heartHay un virus que acompaña desde hace años a millones de hombres y mujeres a lo largo del mundo y que produce estragos de tamaños siderales con grandes costos económicos y humanos: el estrés.

En su libro Stress Management, Charlesworth y Nathan incluyen los resultados de una serie de investigaciones realizadas en EE.UU. y que son reproducidos por Fredy Kofman en Metamanagement.

  • 30 millones de norteamericanos padecen enfermedades cardiovasculares producidas por hábitos y estrés.
  • Cada añó 1 millón de norteamericanos sufren un ataque al corazón.
  • 25 millones de norteamericanos padecen de alta presión arterial.
  • 8 millones de norteamericando sufren de úlceras.
  • 12 millones de norteramericanos padecen de alcoholismo.
  • 5.000 millones de dosis de tranquilizantes se prescriben cada año.
  • 3.000 millones de dosis de anfetaminas se prescriben cada año.
  • 5.000 millones de dosis de barbitúricos se prescriben cada año.
  • 700 millones de dólares se gastan por año para reclutar reemplazos para ejecutivos con enfermedades cardiovasculares.
  • 19.400 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido a muertes prematuras.
  • 15.600 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido al alcoholismo.
  • 15.000 millones de dólares por año se pierden en las empresas debido al ausentismo relacionado con el estrés.

El estrés impacta a la sociedad en su conjunto, no sólo a las organizaciones empresarias. Pero esta enfermedad tiene cura.

Este es un virus que requiere un tratamiento multiestratégico. Por un lado, revisar los factores externos que contribuyen al estrés y ver si es posible modificar alguno de ellos (traslados, horarios, iluminación, sonidos, colores, estímulos sensoriales…). Por el otro, podemos encarar una serie de estrategias que sólo dependen de cada uno de nosotros. Una de ellas consiste en desarrollar lo que el Dr. Herbert Benson, fundador de la Mind Body Clinic de la Universidad de Hardvard, denomina respuesta de relajación a una situación estresante.

Las estrategias endógenas incluyen la alimentación, el descanso, el ejercicio y la meditación. Aprovechar además el mecanismo mediante el cual para nuestro sistema biológico, la información que pasa por la mente es automáticamente verdadera. Nuestro cuerpo no es capaz de distinguir si las imagenes que habitan nuestra mente son reflejos de acontecimientos externos o producto de la imaginación. Esto lo podemos emplear a favor de nuestro bienestar.

Y a vos ¿cómo te va con el virus del estrés? ¿cuál es la estrategia que usas para enfrentarlo?

Por Andrés Ubierna

Share

El título de este artículo, no proviene de la película Apollo XIII, sino del primer capítulo del valioso libro de Michel Henric-Coll, Las Falacias del Tecnomanagement, donde sobre el estrés laboral dice lo siguiente:

El estrés laboral se cobra cada año más víctimas. Los llamados Riesgos Psicosociales han dejado de serlo, no por haber desaparecido, sino porque se han convertido en una realidad tangible y que convendría hablar ahora de Daños Psicosociales.

Según la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo, entre el 50% y el 60% de las ausencias al trabajo que se producen al año están ocasionadas por situaciones de estrés. De acuerdo con los últimos datos estadísticos publicados, el estrés laboral puede ocasionar pérdidas económicas de entre el 10% y el 20% del Producto Interior Bruto de un país. Al año, se estiman en 7.500 los diagnósticos de trastornos mentales provocados por las condiciones laborales.

Se estima que, en 2004, fallecieron en España 14.000 hombres y 2.100 mujeres por enfermedades relacionadas con su trabajo, aunque, en el mismo año, sólo se registraron oficialmente 2 casos de muerte por enfermedad profesional. El mayor número de muertes de origen laboral se relacionaría con tumores malignos (alrededor de 9.400 fallecimientos) y enfermedades cardiovasculares (3.600 muertes). ¿Qué ejercito gana batallas matando a sus propios soldados?

El número de consultas médicas por razones laborales aumenta permanentemente. En España, entre 1999 y 2003, estas consultas han aumentado en un 40%. Más de uno de cada cuatro trabajadores de la Unión Europea sufre estrés relacionado con el trabajo.
Según datos del NICE (Institudo para la Salud y la Excelencia Clínica del Reino Unido) los trabajadores que permanecen en situación de baja laboral durante más de seis meses, tienen un 80% de probabilidad de continuar en esta situación durante los siguientes cinco años. Además, estas personas son más propensas a necesitar algún tipo de medicación, a requerir un mayor número de ingresos hospitalarios y a morir de manera prematura. Se estima que el índice de suicidio es 35 veces superior en este grupo que entre los trabajadores activos.

¿Alguna sociedad puede evolucionar teniendo a la población activa en baja laboral?

Para aportar a la reflexión a la que nos invita Michel (aunque te recomiendo leer su libro para entender el sentido de estas palabras dentro del contexto que le da el autor), te propongo ver el siguiente breve video y que luego dejes tus comentarios sobre este importante tema.

Share

En un estudio de gran resonancia presentado en su libro Adaptation to Life, el psiquiatra de Harvard, doctor George Vaillant, demostró que los efectos del estrés son amortiguados por el amor y el apoyo que nos brindan otras personas.

Nuestras relaciones con los demás nos permite desarrollar la fortaleza para enfrentar la vida y la confianza en nuestra propia capacidad y en lo bueno que hay en nosotros. El bebé abandonado no está en condiciones de desarrollar fortaleza. El adulto solitario puede tener problemas para mantener las actitudes de fortaleza.

Hace algunos años, la pequeña ciudad de Roseto, Pennsylvania, despertó gran interés en la comunidad científica debido a que la tasa de mortalidad de sus habitantes a causa de insuficiencia coronaria, era muy baja. Los epidemiólogos empezaron a estudiar a los habitantes de Roseto, suponiendo que los niveles de los factores de mayor riesgo que llevan a la insuficiencia coronaria serían muy bajos: el hábito de fumar, el consumo de grasas, un estilo de vida sedentario y la obesidad.

Se llevaron una gran sorpresa, pues los hábitos de salud de los habitantes de Roseto eran terribles. Todos los factores de riesgo registraban un nivel alto.

Se comprobó entonces que el factor protector era la estructura social de la comunidad.

  • La familia abierta (la que además de padres e hijos, incluye a uno o más parientes) era la faliz norma allí.
  • La gente tendía a permanecer en Roseto y además era muy unida.
  • Todos se conocían entre sí, y estaban al tanto de sus historias familiares, sus alegrías y sus penas.
  • La gran mayoría de la gente estaba dispuesta a escuchar y a ayudar cuando era necesario.

Las estadísticas revelaron que cuando la gente se marchaba de Roseto, la frecuencia de ataque cardíaco se elevaba al nivel habitualmente esperado de acuerdo a los pronósticos.

El apoyo social, que es el gran amortiguador del estrés, era más importante que los hábitos de salud en el pronóstico de las enfermedades.

Siempre hemos sabido que es cierto que podemos morir a causa de un corazón moralmente destrozado o de sueños frustrados. Los hallazgos de laboratorio están confirmando ahora este juicio intuitivo.

Por lo tanto, la pregunta más apremiante para nosotros es cómo reconciliarnos con la esperanza, la fe y el amor, y cómo emplear estos estados para tener una mente sana en un cuepro sano.

¿Cómo se puede superar el condicionamiento que con frecuencia hace que nos encerremos en nuestros temores en vez de abrirnos al amor?

Por Andrés Ubierna | Fuente: Minding the body, Mending the mind, Joan Borysenko, Ph. D.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline