas parezcan darse cuenta de que no están atrapadas en las garras de un mecanismo del que no hay escapatoria, sino que se trata de una noria en la que permanecen simplemente porque no se han percatado de que no les va a llevar a un nivel superior. Estoy pensando, por supuesto, en hombres que andan por los altos caminos del poder, hombres que ya disponen de buenos ingresos y que, si quisieran, podrían vivir con lo que tienen. Hacer eso les parecería vergonzoso, como desertar del ejército a la vista del enemigo, pero si les preguntas a qué causa pública están sirviendo con su trabajo no sabrán qué responder, excepto repitiendo todas las perogrulladas típicas de los anuncios sobre la dureza de la vida.

Fuente: La conquista de la felicidad, Bertrand Russell

Mi perspectiva personal podría ponerla tan simple como esto: es totalmente posible ser simultáneamente exitoso y feliz. Cuando juego, juego para ganar y me esmero con todo lo que tengo para lograrlo. Me encanta ganar cuando juego, pero elijo no jugar de cualquier manera ni ganar a cualquier precio.

Me pareció útil el estilo provocador de Bertrand Russell porque me interesa despertar la mayor cantidad posible de intercambios sobre este tema. Me pregunto ¿por qué hay tantos que luchan por el éxito y pagan un precio tan alto como su felicidad? Y llevado el asunto al extremo, como en la película El Abogado del Diablo, están incluso los que llegan hasta la auto traición y venden su alma a cambio de fama, poder y éxito.

Sumate con tus comentarios así hacemos juntos que la conversación se ponga buena.

Por Andres Ubierna

Share

¿A qué llamamos éxito? ¿Cómo construimos nuestro juicio sobre cuán exitosa es una persona? ¿Cuál es el estándar de éxito o fracaso con el cual opinamos sobre otros o sobre nosotros mismos? ¿En qué medida estos estándares están sustentados en  ideas que fuimos incorporando de nuestros padres, o de una deriva histórica? ¿Qué roles juegan el marketing y los medios, la confusión entre ser y tener, y las condiciones accidentales externas a nuestro poder, en el modelo de éxito operante en nosotros y en la sociedad actual? Detenernos a reflexionar sobre las respuestas a estas preguntas, detectar la manera en que la definición de éxito que tenemos embebida en nuestro sistema vital nos afecta, y construir conscientemente una definición propia, son algunos de los temas que  Alain de Botton, autor de La Ansiedad del Status, trata en esta conferencia de TED que comparto con ustedes.

Ahora te invito a dejar tus propias ideas sobre el éxito y el fracaso. ¿Te consideras una persona exitosa? ¿Por qué?

Por Andrés Ubierna

Share

Si le preguntan a cualquier estadounidense, o a cualquier hombre de negocios inglés [o de cualquier parte], qué es lo que más le impide disfrutar de la existencia, contestará «la lucha por la vida». Lo dirá con toda sinceridad; está convencido de ello.

En cierto sentido, es verdad; pero en otro, y se trata de un sentido muy importante, es rotundamente falso.

La lucha por la vida, desde luego, es algo que ocurre. Puede ocurrirle a cualquiera de nosotros si tiene mala suerte. Le ocurrió, por ejemplo, a Falk, el héroe de Conrad, que se encontró en un barco a la deriva, siendo uno de los dos únicos hombres de la tripulación que disponían de armas de fuego, y con nada de comer excepto los demás hombres. Cuando ambos agotaron la comida en que podían estar de acuerdo, comenzó una auténtica lucha por la vida. Falk venció, pero se hizo vegetariano para el resto de sus días.

Ahora bien, no es a esto a lo que se refiere el hombre de negocios cuando habla de «la lucha por la vida». Se trata de una frase inexacta que ha adoptado para dar dignidad a algo básicamente trivial. Pregúntenle a cuántos hombres conoce, con su mismo estilo de vida, que hayan muerto de hambre. Pregúntenle qué les ocurrió a sus amigos que se arruinaron. Todo el mundo sabe que un hombre de negocios arruinado vive mejor, en lo referente a comodidades materiales, que un hombre que nunca ha sido bastante rico como para tener ocasión de arruinarse.

Así pues, cuando la gente habla de lucha por la vida, en realidad quieren decir lucha por el éxito. Lo que la gente teme cuando se enzarza en la lucha no es no poder conseguirse un desayuno a la mañana siguiente, sino no lograr eclipsar a sus vecinos.

Es muy curioso que tan pocas personas parezcan darse cuenta de que no están atrapadas en las garras de un mecanismo del que no hay escapatoria, sino que se trata de una noria en la que permanecen simplemente porque no se han percatado de que no les va a llevar a un nivel superior. Estoy pensando, por supuesto, en hombres que andan por los altos caminos del poder, hombres que ya disponen de buenos ingresos y que, si quisieran, podrían vivir con lo que tienen. Hacer eso les parecería vergonzoso, como desertar del ejército a la vista del enemigo, pero si les preguntas a qué causa pública están sirviendo con su trabajo no sabrán qué responder, excepto repitiendo todas las perogrulladas típicas de los anuncios sobre la dureza de la vida.

Fuente: La conquista de la felicidad, Bertrand Russell

Mi perspectiva personal podría ponerla tan simple como esto: es totalmente posible ser simultáneamente exitoso y feliz. Cuando juego, juego para ganar y me esmero con todo lo que tengo para lograrlo. Me encanta ganar cuando juego, pero elijo no jugar de cualquier manera ni ganar a cualquier precio.

Me pareció útil el estilo provocador de Bertrand Russell porque me interesa despertar la mayor cantidad posible de intercambios sobre este tema. Me pregunto ¿por qué hay tantos que luchan por el éxito y pagan un precio tan alto como su felicidad? Y llevado el asunto al extremo, como en la película El Abogado del Diablo, están incluso los que llegan hasta la auto traición y venden su alma a cambio de fama, poder y éxito.

Sumate con tus comentarios así hacemos juntos que la conversación se ponga buena.

Share

Algunos se esfuerzan, poniendo en ello sus vidas, por demostrar al mundo lo bueno y maravillosos que son, ocultando sus faltas y asumiendo la mentalidad del sabelotodo.

Algunos hacen esto incluso conscientes de su incompetencia e ignorancia, y otros, creyéndose su propio engaño, llegan también a emitir floridos discursos en los que se escuchan palabras cosméticas y sin substancia, con las que se declaran eternos aprendices, sin percatarse de la incoherencia que existe entre el canal del audio y el del video.

Me pregunto por qué, la gran mayoría de nosotros fuimos parte alguna vez (y a veces lo seguimos siendo) de este juego desgastante. Y con esta pregunta en mente me sumergí en la lectura de Mindset, The New Psychology of Success, donde Carol Dweck vuelca el producto de 20 años de investigaciones sobre la forma en la que las personas enfrentamos las equivocaciones, los errores, los problemas, las dificultades. Aquí van algunas pistas.

Dweck encontró dos sistemas básicos de mentalidad que impregnan la manera en que vivimos y que tienen sus raíces en creencias sobre nosotros mismos que afectan la manera en que manejamos nuestras vidas. Estas creencias determinan nuestra capacidad para convertirnos en mejores personas y para alcanzar las cosas que valoramos. ¿Una simple creencia tiene el poder de transformar nuestra psicología, y por ende, nuestra vida? ¿Cómo esto es posible?

Unos creen que sus cualidades están esculpidas en piedra. Que nacen con una cierta cantidad de inteligencia, con una cierta personalidad y con un cierto carácter moral.  Estos tienen que probar siempre que son aptos, ya que no pueden vivir sintiéndose deficientes en la mayor parte de estas características básicas.

Algunos de nosotros nos entrenamos en esta mentalidad desde pequeños, y nuestros padres y sistemas educativos nos regaron constantemente con mensajes que alimentaron esta creencia, que somos un producto terminado con ciertas características de calidad fijas e inmutables: aptos o ineptos, inteligentes o tontitos, voluntariosos o vagos, físicamente ágiles o torpes.

Veo a muchas personas con este objetivo agotador de probarse a sí mismas (en clases, en sus profesiones y en sus relaciones). Toda circunstancia los llama a confirmar si son o no aptos. Ante cada situación se preguntan: ¿Tendré éxito o fallaré? ¿Me considerarán inteligente o estúpido? ¿Seré aceptado o rechazado? ¿Me sentiré ganador o perdedor?

¿No valora nuestra sociedad la inteligencia, la personalidad y el carácter? Sí, pero…

Existe otra mentalidad en la cual estos elementos no están fijos en sus magnitudes, no son las cartas que te tocaron y con las que tendrás que vivir el resto de tu vida. En esta otra mentalidad estos elementos son flexibles y lo que hoy tienes constituye el punto de partida para tu desarrollo y crecimiento. Esta mentalidad del crecimiento se basa en la creencia de que tus cualidades básicas son algo que puedes cultivar mediante tus esfuerzos. Aunque las personas podamos diferenciarnos en los talentos, aptitudes, intereses o  temperamentos iniciales, todos podemos cambiar y crecer mediante la dedicación y la experiencia.

¿Acaso las personas con esta mentalidad creen que cualquiera puede llegar a ser cualquier cosa, que cualquiera puede convertirse en un Einstein o un Beethoven? No, pero creen que toda persona tiene un potencial real desconocido (e inconcebible), el que es imposible develar por anticipado y que puede desplegarse con años de pasión, dedicación y entrenamiento.

Yo no se si las cualidades de una personas son algo que puede cultivarse o que está esculpido en la piedra. Me interesa poco saber cuál es la verdad en esta cuestión. Lo que sí me importa es que reflexionemos sobre cuál de estas dos mentalidades es mejor para nosotros. ¿Cuales son las consecuencias de pensar de una manera o de otra?

Ahora, presentado este tema, te invito a que dejes en los comentarios cualquier cosa que haya surgido en tu cabecita, y si te animas, comparte también qué ejemplos conoces que tengan la mentalidad de estar siendo personas en proceso de auto creación y no de ser simplemente productos terminados.

Share

Vía Recursos Humanos 2.0 se abrió un debate sobre diferentes formas de definir el talento. Comparto en Puerto Managers algunas de estos aportes y te invito a que sumes el tuyo.

David Lamiquiz: Muchos consideran que el talento es cuestión de suerte. Sólo algunos creen que la suerte es cuestión de talento.

Ana Herradón: Perfilando mi primera definición diría que Talento es la excelencia en el conocimiento y en la capacidad para realizar una determinada tarea.

Armando Asensi: Usamos la definición de Dave Ullrich, profesor de la Universidad de 
Michigan, dice que el talento es capacidad por compromiso. La capacidad 
puede ser tanto la aptitud, es decir, conocimientos y habilidades, como la 
actitud, los comportamientos. Compromiso ya es algo más difícil de 
conseguir: significa la involucración, y por tanto esa motivación especial por, 
de verdad, interiorizar un proyecto y poner en él todo lo posible, como la 
propia energía.

Walter Villar: En mi opinión, la que mejor se ajusta es la que dice que hay Talento cuando se logra combinar la Capacidad, con un historial de buenos Resultados y a ambos los acompaña la Motivación o el Deseo. 
Siguiendo este razonamiento, en el ejemplo del ensamblador, podríamos decir sin duda que esta persona tiene talento. Posee los conocimientos y habilidades para desarrollar la tarea, la viene ejecutando con buenos resultados desde hace 20 años y, finalmente, si luego de 20 años lo sigue haciendo de manera inmejorable, sin duda debe conservar también la Motivación o el Deseo de seguir haciéndolo. 
Para gestionar el talento en una organización es necesario generar herramientas para operar sobre cada uno de estos componentes. 
Capacidad y Resultados sin Deseo = dura poco. Capacidad y Deseo sin Resultados = sólo buenas intenciones. 
Deseo y Resultados sin Capacidad = milagro!

En la sección Fuera de Serie, escrita por Malcom Gladwell en el diario El País, encontré lo siguiente:

“Hace más de un decenio que los psicólogos del mundo entero debaten apasionadamente sobre una cuestión que la mayoría de la gente consideraría zanjada hace muchos años. La pregunta es: ¿existe el talento innato? La respuesta obvia es que sí. El éxito es talento más preparación. El problema de este punto de vista es que, cuanto más miran los psicólogos las carreras de los mejor dotados, menor les parece el papel del talento innato; y mayor el que desempeña la preparación (…) De hecho, los investigadores se han decidido por lo que ellos consideran es el número mágico de la verdadera maestría: diez mil horas.

En el artículo que te recomiendo leas completo aquí, Gladwell se pregunta:

“Esta regla de las diez mil horas, ¿es una regla general para el éxito? Vamos a probar la idea con dos ejemplos, y para simplificar, vamos a elegirlos tan familiares como nos sea posible: los Beatles, uno de los grupos de rock más famosos de todos los tiempos, y Bill Gates, uno de los hombres más ricos del mundo.”

¿Cuál es tu definición de talento y cómo pensás que se desarrolla y vincula con el éxito?

Por Víctor Raiban.

Share

Este fue el post más leído durante Septiembre del 2009 en Puerto Managers.

  • “Minino de Chesire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?”, preguntó Alicia al Gato. “Eso depende en gran parte del sitio al que quieras llegar”, dijo el Gato. “No me importa mucho el sitio…” dijo Alicia. “Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes”, dijo el Gato. Charles “Lewis Carroll” Dodgson, (matemático y escritor inglés), Alicia en el País de las Maravillas, 1885.
  • No se puede enseñar nada a un ser humano; sólo se le puede ayudar a descubrirlo en su interior. Galileo Galilei, 1564-1642, físico y astrónomo italiano.
  • No existe valor en la vida, salvo el que se elige dar, ni felicidad en ningún lugar, salvo la que lleva consigo uno mismo. Henri David Thoreau, 1817-1862, filósofo y poeta norteamericano.
  • No es la vida, sino la buena vida, lo que hay que valorar bien. Sócrates, 469-399 a. de C., filósofo griego.
  • La felicidad es aquel estado de conciencia que procede del cumplimiento de los valores propios. Ayn Rand, 1905-1982, filósofa y novelista norteamericana.
  • Don Juan siempre me decía, ‘Realiza un gesto. Un gesto no es nada más que el acto deliberado realizado para manifestar el poder que proviene de tomar una decisión…,’ el camino del corazón no es una ruta de introspección incesante o de vuelos místicos, sino un camino de estar en el mundo experimentando sus dichas y penas, y decidir una intención es la manera de convocar tu lugar en la gran comunidad de la existencia. Carlos Castaneda, 1925-1998, antropólogo y escritor.
  • Una conciencia humana elevada y amorosa es un requisito clave. Creamos nuestro futuro colectivo por medio de nuestros pensamientos, actitudes y acciones, manteniendo un elevado estado espiritual y mental por medio del corazón. El intento de poner en acción el amor,  la compasión, la dedicación de servicio a la vida, es lo que puede educir la ayuda no visible del universo. William Tiller, Profesor Emérito del Departamento de Ciencias de la Universidad de Stanford.
Share

Muchos creen que buscar ser realmente exitoso es algo malo. Lo que escuché con frecuencia en estos últimos días es el supuesto de que esforzarse por lograr éxito equivale a no estar para nada comprometido en darle a la vida un sentido trascendente. Como si el progreso material fuese incompatible con ser compasivo, socialmente consciente y buena persona.

Mi opinión sobre esto es que una vida extraordinaria contiene ambos elementos. Parte de lo que nos hace humanos es el anhelo de actualizar (en el sentido aristotélico de la palabra) nuestros dones más grandes y vivir con plenitud nuestra existencia. Estamos hechos para brillar. A su vez, vivir sin darle a nuestra vida un sentido trascendente, contribuye a sentir como si hubiesemos transitado en vano por la Tierra.

No veo nada malo en tener un desempeño de nivel superior y en dar los pasos necesarios para alcanzar un éxito destacable en el mundo (sea cual sea tu definición de éxito). Perseguir el éxito es incluso una ejercitación creativa y un reflejo de una autoestima saludable.

Y mientras llevas a cabo tu tarea con  éxito, te invito a seguir dedicándote a crear contextos en los cuales las vidas de aquellos con los que entras en contacto puedan elevarse y así dejar tu mundo mejor a como lo encontraste. Esta es la parte del propósito trascendente.  Con ambas descubrirás una vida grandiosa.

Fuente: Robin Sharma

Share

En lograr los objetivos buscados yace el éxito, pero este éxito está expuesto a factores fuera del control de quien lo persigue. Por lo tanto un liderazgo basado sólo en conseguir el resultado, es un liderazgo frágil. En cambio, perseguir los objetivos de resultado poniendo el foco en qué vamos a hacer para lograrlo y en cómo vamos a hacerlo, permite honrar nuestros valores esenciales y aumentar la probabilidad de lograr el éxito. Y si aún así este éxito se escapa de nuestra manos, siempre podremos aprender y mejorar, experimentando la paz que sienten aquellos que pusieron en acción lo mejor de si mismos respetándose a sí mismos. Este liderazgo basado en valores garantiza la experiencia de orgullo y paz, a la que llamamos éxito más allá del éxito.

Encontré el siguiente texto en El Tao de los Líderes de John Heider, que en algo resuena con lo que deseo comunicar en este posteo:

El líder sabio, conocedor de cómo ocurren las cosas, vive en consecuencia.

El líder corriente también aprende cómo ocurren las cosas, pero vacila, ahora actuando en consecuencia y luego olvidando.

Los peores líderes aprenden cómo ocurren las cosas y desechan los principios como una basura. Por eso su trabajo es tan inútil.

Dicen: Cualquier principio que no te aporte fama o dinero o poder, tiene que ser inútil. Dicen: Una mente silenciosa tiene que ser una mente estúpida. Dicen: El desapego no te puede hacer progresar. Dicen: La virtud es para los necios. Dicen: La bondad es debilidad. Y así siguen diciendo…

Lo cual no deja de ser un problema: porque la única felicidad del líder sabio es el “cómo” ocurren las cosas. La gente que no ve cómo ocurren las cosas piensa que la conducta del líder es irrealista. También resulta perturbador el silencio del líder y su manera de conducirse. Los motivos del líder no suelen ser evidentes, por ello es difícil de descifrar.

No se entiende fácilmente a una persona que se sostiene en cimientos invisibles.

Share

¿A qué llamamos éxito? ¿Cómo construimos nuestro juicio sobre cuán exitosa es una persona? ¿Cuál es el estándar de éxito o fracaso con el cual opinamos sobre otros o sobre nosotros mismos? ¿En qué medida estos estándares están sustentados en ideas que fuimos incorporando de nuestros padres, o de una deriva histórica? ¿Qué roles juegan el marketing y los medios, la confusión entre ser y tener, y las condiciones accidentales externas a nuestro poder, en el modelo de éxito operante en nosotros y en la sociedad actual? Detenernos a reflexionar sobre las respuestas a estas preguntas, detectar la manera en que la definición de éxito que tenemos embebida en nuestro sistema vital nos afecta, y construir conscientemente una definición propia, son algunos de los temas que Alain de Botton, autor de La Ansiedad del Status, trata en esta conferencia de TED que comparto con ustedes.

Ahora te invito a compartir tus propias ideas sobre el éxito y el fracaso.

Share

¿Qué es el éxito, dónde está, cómo se alcanza? La postura que cada uno decida tomar en respuesta a esta triple pregunta suele tener enormes connotaciones en la vida. ¿Es el éxito lograr lo que me propongo? ¿Qué relación hay entre el éxito y la experiencia de felicidad? ¿Qué rol juega la suerte, los afectos, el amor, la pasión, los sueños? ¿Existe la suerte, el karma, o el destino? ¿Es todo causal ó hay espacio para el azar? ¿Lo determinado o lo condicionado? ¿Qué relación encontramos entre el éxito y el honrar nuestros valores? ¿Es el éxito un destino ó una forma de recorrer el camino, o ambas cosas?

¡Pero qué preguntón que estoy hoy! ¿no?…

Aquí va un posible modelo que habilita la experiencia del éxito más allá del éxito:

Es exitoso quien persigue los objetivos que se propone lograr dando lo mejor de si mismo, poniendo en juego los recursos, capacidad creativa, ideas y habilidades a su disposición, “dejando todo en la cancha”, en coherencia con los valores con los que elije vivir, consciente de que no hay garantías de conseguir lo que quiere y aceptando esa posibilidad dentro del menú de opciones. Buscando jugar de la forma más efectiva las cartas que le tocan.

Y si no logra llegar al destino, y eso que muchos llaman fracaso, toca su puerta, permanece en paz, orgulloso de cómo recorrió el camino y por haberlo disfrutado, reconfortándose en su integridad, y beneficiándose de la sabiduría lograda con la experiencia, aprovechándo todo lo ocurrido para aprender a hacerlo mejor el día de mañana.

Quien asume este modelo, o cualquiera parecido,  no sólo aumenta la probabilidad de conseguir el éxito en los resultados de cualquier tarea, además logra siempre algo incondicional que no depende de nadie más, el éxito más allá del éxito: esa experiencia de paz, de sabiduría, de entrega y de aprendizaje.

¿Y qué dicen los que saben?

  • “No busques ser alguien de éxito sino busca ser alguien valioso: lo demás llegará naturalmente.” Albert Einstein
  • “He fallado una y otra vez en mi vida, por eso he conseguido el éxito.” Michael Jordan
  • “El éxito es aprender a ir de fracaso en fracaso sin desesperarse.” Winston Churchill
  • “Uno de los mayores secretos del éxito en cualquier empresa consiste no en hacer uno mismo la tarea, sino en reconocer a la persona apropiada para realizarla.” Andrew Carnegie
  • “El éxito parece estar relacionado con el ser activo. Los hombres de éxito permanecen siempre en movimiento. Cometen errores, pero no se dan por vencidos.” Conrad Hilton
  • “Se alcanza el éxito convirtiendo cada paso en una meta y cada meta en un paso.”
  • “El ser exitoso se encuentra compuesto por un 99% de fracasos y equívocos.” Soichiro Honda
  • “Sinceramente y según mi experiencia de vida, el ser exitoso no se lo recomiendo a nadie. Al hombre exitoso habitualmente le sucede lo que le pasa a los alpinistas: se esfuerzan constantemente por llegar a la cima y usualmente lo logran. Pero, ¿qué suele suceder cuando llegan allí? Bajan y tratan de hacerlo discretamente poniendo en juego la mayor dignidad posible.”  Gabriel García Márquez
  • “El éxito consiste en vencer el temor al fracaso.” Charles Augustin Sainte-Beuve
  • “El éxito es fácil de obtener. Lo difícil es merecerlo.” Albert Camus
  • “Para obtener éxito en el mundo, hay que parecer loco y ser sabio.” Montesquieu
  • “Más de uno le debe el éxito a su primera esposa, y su segunda esposa a su éxito.” Jim Backus
  • “La llave del éxito es el conocimiento del valor de las cosas.” John Boyle O’Reilly
  • “Un tonto nunca se repone de un éxito.” Oscar Wilde
  • “Si nunca has tenido un gran éxito, no sabes lo que vales; el éxito es la piedra de toque del carácter.” Amado Nervo
  • “Es una cosa bastante repugnante el éxito. Su falsa semejanza con el mérito engaña a los hombres.” Victor Hugo

Y para sumar perspectivas, acá va la de Richard St’ John con el video de su charla en TED sobre sus ocho factores del éxito como rueda y no como escalera.

  1. Haz lo que hagas por amor y no por dinero.
  2. Trabaja en forma esforzada y divertida.
  3. Mantente focalizado.
  4. Esfuérzate hasta tu propio límite.
  5. Captura buenas ideas mirando el mundo que te rodea con curiosidad, y siendo creativo.
  6. Mejora practicando constantemente.
  7. Sirve a los demás, entregándoles valor.
  8. Persiste a traves del tiempo, ante la crítica, el rechazo y el fracaso.

Una última pregunta para los comentarios… ¿cuál es tu medida de éxito?

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline