respirarDecía el gran arquitecto francés Le Corbusier: “Trabajar no es un castigo: trabajar es respirar. Respirar es una función extremadamente regular: ni fuerte, ni suave, sino constante.(…)

Hace falta ser modesto para ser constante. La constancia implica perseverancia pero, al mismo tiempo, es una prueba de coraje y el coraje es la fuerza interior que cualifica la naturaleza de la existencia.(…)

Su madre, que murió con 100 años, le decía: Eso que haces ¡hazlo!

Le Corbusier 5/9/1960

Todos trabajamos: unos fuera de casa, otros en casa o en ambos sitios, otros buscando trabajo, y es muy importante no confundir acción con movimiento.

Si uno no combina la acción con la calma, se parecerá a esas gallinas a las que les cortan el cuello y siguen dando vueltas despavoridas y sin rumbo.

Nos pasamos el día corriendo de un sitio a otro, haciendo cosas: reuniones, llamadas, eventos, correos… y muchas veces no nos paramos a analizar (porque estamos muy ocupados “haciendo”):

  • Si de verdad obtengo los resultados que persigo.
  • Si en mi día a día dedico SIEMPRE algo de tiempo:
      • al corto plazo, para obtener recursos de forma más inmediata,
      • al medio plazo: sembrar para recoger un poco más adelante,
      • al largo plazo: ¿hacia dónde me dirijo y/o se dirige mi empresa?
  • Si me siento de verdad cómodo con lo que estoy haciendo.
  • Si utilizo mis verdaderas habilidades.

Una forma de saber si nuestro día es un corre/corre o si hemos aportado valor es analizando de qué estamos más orgullosos o satisfechos en ese día. Eso nos dará una buena medida de las cosas.

Trabaja, respira, trabaja, respira.

Si tu respiración/trabajo suena “alterada” es que algo no va bien, ya que eso sucede cuando estamos nerviosos o tenemos miedo.

Si la respiración/trabajo está alterada por el ejercicio físico o similar, ¡bien! Has hecho un esfuerzo puntual, pero sabes bien que luego ha de venir la calma para normalizarla.

Trabaja, respira y aléjate de la necesidad compulsiva de llegar a todo, de responder a todos o asistir a todo.

Con las nuevas tecnologías y el uso masivo del correo electrónico, mensajes etc. eso resulta imposible y tratar de alcanzar lo imposible genera una gran frustración.

Ya responderás/llamarás/asistirás a lo que sea cuando puedas.

Mientras tanto:

Haz algo urgente, respira, haz algo importante, respira, haz algo transcendente: respira.

Seleccionado por Camila Ubierna del blog de Natalia Gómez del Pozuelo

Share

Hace un tiempo compartí mis anotaciones sobre el interesante paper Smart People, Dumb Decisions [Gente Inteligente, Decisiones Estúpidas] de Michael Mauboussin publicado en el número Marzo-Abril 2010 de la revista The Futurist, y aquí vuelvo a compartir algunas de las ideas analizadas por Michel.

EL CEREBRO, EL ESTRÉS Y LA EXTRAPOLACIÓN EQUIVOCADA

Un error común en la toma de decisiones es la tendencia a la extrapolación inadecuada de resultados del pasado. Scott Huettel, psicólogo y neurocientífico de la Universidad de Duke, y sus colegas, confirmaron este hallazgo cuando evaluaron a sujetos con una máquina funcional de lectura de imágenes por resonancia magnética (fMRI) a quienes se les mostraba secuencias al azar de círculos y cuadrados. Después de observar un determinado símbolo, la gente no sabía qué esperar a continuación. Pero luego de observar dos símbolos consecutivos, automáticamente extrapolaban el tercero, a pesar de que sabían que la serie era al azar. Dos eventos no pueden marcar una tendencia, pero nuestro cerebro parece creer que sí.

Este error es complejo porque la mente tiene un deseo profundo por encontrar patrones, y nuestro proceso de predicción es muy rápido (los investigadores lo califican de “automático y obligatorio”). Esta capacidad cerebral de detección de patrones evolucionó a través de los milenios y fue sumamente útil para la mayor parte de la existencia humana.

