InnerConnection surgió de la confluencia de una necesidad, con varios sueños y con la posibilidad de sumar el aporte de un lugar maravilloso. Estamos muy entusiasmados al presentar este exclusivo programa de self managment para profesionales, ejecutivos y empresarios que realizaremos los días 7, 8 y 9 de Octubre de 2011 en Puerta del Cielo.

Dirigido a quienes requieren trabajar sostenidamente en un estado de máximo rendimiento, y son conscientes de la necesidad de detenerse y conectar con una fuente regenerativa de energía física, emocional, mental y espiritual.

[singlepic id=698 w=320 h=240 float=center]

En un lugar de privilegio, Puerta del Cielo, situado en el Valle de Ongamira, corazón de las sierras de Córdoba…

Te invitamos a vivir una serie de experiencias transformadoras diseñadas especialmente para conseguir esta reconexion y retornar a tus actividades cotidianas con una vitalidad superior y un sentido trascendente.

Con la colaboración experta en diferentes actividades de Daniel Kirchuk de Puerta del Cielo, y Marisa Cheb Terrab de Flow Dance, y la coordinación y facilitación general de Andrés Ubierna de Puerto Managers, el programa aporta un diseño innovador con el respaldo de nuestra experiencia y combina elementos únicos y altamente efectivos.

[singlepic id=701 w=630 h=106 float=center]
Incluye 3 días y dos noches de estadía en Puerta del Cielo, todas las comidas y actividades. No incluye los traslados ni las bebidas.

Valor lanzamiento por única vez $1.490,00 – Valor regular $2.950,00 – Limitado a 20 participantes.

Adicional para los que quieran disfrutar de la posada hasta el lunes 10 de Octubre: $445,00

Para mayor información haz click aquí o llama al (011) 15 3393 9000

Danos una mano con la difusión de esta iniciativa conjunta entre Puerta del Cielo y Puerto Managers. ¡Muchísimas gracias!

Share

En nuestro mundo hiperconectado podemos saber cualquier cosa, en cualquier momento. Y esta iluminación masiva, nos dice el académico budista Bob Thurman, es un posible primer paso hacia la naturaleza de la compasión.

Robert A.F. Thurman, amigo personal del Dalai Lama por más de 40 años, fue el primer norteamericano en ser ordenado como monje tibetano.

Verlo y escuchar sus ideas en este breve video de su charla en TED, me pareció una interesante forma de invitarte a seguir la semana con un toque de epiritualidad para sumergirnos en el trabajo y demás asuntos del mundo. [Podés verlo subtitulado en español] ¡Me encantaría recibir tus comentarios!!

Share

¿Qué tiene que ver la espiritualidad con el trabajo? ¿Existe alguna relación entre espiritualidad y desempeño? ¿Por qué la espiritualidad está “sonando” cada vez más dentro de las empresas?

Por Andrés Ubierna

Share

Desde 1980 cuando Howard Gardner y su equipo de la Universidad de Harvard acuñaron la definición de inteligencia como “la capacidad de resolver problemas o elaborar productos que sean valiosos en una o más culturas “, se comenzaron a distinguir entre diferentes inteligencias según los diferentes campos de aplicación. De aquí deviene el modelo de las inteligencias múltiples:  lógicas, lingüísticas, espacial, músical, quinestésica e interpersonal.
Goleman aporto lo suyo con la inteligencia emocional. Esta forma de pensar en diferentes inteligencias siguió evolucionando y también en los últimos años aparece la idea de la inteligencia espiritual.  A diferencia de la social y moral, la inteligencia espiritual se vincula a la respuesta trascendente

En palabras de Andrés Ubierna:

“La dimensión espiritual tiene que ver con lo transpersonal, y su inteligencia implica mejorar la relación que cada uno tiene con lo trascendente. Los logros de esta inteligencia son la sabiduría, el amor incondicional, la paz interna, la felicidad, la conciencia integrada y la realización trascendente. Los medios con los que esta inteligencia se desarrolla son el servicio, la meditación y la compatibilización armónica de nuestros actos, pensamientos y sentimientos.”

Cuando delineo un ideal de identidad trascendente, y voy dando pequeños pasos para actualizar ese ideal, comienzo a establecer una relación íntima de mi esencia-espíritu con mi vida, con mi presente, mi pasado y mi futuro en un plano atemporal.

Conozco personas que desarrollaron esta inteligencia y todas ellas tienen la particularidad de la maestría. Saben profundamente qué  respuestas espirituales dar a cada circunstancia de la vida, y definen y siguen su misión en este plano de existencia. Poseen una cuota extra de energía, de pasión y salud que denota su grandeza, su legado, y viven conectados con su misión.  Trabajan y viven en plena armonía con su entorno, su vida laboral y su familia.

Son personas que muestran coherencia entre su discurso y sus valores,  y trasmiten paz. Son ejemplos a considerar y líderes natos.

Estos son inteligentes espirituales, porque conviven con lo material y dan respuestas espirituales y efectivas a su existencia. Son personas de gran sabiduría porque pueden entrar crisis pero saben cómo situarse desde un plano supra contextual.  Pueden enfrentar las crisis con dolor pero sin sufrimiento, pueden perder cosas materiales pero lo viven como una experiencia superadora.

Aceptan sus vidas y las desafían mejorando la calidad desde un valor supremo. Todas estas personas que defino como Inteligentes espirituales también tienen en común que son felices. Si pudiéramos medir este indicador, estas tendrían un elevado coeficiente de felicidad.

Necesitamos desarrollar esta clase de inteligencia en el trabajo. Una persona más feliz, rinde mejor y es mejor líder, y es capaz de  lograr mejores resultados económicos para la empresa. Y es inclusiva e inspiradora de sus equipos. Las personas inteligentes espiritualmente motivan, reconocen, tienen compasión y son líderes extraordinarios.

Por Víctor Raiban.

Sigamos esta reflexión a partir de tus comentarios.

Share

“Durante dos años no hice otra cosa que mirar y mirar. Y escuchar voces que a veces hablaban lenguas que no entendía. Quería saber qué había detrás de todo eso. De costumbres, indumentaria y comidas. Como me di cuenta después, cuando ya había regresado a Australia, mi tierra, quería saber cómo éramos los hombres”, recuerda el doctor Ken O’Donnell… experto en una ciencia nueva, la endocalidad, o la calidad de adentro hacia afuera. Una disciplina que propone integrar los valores espirituales en la organización empresaria para lograr el crecimiento humano de sus integrantes y, como consecuencia, un mayor éxito en la gestión.

“Me di cuenta de que debajo de esas diferencias había similitudes: sentimientos como amor o miedo y la necesidad de determinados valores. Que cuando un chofer de taxi en Tokio gritaba, aunque la lengua fuese distinta, pretendía las mismas cosas que uno porteño. Pero si había más coincidencias que diferencias, pensé que tenía que haber una solución para los problemas humanos.”

-¿Por qué esa búsqueda de dos años?

-Me recibí de doctor en Química en la Universidad de Ciencias Aplicadas de New South Wales, en Sidney. Estaba orgulloso de mi título, pero al mismo tiempo sentía un gran vacío espiritual. Entonces, decidí emprender un viaje en busca de respuestas.

-¿Cómo llega a meditar?

-Una tarde, poco antes de viajar a la India, caminaba por Pound Lane, una calle de Londres, cuando descubrí la sede de Brahma Kumaris, organización india para el crecimiento espiritual. Anunciaban un curso de meditación y me inscribí. Eso fue hace treinta años. Sigo siendo meditador, pero no me quedé allí, decidí enseñar lo que había aprendido y tratar de aplicarlo a la vida práctica, a la empresa, por ejemplo. Porque en la Universidad me habían enseñado a tratar con sustancias, pero no con seres humanos.

-Quiere decir, ¿meditar en la empresa?

-No, tampoco hacer que todo el mundo se rasure la cabeza y se vaya por los pasillos cantando mantras. Cuando uno habla de estas cosas con algunos hombres de negocios y les explica la conveniencia de integrar los valores espirituales en la gestión se asustan. Piensan que se pretende abrir santuarios o hacer algún tipo de yoga. No es así, se trata de algo mucho más simple:
alentar, demostrar, enseñar la conveniencia de ser más solidarios, más afectuosos, más íntegros. Y, por supuesto, predicar con el ejemplo.

-¿Qué es endocalidad?

-En parte es una síntesis, porque mi crecimiento técnico corrió paralelo con mi crecimiento espiritual. En determinado momento empecé a trabajar en control de calidad y a reorganizar grandes áreas de producción. Mis proyectos eran excelentes, pero siempre había algo que me inquietaba.

-¿Qué?

-¿Quiénes los llevarían a la práctica? Los hombres de la empresa, claro. Entonces, había que hacer algo para que el desarrollo fuese parejo, hacer crecer la calidad humana. En eso se basa uno de los más importantes descubrimientos del siglo XX: que el mayor capital de una empresa no es el dinero, sino sus hombres. Los hombres no tienen precio, lo primero que había que buscar era la excelencia humana. Bueno, eso es endocalidad, donde participan tanto la sabiduría oriental como la occidental.

-¿Puede explicarlo?

-En Oriente, el individuo desaparece y el trabajo en equipo asume todo el protagonismo. Cuando en 1989 la empresa Toyota comenzó a captar grandes cuotas del mercado de Estados Unidos, sus tres grandes fábricas -Ford, General Motors y Chrysler- recibieron la noticia con temor. Descubrieron que Toyota empleaba a 450 personas para fabricar un nuevo auto, mientras que la media entre las tres grandes empresas estadounidenses para un proyecto similar era de 1300 trabajadores. Una de las causas que explicaba esta diferencia era el hecho de que los 450 empleados de Toyota funcionaban como un nosotros, mientras que en las fábricas de Detroit había 1300 yo.

-¿Y Occidente?

-Occidente aporta la garra, el empuje que es la base del esfuerzo personal, imprescindible para poner en marcha procesos y alcanzar resultados. Pero, ¿cómo subrayar la individualidad sin caer en los desagradables extremos del individualismo? Estas y otras preguntas deberían formar parte de nuestra nueva educación.

-¿Qué es educar?

-En un sentido original, la palabra educar (del latín, educare ) significa conducir hacia fuera, extraer el potencial que reside en el interior del ser humano. Pero, en la mayoría de los casos, lo que se denomina educación es en verdad un adiestramiento. Desde que iniciamos nuestros primeros estudios, emprendemos un proceso de preparación para la vida en una sociedad productiva. En realidad, la verdadera educación, la que es capaz de hacer brillar nuestro potencial interior, se desarrolla en un plano informal y cotidiano: en el hogar, la calle, el recreo del colegio, en el alma a alma de las relaciones familiares, sociales y profesionales donde adquirimos los valores y principios que habrán de guiar nuestra existencia. Como dice un viejo refrán, La sabiduría no se enseña, se aprende.

Extractos de la entrevista publica en la columna A boca de jarro de La Nación, realizada por el periodista Luis Aubele.

Si el tema te resultá interesante, te sugiero leas también: Alta efectividad laboral con espiritualidad y conciencia

Share

Hace un poco más de un año, el periodista Luis Aubele me realizó una entrevista que publicó en su columna A boca de jarro, en La Nación. Hoy volví a leerla y sentí ganas de traerla nuevamente:

“El camino para hacer es ser, dice la tradición que sostenía el sabio Lao Tsé en el siglo VI antes de la era cristiana. Es que no es posible ser mejor manager ni líder de un equipo o una empresa de lo que se es como persona”, explica Andrés Ubierna, ingeniero y especialista en liderazgo personal y organizacional.

“El liderazgo tiene que ver con la conciencia de que somos todos generadores de realidades y no simples espectadores ni víctimas de circunstancias. Sepamos que tenemos la capacidad de influir en el mundo, reconociendo y ejerciendo nuestro rol en el equipo de creadores. Pero acceder a nuestra capacidad de liderar requiere visión, práctica, esfuerzo, reflexión y un alto compromiso con la humanidad y sus valores. Responder preguntas como ¿para qué estoy en el mundo?, ¿cuál es el sentido que quiero darle a mi existencia?, ¿qué clase de persona quiero ser?”, agrega.

“Otro proverbio chino, posiblemente de un autor anónimo anterior a Lao Tsé, aconsejaba: Si quieres un año de prosperidad, cultiva granos; si quieres diez años de prosperidad cultiva árboles; pero si quieres cien años de prosperidad, cultiva gente. Curiosamente, es la respuesta a un tema contemporáneo: ¿qué diferencia a las empresas exitosas, capaces de sostener su alto nivel aun en circunstancias críticas, del resto? La diferencia es el talento de su gente, pero la afirmación de que el ser humano es el principio y fin de toda organización productiva implica además una elección vital tanto para las personas como para las empresas, que en realidad son redes de personas.”

-¿Qué es lo espiritual para usted?

-Llamo espíritu al principio que impulsa la existencia, que inspira y sustenta la vida. Es espiritual toda acción y actividad que favorece la vida, la conexión, la superación y la trascendencia. Desde hace unos 15 años observo una tendencia creciente que parece estar filtrando definitivamente el mundo organizacional: vincular el desarrollo espiritual bien entendido con una mayor capacidad para producir resultados superadores en forma sustentable. El cuidado del ser es un fin en sí mismo, pero cuando quienes persiguen mejorar y tomar decisiones estratégicas se percatan de esta relación causal se abre una inigualable ventana de oportunidades para desactivar grandes cuotas de sufrimiento humano innecesario y perseguir la riqueza material y el avance tecnológico, sin enajenar lo más valioso que tenemos: nosotros mismos.

-¿Puede desarrollarlo un poco más?

–Para mí es muy clara, por observación y experiencia, esta relación sistémica que existe entre intensificar la experiencia de bienestar personal, la capacidad de construir relaciones sólidas y el logro de mejores resultados. Porque si bien en el corto plazo es posible llegar a logros sobresalientes sacrificando mi identidad más profunda y descuidando con mis actos el ámbito de los valores, esta estrategia no puede sostenerse por mucho tiempo, ya que erosiona la estructura básica sobre la que se sostiene todo ser humano, dentro y fuera de las empresas: el ser. Hoy estamos en condiciones de resolver el conflictivo y viejo dilema entre humanidad o efectividad, transformándolo en más humanidad igual a más efectividad. No creo en eso de que para tener tenés que sacrificar el ser ni en que para ser tenés que sacrificar el tener. Tal vez, pensar el ser y el tener como opciones entre las cuales elegir sea una de las razones de fondo de muchos de los serios problemas que tenemos en los niveles personal, colectivo y planetario. Elijo verlos como dos factores de una misma cuenta: el bienestar humano. Pero en este caso el orden de los factores altera el producto.

-¿Puede dar ejemplos de estas prácticas espirituales?

-Hay que advertir que para que estas respuestas se conviertan realmente en prácticas organizacionales y de vida necesitamos cumplir el requisito de estar atentos momento a momento a lo que nos sucede con lo que sucede. Esta atención nos permite tener una mejor capacidad de observación, y esta observación amplificada nos ayuda a actuar con efectividad consciente. La conciencia es determinante a la hora de mejorarme y mejorar. Veamos algunos ejemplos de prácticas espirituales:

  • Explicar los problemas con responsabilidad.
  • Reflexionar sobre lo realizado para ver cómo hacerlo mejor.
  • Encontrar formas positivas de interpretar los hechos.
  • Aprender de los errores.
  • Comunicarme con autenticidad y respeto.
  • Escuchar para entender.
  • Honrar los compromisos.
  • Resolver conflictos en forma colaborativa y creadora.
  • Permanecer equilibrado ante situaciones emocionales turbulentas; pensar positivamente.
  • Relacionarme con empatía.

-¿Qué podemos hacer para desarrollar nuestra atención, nuestra conciencia?

-Creo que la milenaria meditación es la práctica espiritual más efectiva. ¿Qué es meditar? Daré una definición basada en mi experiencia: es estar serenamente atento a lo que sucede en el momento presente. Prestar atención a algo nos permite mejorarlo, y dar nuestra atención es la forma más simple que conozco de dar amor.

Share
SEO Powered by Platinum SEO from Techblissonline