“En un entorno natural, casi todos los patrones son de predicción”, dice Huettel. “Por ejemplo, si estás caminando en un bosque y escuchas el crujido de una rama sobre tu cabeza, esto no es una señal artificial, sino que significa que una rama puede estar por caer, y tienes que salir de allí [si deseas preservar tu integridad física]. Por eso, hemos evolucionado para detectar esos patrones. Pero estas relaciones de causalidad no son necesariamente válidas en el mundo tecnológico donde surgen irregularidades, y en el que buscamos patrones donde no existen.”

La extrapolación también pone de relieve otros errores más sutiles de la toma de decisiones. Por ejemplo, proyectar de manera inapropiada el futuro sobre la báse de un número limitado de observaciones desestimando el rol que puede jugar lo altamente improbable [ver Cisnes Negros]. O también los modelos que se basan en resultados históricos que indican, falsamente, que el futuro tendrá características similares a la historia. Vemos como nuestras mentes (o los modelos de construcción anticipatoria que emplean nuestras mentes), no dan lugar a posibilidades inéditas.

Robert Sapolsky, un neurobiólogo de la Universidad de Stanford y experto en estrés, señala que una característica importante de la respuesta de estrés es que desactiva los sistemas corporales orientados plazos más largos y sobrecarga los de respuesta inmediata. No tenés que preocuparte por la digestión, el crecimiento, la prevención de enfermedades o la reproducción, si estás a punto de ser el almuerzo de un león.

Debido a que el estrés aumenta el foco en el aquí y ahora, a las personas estresadas les cuesta pensar en el largo plazo. Un gerente que cree posible perder en lo inmediato su puesto de trabajo tiene poco interés en tomar una decisión que le permitirá estar mucho mejor en tres años. El estrés psicológico crea una sensación de inminencia que inhibe la consideración de las opciones que pagan beneficios lejanos en el tiempo. La respuesta de estrés – tan eficaz para hacer frente a los riesgos del “aquí y ahora” – interfiere con el aparato de toma de decisiones y nos predispone a las malas decisiones.

Por Andrés Ubierna

_______________________________________________________

Articulos previos sobre Smart People, Dumb Decisions

Share

A continuación les dejo los videos de una conferencia dada por Dr. Roberto Rosler que llegaron a mí por Víctor Raiban. Me resultaron muy didácticos y con un sentido del humor espectacular. Que los disfruten!

El Dr. Roberto Rosler es Neurocirujano. Docente de Neuroanatomía, Neurofisiología e Historia de la Medicina de la Escuela de Medicina del Hospital Italiano de Buenos Aires. Docente en Fisiología, Neurología y Filosofía e Historia de la Medicina de la Facultad de Medicina de la Universidad Interamericana de Buenos Aires. Sus innovaciones en el campo de la neurocirugía le valieron varias distinciones, como las otorgadas por la Sociedad Argentina de Neurociencias, la Asociación Argentina de Neurocirugía o la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva.

Según lo expresa La Divina Locura, “su doble interés por la fisiología del sistema nervioso y por la neurobiología afectiva, se ve reflejado en su producción escrita más reciente: por el lado más árido de la fisiología, es autor del libro Del síntoma al diagnóstico neurológico para estudiantes de medicina y, por el lado más “humanístico” de la psicología, es autor de trabajos como Un viaje neurobiológico al interior del lenguaje, Tratamiento neuroquirúrgico de la neurosis obsesivo compulsiva, y Bases neurobiológicas del psicoanálisis.”

Así que aquí van los videos de esta excelente conferencia y espero luego sus comentarios.

Por Andres Ubierna

Share

Un trabajador insatisfecho es un trabajador que experimenta una frustración, es decir, la sensación de que una barrera se interpone entre él y sus esperanzas y expectativas. Las consecuencias de las frustraciones laborales pueden incluir la negligencia profesional, o un sabotaje encubierto de la productividad empresarial, a veces difícil de descubrir. Esto es lo que afirma Michel Henric-Coll, en Las Falacias del Tecnomanagement, y continúa de la siguiente manera:

Pilar Jericó [en No miedo en la empresa y en la vida, Alienta editorial] cita un estudio realizado en Finlandia acerca de 22.000 profesionales, que muestra que la probabilidad de morir de un ataque del corazón se multiplica por cinco en los trabajadores que se han salvado de una reducción de plantilla. El incremento de tensión y las consecuencias de la incertidumbre serían, junto con el aumento de trabajo por haber menos personal, los principales responsables del incremento de riesgos.

“Los valores de justicia social, de solidaridad y de equidad, o los principios de la dignidad humana y la primacía del hombre sobre la economía resultan cada vez más transgredidos… La loca carrera por las cuotas de mercado y la competitividad para conseguir o retener clientes muestra de forma cada vez más patente la regresión social como instrumento de política económica al servicio de la competitividad”. [Alain Euzéby en La organización internacional del trabajo en la tormenta de la mundialización. Le Monde, 5 de diciembre 2000]

Hubo una época en la que uno entraba a trabajar de joven en una empresa, y podía pronosticar jubilarse en la misma. Llegó la moda de la prejubilación, destinada a rebajar la media de edad de los trabajadores incentivando a los mayores a dejar el trabajo. Al cabo de unos años, se dieron cuenta de que aquello había sido probablemente un error. Por una parte, cuando se va una persona mayor de 45 años (es cuando uno empieza según la terminología oficial a ser trabajador de edad avanzada), también se va quién ha acumulado más conocimiento y experiencia, y en no pocos casos, se ha tenido que contratar como profesional externo a las mismas personas que se habían despedido como empleados. Ahora, en las grandes corporaciones y progresivamente en las empresas de menor tamaño, la permanencia de un trabajador en la empresa se acorta, la edad media sigue bajando porque se sustituye cada vez más pronto a los trabajadores.

“Lo que debería provocar la reflexión de las empresas, es que los jóvenes responsables dimiten cada vez más pronto. Un joven licenciado de cada tres deja su primer empleo en menos de dos años. Causando baja tan pronto, no dejan siquiera a las empresas el tiempo de rentabilizar su contratación. [...] No es que los jóvenes sean más vagos que antes, solo son lúcidos cada vez más temprano”. [Alexandre de Isnards, Thomas Zuber. L’open space m’a tuer. Hachette.]

Los síntomas de burn-out llegan cada vez más pronto y la rotación de personal aumenta. ¿Durante cuánto tiempo el contratar a jóvenes ilusionados y agresivos podrá seguir compensando los costes de formación, preparación y adquisición de experiencia que representa estos altos índices de turn-over? ¿Acaso hemos entrado en la época del trabajador Kleenex, de usar y tirar?

¿Quién gana en eso?

Seleccionado por Andrés Ubierna

Share

En un estudio de gran resonancia presentado en su libro Adaptation to Life, el psiquiatra de Harvard, doctor George Vaillant, demostró que los efectos del estrés son amortiguados por el amor y el apoyo que nos brindan otras personas.

Nuestras relaciones con los demás nos permite desarrollar la fortaleza para enfrentar la vida y la confianza en nuestra propia capacidad y en lo bueno que hay en nosotros. El bebé abandonado no está en condiciones de desarrollar fortaleza. El adulto solitario puede tener problemas para mantener las actitudes de fortaleza.

Hace algunos años, la pequeña ciudad de Roseto, Pennsylvania, despertó gran interés en la comunidad científica debido a que la tasa de mortalidad de sus habitantes a causa de insuficiencia coronaria, era muy baja. Los epidemiólogos empezaron a estudiar a los habitantes de Roseto, suponiendo que los niveles de los factores de mayor riesgo que llevan a la insuficiencia coronaria serían muy bajos: el hábito de fumar, el consumo de grasas, un estilo de vida sedentario y la obesidad.

Se llevaron una gran sorpresa, pues los hábitos de salud de los habitantes de Roseto eran terribles. Todos los factores de riesgo registraban un nivel alto.

Se comprobó entonces que el factor protector era la estructura social de la comunidad.

  • La familia abierta (la que además de padres e hijos, incluye a uno o más parientes) era la faliz norma allí.
  • La gente tendía a permanecer en Roseto y además era muy unida.
  • Todos se conocían entre sí, y estaban al tanto de sus historias familiares, sus alegrías y sus penas.
  • La gran mayoría de la gente estaba dispuesta a escuchar y a ayudar cuando era necesario.

Las estadísticas revelaron que cuando la gente se marchaba de Roseto, la frecuencia de ataque cardíaco se elevaba al nivel habitualmente esperado de acuerdo a los pronósticos.

El apoyo social, que es el gran amortiguador del estrés, era más importante que los hábitos de salud en el pronóstico de las enfermedades.

Siempre hemos sabido que es cierto que podemos morir a causa de un corazón moralmente destrozado o de sueños frustrados. Los hallazgos de laboratorio están confirmando ahora este juicio intuitivo.

Por lo tanto, la pregunta más apremiante para nosotros es cómo reconciliarnos con la esperanza, la fe y el amor, y cómo emplear estos estados para tener una mente sana en un cuepro sano.

¿Cómo se puede superar el condicionamiento que con frecuencia hace que nos encerremos en nuestros temores en vez de abrirnos al amor?

Por Andrés Ubierna | Fuente: Minding the body, Mending the mind, Joan Borysenko, Ph. D.

Share

En un estudio de gran resonancia presentado en su libro Adaptation to Life, el psiquiatra de Harvard, doctor George Vaillant, demostró que los efectos del estrés son amortiguados por el amor y el apoyo que nos brindan otras personas.

Nuestras relaciones con los demás nos permite desarrollar la fortaleza para enfrentar la vida y la confianza en nuestra propia capacidad y en lo bueno que hay en nosotros. El bebé abandonado no está en condiciones de desarrollar fortaleza. El adulto solitario puede tener problemas para mantener las actitudes de fortaleza.

Hace algunos años, la pequeña ciudad de Roseto, Pennsylvania, despertó gran interés en la comunidad científica debido a que la tasa de mortalidad de sus habitantes a causa de insuficiencia coronaria, era muy baja. Los epidemiólogos empezaron a estudiar a los habitantes de Roseto, suponiendo que los niveles de los factores de mayor riesgo que llevan a la insuficiencia coronaria serían muy bajos: el hábito de fumar, el consumo de grasas, un estilo de vida sedentario y la obesidad.

Se llevaron una gran sorpresa, pues los hábitos de salud de los habitantes de Roseto eran terribles. Todos los factores de riesgo registraban un nivel alto.

Se comprobó entonces que el factor protector era la estructura social de la comunidad.

  • La familia abierta (la que además de padres e hijos, incluye a uno o más parientes) era la faliz norma allí.
  • La gente tendía a permanecer en Roseto y además era muy unida.
  • Todos se conocían entre sí, y estaban al tanto de sus historias familiares, sus alegrías y sus penas.
  • La gran mayoría de la gente estaba dispuesta a escuchar y a ayudar cuando era necesario.

Las estadísticas revelaron que cuando la gente se marchaba de Roseto, la frecuencia de ataque cardíaco se elevaba al nivel habitualmente esperado de acuerdo a los pronósticos.

El apoyo social, que es el gran amortiguador del estrés, era más importante que los hábitos de salud en el pronóstico de las enfermedades.

Siempre hemos sabido que es cierto que podemos morir a causa de un corazón moralmente destrozado o de sueños frustrados. Los hallazgos de laboratorio están confirmando ahora este juicio intuitivo.

Por lo tanto, la pregunta más apremiante para nosotros es cómo reconciliarnos con la esperanza, la fe y el amor, y cómo emplear estos estados para tener una mente sana en un cuepro sano.

¿Cómo se puede superar el condicionamiento que con frecuencia hace que nos encerremos en nuestros temores en vez de abrirnos al amor?

Fuente: Minding the body, Mending the mind, Joan Borysenko, Ph. D.

Share

Hoy leí en el diario Clarín que en la Argentina aumentó el consumo de píldoras para “rendir más y sentirse bien”. Durante los últimos cuatro años aumentó el 20% la venta de sedantes, diuréticos, antidepresivos, ansiolíticos y polivitamínicos. EE.UU no está sólo en estos temas. En Un virus que hace estragos en las empresas te mostraba algunos datos de la magnitud del impacto económico del estrés. Por eso para este lunes, algo de paz…

Te invito a incluir entre tus actividades diarias (y si ya no lo estás haciendo), además del trabajo, la práctica de la respiración consciente, una buena lectura, música, alguna caminata enérgica u otra actividad física, buena alimentación, descanso suficiente, buenas compañías, mucho buen humor, una buena cuota de afecto, y el contacto con vos mismo a través de unos minutos de meditación.

Y siempre viene bien algo de poesía: Amado Nervo .

EN PAZ

Artifex vitae, artifex sui

Muy cerca de mi ocaso, yo te bendigo, vida,
porque nunca me diste ni esperanza fallida,
ni trabajos injustos, ni pena inmerecida;
porque veo al final de mi rudo camino
que yo fui el arquitecto de mi propio destino;
que si extraje la miel o la hiel de las cosas,
fue porque en ellas puse hiel o mieles sabrosas:
cuando planté rosales, coseché siempre rosas.

…Cierto, a mis lozanías va a seguir el invierno:
¡mas tú no me dijiste que mayo fuese eterno!

Hallé sin duda largas las noches de mis penas;
mas no me prometiste tú sólo noches buenas;
y en cambio tuve algunas santamente serenas…

Amé, fui amado, el sol acarició mi faz.
¡Vida, nada me debes! ¡Vida, estamos en paz!

¿Hay algo en tu vida por lo que estés dispuesto a pagar el precio de tu paz? ¿Hay algún regalo para los que te quieren de verdad, que ellos aprecien más que el regalo de tu felicidad?

¡Que tengas una muy buena semana!

Share

El virus de la gripe A está golpeando de lleno nuestras vidas, y por ende a nuestra economía. Sin embargo hay otro virus que acompaña desde hace años a millones de hombres y mujeres a lo largo del mundo y que produce estragos de tamaños siderales con grandes costos económicos y humanos: el estrés.

En su libro Stress Management, Charlesworth y Nathan incluyen los resultados de una serie de investigaciones realizadas en EE.UU. y que son reproducidos por Fredy Kofman en Metamanagement.

  • 30 millones de norteamericanos padecen enfermedades cardiovasculares producidas por hábitos y estrés.
  • Cada añó 1 millón de norteamericanos sufren un ataque al corazón.
  • 25 millones de norteamericanos padecen de alta presión arterial.
  • 8 millones de norteamericando sufren de úlceras.
  • 12 millones de norteramericanos padencen de alcoholismo.
  • 5.000 millones de dosis de tranquilizantes se prescriben cada año.
  • 3.000 millones de dosis de anfetaminas se prescriben cada año.
  • 5.000 millones de dosis de barbitúricos se prescriben cada año.
  • 700 millones de dólares se gastan por año para reclutar reemplazos para ejecutivos con enfermedades cardiovasculares.
  • 19.400 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido a muertes prematuras.
  • 15.600 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido al alcoholismo.
  • 15.000 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido al ausentismo relacionado con el estrés.

El estrés impacta a la sociedad en su conjunto, no sólo a las organizaciones empresarias. Pero esta enfermedad tiene cura. Este es un virus que requiere un tratamiento multiestratégico. Por un lado, revisar los factores externos que contribuyen al estrés y ver si es posible modificar alguno de ellos (traslados, horarios, iluminación, sonidos, colores, estímulos sensoriales…). Por el otro, podemos encarar una serie de estrategias que sólo dependen de cada uno de nosotros. Una de ellas consiste en desarrollar lo que el Dr. Herbert Benson, fundador de la Mind Body Clinic de la Universidad de Hardvard, denomina respuesta de relajación a una situación estresante.

Las estrategias endógenas incluyen la alimentación, el descanso, el ejercicio y la meditación. Aprovechar además el mecanismo mediante el cual para nuestro sistema biológico, la información que pasa por la mente es automáticamente verdadera. Nuestro cuerpo no es capaz de distinguir si las imagenes que habitan nuestra mente son reflejos de acontecimientos externos o producto de la imaginación.  Esto lo podemos emplear a favor de nuestro bienestar.

Y a vos ¿cómo te va con el virus del estrés? ¿cuál es la estrategia que usas para enfrentarlo?

Share

¿Sos madre y trabajás? Según un artículo publicado en Perfect Labor Strom 2.0 ,  y que aquí traduzco, las madres que trabajan, trabajan ahora más tiempo y con más estrés.

En el último estudio sobre sobre el ámbito laboral  realizado en USA por Adecco Group en honor a las madres en su día, encontramos que más del 67% de las madres trabajan por necesidad y no porque deseen hacerlo. Además el 48% de las madres que trabajan están más estresadas debido al clima económico actual, y el 65% de ellas está recortando el presupuesto familiar.

Otras estadísticas que pueden resultarte de interés, incluyen:

  • Una de cada dos (48%) madres que trabajan, quiere estar más tiempo con sus hijos.
  • Una de cada cinco (16%) está trabajando más horas que antes, dada la situación económica.
  • El 13% de las madres comenzó nuevamente a trabajar full time dada la nueva situación económica.
  • Una de cada tres madres que trabajan, se siente superada por las responsabilidades del hogar.
  • En 1950 trabajaba sólo el 33,9% de las mujeres en edad laboral. Hoy lo hace el 60%.

Si querés más información sobre este estudio, ingresa aquí: www.perfectlaborstorm.com

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline